LOS VALORES EN EL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO. CONSIDERACIONES DESDE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN CUBA

RESUMEN
La formación integral del estudiante es el objetivo central de la Educación Superior en Cuba. Ello supone no sólo garantizar determinados conocimientos y habilidades, sino que conjuntamente con ello, y de manera esencial, es necesario incorporar a este proceso la formación de convicciones en los estudiantes, a partir de la determinación de un sistema de valores, dirigidos a asegurar su pleno desempeño como profesional en la sociedad. Para el desarrollo se requiere de preparación de los docentes y dominio por los profesores para poder formar valores en el estudiante , sobre de este trabajo se revisó la literatura y en el mismo constituye un material de estudios , donde se exponen algunas consideraciones sobre los valores, su educación e importancia en el mundo y en Cuba, papel del profesor para trabajaros, condiciones para la formación de valores y para el trabajo de los docentes en las condiciones actuales, como una alternativa para contribuir a la formación integral del futuro profesional que se aspira. Para el desarrollo de este trabajo se utilizaron métodos como la observación, y la revisión de documentos, entre otros.

Palabras Clave. Valores- estudiaste-profesor- formación-educación superior.

ABSTRACT
The student’s integral formation is the central objective of the Superior Education in Cuba. It only supposes it not to guarantee certain knowledge and abilities, but rather jointly with it, and in an essential way, it is necessary to incorporate to this process the formation of convictions in the students, starting from the determination of a system of values, directed to assure their full acting as professional in the society. For the development it is required of preparation of the educational ones and domain by the professors to be able to form values eb the student, on of this work the literature was revised and in the same one it constitutes a material of studies, where they are exposed you some considerations about the values, its education and importance in the world and in Cuba, the professor’s paper to work you, condition for the formation of values and for the work of the educational ones in the current conditions, like an alternative to contribute to the integral formation of the professional future that is aspired. For the development of this work methods like the observation, and the revision of documents were used, among others.

Words Key. value – study-professor – superior formation-education.

1. INTRODUCION

Hablar actualmente de educación a nivel superior es hacer referencia a los vertiginosos cambios de la tecnología y el impacto de la globalización en el mundo educativo. La formación que se le brinde al profesional debe partir de la realidad circundante y responder a las necesidades que éstas implican. La educación es la fuente de los valores donde se aprenden las grandes virtudes. Su importancia consiste en que el hombre logre su propia autodeterminación como persona.
Ahora vislumbramos la educación desde su contexto y desde los diversos entes que influyen en la formación de los educandos, partiendo de la realidad vertiginosa que nos exige una educación innovadora y efectiva para alcanzar un profesional de la salud innovador, creativo y efectivo.
Sabemos que la educación en valores y los valores que hay que resaltar en la educación superior garantizan el futuro en la educación. Esta tarea educativa no es posible son la cooperación de las instituciones, en este caso la universidad, por ello es imprescindible trabajar de la mano, acompañando el proceso de formación integral desde un proyecto de vida. Por eso, este estudio busca resaltar y aportar los valores que hay que resaltar desde el quehacer educativo y aportar a la educación superior un aspecto por seguir trabajando.

 

2. DESARROLLO

2.1. La educación en valores y su importancia en el mundo de hoy

En la actualidad, no se concibe un proceso educativo universitario centrado únicamente en la adquisición de conocimientos; pues es creciente el interés en tales centros por contribuir a la formación de profesionales con valores, que les permitan, no solamente convivir en el mundo actual, sino comprometerse con su transformación, a partir de su crecimiento como seres humanos.

El Diccionario de la lengua española define los valores como principios morales, ideológicos o de otro tipo que guían el comportamiento personal.

Según Báxter (2009), los valores constituyen integridad y responsabilidad, son autores de optimismo y autoestima y definen quiénes somos.

2.2. La educación en valores en Cuba

Se conoce que en Cuba la educación en valores es el resultado de una tradición, de aquellos que en el pasado nos legaron su ejemplo personal, sus inquietudes revolucionarias y sobre todo el sentido de justicia, humanidad y libertad. Se sabe también, que el sistema de valores que cada persona posee está directamente vinculado a las formas de vida de la sociedad. De ahí la necesidad de profundizar y fortalecer esa educación, porque de ello depende salvar lo más preciado de la humanidad, el hombre mismo, al cual la dirección de nuestro país le otorga la máxima prioridad.

