LOS VALORES HUMANOS EN LA EDUCACIÓN

RESUMEN
En la actualidad el educar en valores es tarea tan importante, compleja y llena de dificultades. El esfuerzo que realizan los docentes por aplicar un aprendizaje significativo no nace de ninguna característica extraña en los jóvenes, sino de la necesidad de afrontar directamente y enfocándose a la realidad las dificultades que existen en el presente a la hora de actuar con valores morales.

Para poder transmitir a los estudiantes hoy en día los valores positivos primero debemos tener claros en qué consiste ser buena persona, es entonces que de esta manera podemos conocer con que bases formaremos a los estudiantes, solo así sabrá orientar el proceso educativo. Educar exige como condición tener claro qué cosas son buenas y malas, que hace al educando bueno o malo.

Hoy en día a la mayor parte de docentes se les dificulta educar en valores a los estudiantes debido a que se dejaron infectar por el virus del relativismo y por ende no podrán tener claro sobre las bases para ser una buena persona imposibilitando de esta manera el ayudar al estudiante y orientarle para llegar a ser buena persona. Ser buena persona no implica el no hacer el mal, consiste en amar los valores positivos morales, y para enamorarse del bien consiste en conocer sus bases previamente.

Palabra clave: Competencias, ámbito laboral, guía de competencias.

ABSTRACT
At present values education is so important, complex and fraught with difficulty task. The effort made by teachers to implement meaningful learning is not born of any strange feature in the young, but the need to deal directly and focusing on the reality of the difficulties that exist in the mind when acting with moral values.

In order to transmit to students today positive values must first be clear about what being a good person, is then that in this way we can know with that foundation will train students, just so you know orient the educational process. Educate required as a condition be clear about what things are good and bad, which makes the learner good or bad.

Today the majority of teachers find it difficult to teach values to students because they were left infected by the virus of relativism and therefore may not be clear about the basis for being a good person impossible thus helping the student and guide you to become a good person. Being a good person does not imply not do evil, love is positive moral values, and to fall in love of good is knowledge bases previously.

Keyword: Skills, workplace, skills guide.

  1. INTRODUCCION

La esencia de la educación consiste en transmitir valores y hacer atractiva a la virtud, poner delante del estudiante un proyecto ilusionante de ser humano, en el que se sienta comprometido y motivado al poder aportar a la sociedad que la rodea y a sí mismo. Educar es bastante fácil si uno sabe en qué consiste ser buena persona; y es muy difícil o imposible si uno no se aclara al respecto.

Es primordial que el docente sea una guía absoluta para el estudiante en la formación de valores, debemos actuar en la forma que predicamos a los estudiantes, ya sea dentro o fuera de la institución, hay que poner el ejemplo para comprometer y motivar a los jóvenes. Para que los jóvenes hagan suyo los valores positivos es imprescindible ayudarles a descubrir que hay un orden objetivo de las cosas que nos muestra que es bueno y qué es malo. Somos seres razonables y podemos conocernos.

Necesitamos realizar un estudio y análisis de nuestro interior, conocer nuestras debilidades, fortalezas y poder aprovecharlas para nuestro crecimiento y aprendizaje personal. De tal manera podemos identificar qué nos ayuda a ser buenos y felices y qué nos hace malos e infelices por placentero que sea. Hay que ayudar al joven a mirarse a sí mismo y descubrir la dignidad que tiene, hay que ayudarle a observar a los demás y ver todo el bien que hay en ellos y que por tanto debe cuidarlos, respetarlos y quererlos, ayudarlo a descubrir la realidad que lo rodea y descubrir que es buena, y por tanto, digna de respeto.

Deben transmitir los mismos valores inculcados en el hogar, los padres de familia estarán presentes en las instituciones con la finalidad de conocer a los profesores de sus hijos y hablarán con ellos para empujar, rectificar, reforzar y sugerir los mecanismos que permiten el ordenamiento jurídico en la dirección de la escuela. Así mismo revisaran el contenido educativo a fin de compartir lo que no les guste del contexto con sus hijos para darles criterio o suministrarles un antídoto si fuese necesario.