Desde nuestra óptica, tener valores es apreciar en alto grado los elementos de nuestra cultura, las relaciones humanas, a las personas, determinados sistemas políticos, morales, que afectan la persona, el hogar, nuestra universidad y la sociedad en general.

A todos los niveles, en el sistema educacional cubano se trabaja en el reforzamiento de los valores fundamentales que se sustentan en líneas generales en el programa director orientado por el Comité Central del Partido: dignidad, patriotismo, honestidad, justicia, solidaridad, responsabilidad y humanismo, lo cual significa que para nosotros los profesores, es necesario utilizar cada momento en que interactuemos con los educandos, para demostrarles cuándo, cómo y qué hacer para enfrentar los retos que constantemente nos está imponiendo la vida.

Teniendo en cuenta lo antes señalado, resulta indispensable para cada profesor universitario, entre otras acciones, determinar cómo puede educar en valores a través de sus clases y su quehacer, para lo cual sugerimos que primeramente defina cuáles de ellos se relacionan con los programas y las clases que imparte.

2.3. ¿Qué es educar en valores?

 

Educar en valores, es “la acción planificada, intencionada, orientada y controlada que ejercen la familia, la escuela y la comunidad mediante el ejemplo personal en las actuaciones de los adultos responsabilizados con el encargo social de la formación de las nuevas generaciones” (Báxter, 2009)

La educación en valores no debe limitarse a lo ético; también debe tener presente que en el proceso hay que desarrollar otros valores que son importantes como los valores estéticos, los políticos, los intelectuales, que en su conjunto contribuyen al desarrollo de la personalidad. Es por ello por lo que la educación en valores es pluridimensional (Matías, 2006).

Los valores son expresión de la cultura y componentes de la ideología. Así, el sistema de trabajo político-ideológico, cuya conducción es responsabilidad de los cuadros principales, tiene como propósito central: contribuir a educar en valores y formar convicciones patrióticas y revolucionarias.

El valor en su existencia subjetiva individual se manifiesta como motivo de la actuación.

Los valores, por tanto, existen en el individuo como formaciones motivacionales de la personalidad que orientan su actuación hacia la satisfacción de sus necesidades.

De esta manera un estudiante universitario es responsable no porque conozca la importancia del valor responsabilidad o las circunstancias lo obliguen a ser responsable, sino porque siente la necesidad de actuar responsablemente. La responsabilidad en este caso, deviene un motivo de la actuación.

Por tanto, sólo cuando los valores constituyen motivos de la actuación del sujeto se convierten en verdaderos reguladores de su conducta.

 

2.4. Importancia de los valores en estudiantes universitarios.


Para poder centrarnos en los valores que hay que resaltar en la Educación Superior, debemos definir que es un valor, y la raíz etimológica de la palabra valor deriva del latín valere, que significa ser fuerte, robusto, tener fuerza, energía o poder, prevalecer, tener eficacia. Por lo que, tras esta definición existe un empeño de extraer de la realidad algo que se encuentra dentro: la fuerza, la potencia de un ser, cuya concientización se produce gracias al hecho humano.
En la educación de valores en la enseñanza universitaria se han formado criterios diferentes entre los educadores que no pasan de ser prejuicios que dificultan la labor.

Primero: Profesores que consideran que los valores se forman en edades tempranas por tanto no tiene sentido hablar de formación de valores en la Universidad.

Segundo: Profesores que consideran que si se forman valores en la Universidad pero que éste es un problema de las asignaturas de corte social como Filosofía.

Tercero: Profesores que consideran que este no es un problema de las asignaturas sino del profesor guía y de las actividades extracurriculares.

 

2.5. Precisiones sobre los valores y su formación.

 

Los valores como formaciones motivacionales de la personalidad se forman y desarrollan a lo largo de la vida del ser humano en un complejo proceso educativo en el que intervienen la familia, la escuela y la sociedad.

El estudiante universitario se encuentra en un período de desarrollo de su personalidad, que constituye un momento de tránsito de la niñez a la adultez, en el que tiene lugar la consolidación del sistema motivacional y cognitivo que orienta su actuación, al lograr la regulación de la misma, sus formas más complejas de expresión en la autodeterminación

La formación de valores no es un proceso simple, lineal y homogéneo de transmisiones mecánicas de información al estudiante, es un proceso complejo de comunicación entre profesores y alumnos, donde estos últimos asumen una posición activa en la apropiación individual de los significados para construir sus propios valores en correspondencia con los valores objetivos e institucionalizados.

El estudiante universitario se realiza en el contexto de su formación profesional y la educación en valores debe efectuarse a través de todas las actividades curriculares y extracurriculares que desarrolla la carrera y el centro, teniendo en cuenta como elemento fundamental el proceso de enseñanza aprendizaje. Esto implica la preparación psicopedagógica de los docentes para desarrollar con éxito tan difícil tarea.

2.6. Papel del profesor universitario en la educación en valores.

 

Si partimos del hecho que el profesor y el alumno son los personajes centrales de toda universidad, y que en muchas ocasiones dicho profesor permanece muy cerca de los alumnos más tiempo que su propia familia, entonces podremos afirmar que la figura de este se ha constituido en la sociedad de todos los tiempos, como la persona que es el ejemplo a seguir, a escuchar, a valorar y a exigir. Los valores del docente tienen una influencia definitiva en la educación, en la formación del hombre y es piedra angular del progreso de muchos pueblos.

En la medida que el docente universitario conozca qué es un valor y cómo regula la conducta del estudiante estará en condiciones de propiciar su formación y desarrollo en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Muchos de los errores que hemos cometido en la formación de valores se explican por el desconocimiento del docente acerca de cómo se forman y funcionan los valores en el estudiante.

 

2.7. ¿Pueden educarse los valores en el estudiante universitario?

 

La educación de valores en el Centro Universitario es responsabilidad de todos los docentes y debe realizarse a través de todas las actividades curriculares y extracurriculares que se desarrollan, pero fundamentalmente a través del proceso de enseñanza-aprendizaje.

La educación de valores en el estudiante universitario se realiza en el contexto de su formación profesional, es por ello que la calidad de la motivación profesional constituye un factor de primer orden en la educación de valores del estudiante universitario.

Las universidades deben asumir el reto llegar a la excelencia académica implementando y ejecutando procesos docentes educativos en los que se verifique el saber ser, saber hacer, saber convivir y saber conocer mediante un estudio comparativo del diagnóstico de entrada con el de salida.

El desafío de la formación de valores es principalmente del docente, para ello la capacitación es esencial conjuntamente con el compromiso y la actitud de cambio de estructuras mentales alejadas de la anarquía, la pasividad y la desintegración.

 

2.8. Condiciones para trabajar la formación en valores.

  • Formación psicopedagógica de los docentes universitarios. Es imprescindible que el docente universitario reciba la preparación psicopedagógica necesaria para diseñar, ejecutar y dirigir un proceso de enseñanza-aprendizaje que propicie la educación de Concepción del proceso de enseñanza-aprendizaje como un proceso dialógico, participativo en el que docentes y estudiantes asumen la condición de sujetos de enseñanza y aprendizaje. En la medida que el estudiante deja de ser un objeto de aprendizaje que repite mecánicamente la información que recibe y se convierte en un sujeto que procesa información y construye conocimientos a partir de sus intereses y conocimientos previos, sobre la base de un proceso profundo de reflexión en el que toma partido y elabora puntos de vista y criterios propios, está en condiciones de formar sus valores.
  • Utilización de métodos participativos en el proceso de enseñanza-aprendizaje como vía importante para el desarrollo del carácter activo del estudiante como sujeto del aprendizaje y de la educación de sus valores. La utilización de métodos participativos en el proceso de enseñanza-aprendizaje propicia la formación y desarrollo de la flexibilidad, la posición activa, la reflexión personalizada, la perseverancia y la perspectiva mediata de la expresión de los valores en la regulación de la actuación del estudiante.
  • Una comunicación profesor-alumno centrada en el respeto mutuo, la confianza, la autenticidad en las relaciones que propicie la influencia del docente como modelo educativo en la formación de valores en sus estudiantes. El docente universitario debe ser un modelo educativo para sus estudiantes. En la medida que el docente exprese en su actuación profesional y en sus relaciones con los estudiantes valores tales como la responsabilidad, el amor a la patria y a la profesión, la honestidad, la justicia entre otros propiciará su formación como motivo de actuación en los estudiantes.