Debemos proyectar también nuestra responsabilidad educativa en el uso del Internet y el resto de las tecnologías al alcance de los estudiantes y les enseñaremos a consumir estos productos y servicios con responsabilidad tanto en el tiempo como en los contenidos.

Para transmitir valores, para educar, lo primero que hay que hacer es aclararse. Esa es nuestra obligación como profesores y como ciudadanos responsables; saber cuál es el modelo ideal de persona que debemos poner delante de nuestros jóvenes para que vayan comprometiendo de forma progresiva y esforzada su personalidad.

Es necesario fortalecer los valores morales responsabilidad y humanismo, porque los problemas en los centros educativos persisten y los estudiantes generalmente manifiestan modos de proyectarse que lo evidencian. La guía del docente, su iniciativa y profesionalidad en la confección de actividades metodológicas que se dirijan a transformar la situación actual de estos valores, es importante para ascender positivamente a favor de la sociedad. La moral es un reflejo de las personas a partir de la asimilación individual de principios, normas y valores que manifiestan en la actividad moral, donde expresan su accionar en correspondencia con el grupo, con la sociedad.

Es preciso el trabajar en conjunto el personal docente para formar los valores morales responsabilidad y humanismo, del conocimiento que cada individuo es una personalidad que posee autodeterminación y que los docentes no podemos decidir por ellos, ni aceptar por ellos, sino que se trata de ayudarles a que tomen las mejores decisiones y actuaciones a partir de los valores.

El hombre según los principios de moral se forja una conciencia, se impone asimismo, ciertas reglas que él ha juzgado buenas. Las reglas no son planteadas por él, sino que es la sociedad la que plantea ciertos imperativos, que el hombre se dedica a comprender o a justificar o modificar. Es muy importante ser constante en nuestros hábitos diarios positivos.

Hoy en día hay quienes preguntan si la formación de valores es trabajo del colegio y la educación y más bien se busca acomodar bajo los criterios que lo afirman y a su vez lo rechazan y esto se explica que si bien la educación en el sentido más amplio de la palabra es decir entendiéndose como las influencias positivas de todos los factores múltiples de influencias educativas ejercen sobre el individuo yendo desde la sociedad en general hasta la institución educativa, la familia, la comunidad, entre otros.

Los valores son cambiantes e históricos, sin embargo existe en ellos, una parte relativamente perenne, estática, principios fundamentales o valores universales; verdad, bondad, belleza, justicia equidad, libertad. Y una parte flexible, cambiante, que deriva del contexto histórico-cultural e ideológico.

La formación de valores tiene gran importancia para el desarrollo de la personalidad para lograr que los jóvenes asuman una participación correcta dentro de las luchas que caracterizan la etapa constructiva de la nueva personalidad, debe regir el comportamiento general de la juventud que orientan su conducta y determinan sus actitudes.

La educación permanente se percibe como algo que va más allá de lo que hoy se practica, particularmente en países desarrollados, a saber, las actividades de nivelación, de perfeccionamiento y de conversión y promoción profesionales de los adultos. La educación a lo largo de la vida debe aprovechar todas las posibilidades que ofrece la sociedad.

Podemos decir que los valores son principios que sirven de base a las personas para distinguir lo que es bueno de lo que es malo y poder orientar su comportamiento de acuerdo a lo aprendido.

Cada grupo cultural desarrolla una ética propia acorde a su historia. Es decir, procura que se aprendan ciertos valores que son considerados necesarios para poder mantener una convivencia de tranquilidad y armonía entre las personas.

Apropiarse de esta ética cultural exige de los jóvenes aprender a conservar un equilibrio entre sus deseos y necesidades personales y los deseos y necesidades de otras personas con quienes conviven en su grupo social, sea la familia, vecinos, el colegio o la sociedad en general.

Pero más allá de las éticas culturales específicas se pretende alcanzar una ética universal que congregue a los seres humanos alrededor de una serie de metas e ideas comunes.