 

2.9. Ética y Profesionalidad en la Formación del Profesional. Características de la ética profesional.

Cortina y Conill (2000), citados por Fuentes (2006), manifiestan que la ética profesional se caracteriza por lo siguiente:

a. Una actividad humana social, por cuanto es un bien específico indispensable.

b. Es exigida por la sociedad.

c. Además de incluir las normas internas del colectivo, tiene en cuenta una perspectiva más amplia.

d. Su contenido ético dimana del sentido ético que proporciona su fin, el bien que aportan o procuran.

e. Exige la utilización adecuada de la competencia: formación teórica (conocimientos-saber, aprender-cultura, tecnológica y lenguas extranjeras). Formación práctica (destrezas, técnicas y sociales: confianza, independencia, tolerancia, descubrimiento del otro, participación en proyectos comunes, e enriquecimiento intercultural).

f. La pertenencia de un individuo a una profesión significa entonces, que además de la competencia propia de dicha profesión, comparte sus principios éticos inherentes de actuación.

g. Coloca el acento en lo que es bueno hacer; aquello que es propio de cada profesión en el plano del comportamiento moral.

h. Trata las diversas posibilidades de actuar bien en varias actividades profesionales.

En un sentido estricto, la ética profesional se designa solamente a las carreras universitarias. En una expresión más amplia, abarca también los oficios y trabajos permanentes y remunerados, aunque no requieran un título universitario.

Por lo tanto, la ética profesional es definida por Fuentes (2006) como un conjunto de principios, valores y normas que indican cómo debe comportarse un profesional para que su ejercicio sea considerado digno, estableciendo los mejores criterios, conceptos y actitudes para guiar la conducta de él mismo por razón de los más elevados fines que puedan atribuirse a la profesión que ejerce, así como sus relaciones con los clientes, el público y otros contadores públicos, tomando en cuenta la independencia, autodisciplina e integridad moral del profesional.

Según Chacón (1999), el docente que forma profesionales debe tener dominio de los siguientes elementos de la concepción ética, en síntesis:

  • “Dominio de la ciencia que enseña (conocimientos, habilidades profesionales y valores morales).
  • Dominio de los métodos de enseñanza aprendizaje y de formación de valores.
  • Los resultados prácticos acumulados en la labor educativa”.

Es importante que en esta actividad, que el docente domine profundamente los principios y normas de la ética pedagógica, ya que ella constituye el fundamento y orientación de la proyección práctica cotidiana de cada actividad que él realiza. Los educadores estamos en el deber de ser muy cuidadosos, la vinculación de la palabra con la acción, de las convicciones con la conducta, son la base del prestigio moral del educador.

Las verdaderas convicciones del hombre se manifiestan cuando sus puntos de vista concuerdan con su modo de vida (Chacón, 1999).

Teniendo en cuenta lo antes señalado, resulta indispensable para cada profesor universitario, entre otras acciones, determinar cómo puede educar en valores a través de sus clases y su quehacer, para lo cual sugerimos que primeramente defina cuáles de ellos se relacionan con los programas y las clases que imparte.

¿Qué docente necesitamos en los momentos actuales?

1-Disposición para aprender por sí mismo y a través de la interacción con otros.

2-Aptitudes para fomentar la comunicación interpersonal y el trabajo en equipo.

3- Autoridad moral para transmitir valores a través del ejemplo.

 

4. VALORES FUNDAMENTALES. DEFINICIONES OPERACIONALES Y MODOS DE ACTUACIÓN.

 

4.1. DIGNIDAD.

Nos sentimos libres y actuamos consecuentemente con capacidad para desarrollar cualquier actividad y estamos orgullosos de las acciones que realizamos en la vida educacional y en la sociedad en defensa de los intereses de la Revolución y somos respetados por ser consecuente en nuestros principios y en la correspondencia entre lo que pensamos y hacemos.

4.1.1. Modos de actuación asociado a este valor.

 

  • Sentirse   orgulloso   por la   defensa   de   la   obra   educacional   que   ha desarrollado la Revolución.
  • Reconocimiento social como fruto de su actuación consecuente en la labor de formación con los estudiantes.
  • Se valora positivamente su ejemplaridad y liderazgo tanto en el ámbito educacional como en la comunidad.
  • Al asumir una dignidad plena, asumimos el ejercicio integro de sí y de hecho la defensa de todas las causas justas. El nivel de jerarquización de este valor nos lo da José Martí en su discurso “Con todos y para el bien de todos” al expresar. “Porque si en las cosas de mi patria me fuera dado preferir un bien a todos los demás, un bien fundamental que de todos los del país fuera base y principio, y sin el que los demás bienes serían falaces e inseguros, ese sería el bien que yo preferiría: Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”

 

 

4.2. PATRIOTISMO.

Somos conscientes de que la Patria es lo primero, la fidelidad con la Revolución, el Partido, el Socialismo y Fidel. Vivir para la Patria y estar dispuesto a morir por ella. Participación en las tareas de la Revolución. Ser un antiimperialista e internacionalista consecuente.

4.2.1. Modos de actuación asociado a este valor.

  • Integración de la comunidad educacional a la Batalla de Ideas
  • Actuar en correspondencia con los valores genuinos de nuestra historia y extenderlos a toda la sociedad
  • Defensa de los valores patrios y los principios de la Revolución Socialista.
  • Participación activa en las tareas de la defensa de la Revolución.
  • Fortalecer la unidad en torno al Partido.

4.3. HONESTIDAD.

Actuamos con transparencia, con plena correspondencia entre la forma de pensar y actuar, asumiendo una postura adecuada ante lo justo en el colectivo. Somos sinceros con apego a la verdad y lo exigimos de los demás. Somos ejemplos en el cumplimiento de la legalidad y los deberes.   Es demostrar sinceridad, decencia, decoro, justeza y modestia. Rechazar la mentira, la doble moral y la traición.

 

4.3.1. Modos de actuación asociado a este valor.

 

  • Actuar y combatir las manifestaciones de doble moral, fraude, indisciplina, vicio, delito y corrupción.
  • Ser ejemplo   y actuar en correspondencia   con los valores   reconocidos por la organización.
  • Formar estudiantes íntegros.
  • Ser autocrítico y crítico.
  • Brindar información veraz.

 

4.4. SOLIDARIDAD.

Fortalecemos el espíritu de colaboración y de trabajo en equipo. Apreciamos en alto grado el sentido de compañerismo y compartimos todos nuestros recursos, en aras de potenciar todo el conocimiento que captamos y generamos. Desarrollamos una cultura que privilegia el trabajo integrado en red entre todos, la consulta colectiva, el diálogo y debate para la identificación de los problemas y la unidad de acción en la selección de posibles alternativas de solución. Nos identificamos con el sentido de justicia social, equidad e internacionalismo, ante las causas nobles que pueden lograr un mundo mejor, de paz e igualdad.

 

4.4.1. Modos de actuación asociado a este valor.

  • Favorecer y apoyar las instituciones de menor desarrollo, reflejado en la distribución de recursos, formación de personal, participación en proyectos.
  • Participar activamente, con nuestros recursos y conocimientos en proyectos integrados.
  • Lograr la integración y la unidad de acción de la organización para la solución de los problemas;
  • Potenciar las acciones internacionalistas dentro y fuera del país.
  • Estar identificado y participar conscientemente en los Programas de la Revolución.
  • Solidaridad con las personas dentro de la organización.

4.5. RESPONSABILIDAD.

Posibilitamos la creación de un clima de autodisciplina en el desempeño de nuestras misiones en las actividades cotidianas. Desplegamos todas nuestras potencialidades en la conquista del entorno, con audacia responsable.Es mostrar sentido del deber, la obligación y el compromiso en el cumplimiento de las principales actividades (docentes, familiares, trabajo, defensa, sociales). Cumplir con las normas de comportamiento social y ciudadano.