Los derechos humanos son un claro ejemplo, se aplican a cualquier contexto cultural, teniendo puentes de comunicación entre personas de las más diversas características y procedencias.

Los derechos humanos se basan fundamentalmente en el principio de la reciprocidad. “Haz por otros lo que quisieras que hicieran por ti” o “no hagas a otros lo que no quisieras que te hagan a ti”. Valores como la tolerancia, el respeto y la justicia están íntimamente relacionados con la práctica de este principio que tiende a ser ignorado por los adultos en su trato cotidiano con los demás.

En una reunión pedagógica de la institución en la que prestaba servicios, se propuso una singular tarea. Se pedía a cada participante que anotaran en una hoja aquello que sobra y falta a los jóvenes en la actualidad. La mayoría de los miembros del grupo eran profesores pero había estudiantes también. Casi todos los participantes concordaron en que a los jóvenes de hoy les sobran cosas como información, conocimiento, tecnología y artículos de consumo. Les faltan cosas consideradas esenciales en nuestro diario vivir, como el amor, metas, ideales disciplina y orientación. En síntesis, los jóvenes los jóvenes saben más desde una temprana edad pero tienden a confundirse con respecto a aquello que desean lograr y cómo lograrlo.

Los jóvenes de hoy se ven obligados a enfrentar un inmenso desafío: lograr utilizar el conocimiento y tecnología existentes para construir un mundo más pacífico, igualitario y feliz. Comportarse correctamente no siempre es tarea fácil, al contrario puede exigir una alta dosis de autocontrol. Con frecuencia sucede que podemos obtener ciertas ventajas o privilegios inmediatos obrando incorrectamente. Si un policía de tránsito nos detiene por conducir sin cinturón de seguridad, podemos intentar pagarle una suma cualquiera de dinero con el fin de evadir una multa mucho más costosa. En esta y otras situaciones la posibilidad de una condición ventajosa puede inducirnos a actuar de esa mala manera.

Muchas personas se esfuerzan por alcanzar nobles ideales, a pesar de no obtener en principio reconocimiento o gratitud alguna. Una situación típica que ocurre en los colegios es de la de los estudiantes que ocultan sus notas escolares o mienten acerca de las tareas que les han dejado. Esto crea trastorno en la comunicación entre padres de familia e institución educativa y puede llegar a socavar la confianza entre las diferentes partes involucradas, es decir entre los padres, estudiantes y los profesores.

En el caso expuesto es conveniente preguntarnos a qué temen los jóvenes. Es posible que quieran evitar defraudar a sus padres con un nuevo fracaso o evadir el que se los reproche por actuar de una manera incorrecta, o tal vez el ser criticados o humillados. Inclusive puede ser el que pretendan protegerse de ser castigados de sus actividades favoritas.

Lo cierto es que al mentir debemos tomarlo como una alarma para inducir a los padres de familia y docentes a cuestionarnos. Quizás el estudiante sienta que lo están valorando solo en función de un patrón de rendimiento o tal vez haya perdido la confianza en que es posible resolver los problemas si se los reconoce y enfrenta con sinceridad.

La relación social con el grupo de iguales es también de crucial importancia. De ella depende en su mayor parte de que un estudiante se sienta a gusto en el colegio. A través de ella se hacen también aprendizajes fundamentales como son afirmarse a sí mismo, escuchar y atender las necesidades de otros, trabajar en equipo y resolver conflictos de manera constructiva.

Es durante la adolescencia cuando se establecen las más profundas amistades y es tal su impacto sobre el desarrollo personal que a veces su influencia trasciende la de la información recibida en la familia.

Sin embargo no debe pasarse por alto que es primero en la familia y luego en el contexto del colegio que se desarrollan las actitudes y habilidades que constituyen el soporte para el establecimiento de las relaciones de amistad posteriores.