4.5.1. Modos de actuación asociado a este valor.

  • Compromiso, consagración y nivel de respuesta a las tareas asignadas, en un ambiente de colectivismo y sentido de pertenencia.
  • Cumplimiento en tiempo y con calidad, de los objetivos y tareas asignadas.
  • Disciplina y respeto de las leyes y normas, lo que se refleja en el respeto a la propiedad social, el cuidado y uso de los recursos, la legalidad socialista, la educación formal y cívica
  • Rigor, exigencia, evaluación y control sistemático.
  • Somos consecuentes con el espíritu crítico y autocrítico.
  • Comportamiento social ético, caracterizado por la discreción.

4.6. HUMANISMO.

Nos identificamos con la historia y mejores tradiciones de la educación cubana, como sus dignos representantes y actuamos como activos promotores de la vida educacional, científica, económica, política, ideológica y cultural, en el interior de nuestras instituciones educativas y hacia la sociedad. Garantizamos un ambiente de estudio, facilitador, participativo y de confianza, centrado en el hombre como su capital más preciado. Desarrollamos como convicción, la necesidad de la superación permanente, asimilando críticamente los avances de la ciencia, la tecnología y la cultura universal, defendiendo con criterios propios la obra de la Revolución.

 

4.6.1. Modos de actuación asociado a este valor.

  • Participación   sistemática en las actividades   que propicien   una mayor cultura general integral.
  • Conocimiento y defensa de nuestras tradiciones e historia.
  • Se significa la importancia del hombre en la sociedad en el quehacer cotidiano.
  • Poseemos un nuevo estilo de trabajo y dirección que transforma el ambiente educacional.
  • Participación activa y eficiente en los Programas de la Revolución.

 

4.7. LABORIOSIDAD.

Nos esmeramos en el trabajo, en su constancia, disciplina y eficiencia. Concebimos al trabajo la fuente de la riqueza, como un deber social y la vía honrada para la realización de los objetivos sociales y personales. Nuestra labor educativa, orientada a la formación de valores y en especial el trabajo político ideológico, constituye el aspecto prioritario de nuestra actividad laboral.Ser trabajador constante, aplicado, eficiente, esmerado, disciplinado. Demostrar una actitud positiva ante el trabajo, interés, disposición y satisfacción por la tarea que se realiza.

 

4.7.1. Modos de actuación asociado a este valor.

ü  Consagración en la actividad laboral que se realiza.

ü  Desarrollo con eficiencia y calidad las responsabilidades laborales que se asignen.

ü  Disciplina y organización en el trabajo. Esmerarnos por presentar nuestro trabajo limpio y ordenado.

ü  Cumplimiento de las normas laborales. Terminar en orden y de acuerdo a su importancia todo lo empezado.

ü  Búsqueda de soluciones a los problemas con sentido creativo.

 

4.8. HONRADEZ.

Actuamos con la rectitud e integridad en todos los ámbitos de la vida y en la acción de vivir de su propio trabajo y esfuerzo. Ser leal, incorrumpible, correcto, cortés, imparcial, decente. Rechazar el robo, el fraude, la corrupción, el soborno y la prostitución.

 

4.8.1. Modos de actuación asociado a este valor.

  • Vivir con lo que se recibe sin violar la legalidad ni la moral socialista
  • Administrar los recursos económicos del país, en cualquiera de sus niveles, de acuerdo a la política económica trazada por el Partido
  • Velar porque los recursos económicos se destinen hacia su objeto social.
  • Combatir la enajenación de la propiedad social en beneficio de la propiedad individual.
  • Respetar la propiedad social y personal, no robar.
  • Enfrentar las manifestaciones de indisciplinas, ilegalidades, fraude y los hechos de
    corrupción.

4.9. JUSTICIA.

Nos identificamos con la igualdad social que se expresa en que los seres humanos sean acreedores de los mismos derechos y oportunidades para su desarrollo, sin discriminación por diferencias de origen, edad, sexo, desarrollo cultural, color de la piel y credo.

 

4.9.1. Modos de actuación asociado a este valor.

v  Cumplir y hacer cumplir la legalidad socialista en lo relativo a la justicia.

v  Luchar contra todo tipo de discriminación en los ámbitos doméstico y público.

v  Promover en los ámbitos políticos, económicos y sociales la incorporación del ejercicio pleno de la igualdad.

v  Valorar con objetividad los resultados de cualquier actividad laboral y social.

v  Contribuir con   su   criterio   a   la   selección   de   personas   acreedoras   de reconocimiento moral y material.

 

Sólo creando espacios de reflexión en el proceso de enseñanza-aprendizaje en los que el estudiante aprenda a valorar, argumentar sus puntos de vista, defenderlos ante los que se oponen a ellos, en los que el estudiante tenga libertad para expresar sus criterios, para discrepar, para plantear iniciativas, para escuchar y comprender a los demás, para enfrentarse a problemas con seguridad e independencia, para esforzarse por lograr sus propósitos, espacios en el proceso de enseñanza-aprendizaje en los que sean los docentes universitarios guías de sus estudiantes, modelos de profesionales, ejemplos a imitar, sólo en estas condiciones estaremos contribuyendo a la educación de valores del estudiante universitario. Entonces tendríamos que preguntarnos los docentes universitarios.

 

CONCLUSIONES.

  1. En la Educación Superior se forman, se desarrollan y se realizan valores. Este proceso tiene como base tres importantes niveles: el proceso de la preparación para que el estudiante conozca y conforme capacidades y valores como fin último de la personalidad,  el proceso de socialización como un componente esencial para comprender los procesos en que se desarrollan los diferentes grupos sociales y también para conocer sus reguladores y la preparación cultural más completa, en la cual el estudiante se proyecta hacia la conformación de valores, realiza y aporta valores en ese proceso de formación.
  2. La educación en valores en las clases no debe limitarse a lo ético; también debe tener presente que en el proceso hay que desarrollar otros valores que son importantes como los valores estéticos, los políticos, los intelectuales, ya que en su conjunto contribuyen al desarrollo de la personalidad del estudiante.
  3. La importancia pedagógica de los valores reside en su triple posibilidad de poder descubrirse, realizarse, e incorporarse por el estudiante a través de la educación.
  4. Los valores como formaciones motivacionales de la personalidad se forman y desarrollan a lo largo de la vida del ser humano en un complejo proceso educativo en el que intervienen la familia, la escuela y la sociedad.

 

BIBLIOGRAFÍA

1-Báxter Pérez Esther, (2009, 25 de Junio). “El reto de educar en valores”. Granma, p. C2.

2-Camps, V. (1994): “Los valores de la educación. Disponible en http// www.monografias.com. Consultado en 24/abril/2008 a las 21:25.

3-Chacón , N. L (1999). Formación de valores morales. La Habana. Editorial Academia.

4-Fabelo, J.R. (1996). La crisis de valores como conocimiento. La habana. Editorial Ciencias Sociales.

5-Febles, M. (1997).Caracterización psicológica del estudiante de nuevo ingreso y su seguimiento. Tesis de Maestría en Psicología Educativa. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana,

6-González, V. (1998). “El profesor universitario ¿un facilitador o un orientador en la educación de valores? En Revista Cubana de Educación Superior, N.2, Junio 1998, p.39-48.

7-González, V. (2006). “La educación de valores en el currículum universitario. La habana. Editorial Félix Varela.

8-Matías, .M, (2006): “La Ciencia y la Tecnología en las Universidades cubanas en función de la formación de valores profesionales, Universidad de Pinar del Río, artículo en edición para publicar.

9-Hernadez, J. (2009). La ética profesional, ¿un problema ético del contador público? Disponible en  http://www.publicaciones.urbe.edu/index.php/cicag/article/viewArticle/456/1129.Consultado en 10/Junio/2013 a las 22:35

11-Fuentes, S. (2006) La ética profesional frente a la ética general. Ética actual y Profesional. Lecturas para la convivencia global en el Siglo XXI. México. Disponible en  http://www.publicaciones.urbe.edu/index.php/cicag/article/viewArticle/456/1129.Consultadoen 4/mayo/2006 a las 18:16

12-Ojalvo, V. y Colectivo de Autores (1997). Concepción de la enseñanza-aprendizaje y organización docente para la formación de valores de estudiantes universitarios. Diseño de Investigación. Centro de Investigaciones para la Educación Superior. p.10

13-Ojalvo, V (2003): “Educación de valores”. La Habana. Editorial Ciencias Sociales.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Morell Acosta, Alexis: "Los valores en el estudiante universitario. Consideraciones desde la educación superior en Cuba" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, octubre 2014, en http://atlante.eumed.net/valores-estudiante/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.