  1. LA FORMACION BASICA EN LOS VALORES

La educación debe fomentar el desarrollo de la autonomía, si es que quiere aportar al mundo personas que sean capaces de cuestionar la realidad y que estén dispuestas a comprometerse en su mejoramiento personal. Los valores pueden comenzar a inculcarse en casa desde muy temprana edad para ser reforzados y consolidados posteriormente en el medio escolar.

La autonomía entendida como la capacidad de guiar y controlar el propio comportamiento con base en unos valores aceptados conscientemente, es también un indicador de éxito. Se manifiesta en el desarrollo de una disciplina de trabajo, el acatamiento de normas sin necesidad de estar siendo vigilados o la participación activa en iniciativas estudiantiles encaminadas a impulsar mejoras en el sistema educativo.

La educación podría ser uno de los medios para lograr gradualmente una sociedad más justa y democrática. Sin embargo en algunos países se ha convertido a la educación en uno de los medios a través de los cuáles se perpetúa la desigualdad y la discriminación.

Los estudiantes de los sectores de población que gozan de buenos ingresos económicos, acuden generalmente a colegios bien dotados que al ofrecerles una preparación académica de calidad, les abren las puertas de los mejores centros de formación profesional.

Los estudiantes de sectores sociales desfavorecidos acuden a instituciones públicas, que por lo general no se encuentran bien equipadas y con programas pedagógicos de menor calidad lo que les resta oportunidades en su formación profesional y por ende en su vida laboral. Pero tan preocupante como la desigualdad en que crecen unos de otros y que conduce a una gran insensibilidad social con la consecuente falta de solidaridad.

Cuando hablamos de igualdad lo hacemos en términos relativos. No se trata de que todos desempeñen las mismas funciones, más bien se trata de que cada cual asuma responsabilidades de acuerdo a su estado de capacidad y en función de las necesidades específicas.

Tampoco se trata de que todos reciban el mismo beneficio, sino de que los beneficios que cada cual espera sean tenidos en cuenta de tal forma que unos reciben beneficios y otros no. Debemos inculcar responsabilidad de realizar bien las cosas a nuestros estudiantes para que a la larga puedan ver los frutos que generaron del esfuerzo realizado. Es así que comprenderán el esfuerzo de haber trabajado no solo para obtener un beneficio sino por satisfacción y logro personal.

  1. EL BAJO RENDIMIENTO ACADEMICO

Los avances de la psicología del aprendizaje han contribuido que haya una mejor comprensión de los factores que pueden influir en que los niños presenten dificultades de rendimiento académico. Existen cada vez más métodos efectivos para ayudarlos. La experiencia enseña que el desempeño académico no es un predictor infalible de éxito en el ejercicio de una profesión y ni siquiera garantiza una vida emocional más satisfactoria en el futuro.

De hecho existen muchas facetas de inteligencia que son desconocidas o poco valoradas en la institución que resultan luego muy importantes para garantizar la adaptación de una persona a las exigencias de su medio ambiente particular.

La realidad es que el aprendizaje para la vida va mucho más allá de obtener unas buenas notas escolares. Sin embargo en cada institución educativa se las utiliza para evaluar el grado de progreso alcanzado por los alumnos en el dominio de los distintos temas de enseñanza, siendo requisito principal para que un estudiante pueda avanzar de un nivel escolar a otro. En síntesis la nota solo indica si un estudiante está o no aprobado y cuál es su nivel comparado con el de sus compañeros de clase.

Afortunadamente cada vez se hace más énfasis en la evaluación cualitativa del rendimiento educativo que es un complemento fundamental de las notas numéricas, cuando no llega a sustituirlas completamente.

Hay un mayor número de instituciones que están privilegiando sistemas de evaluación cualitativa porque les permiten describir con mayor exactitud los déficits y logros de los estudiantes en su proceso de aprendizaje, realizar un proceso de seguimiento individual más preciso e introducir medidas correctivas oportunamente para apoyar a cada estudiante a superar sus problemas.

El conocimiento de diferentes estilos de aprendizajes puede ayudarles también a padres y profesores a impulsar el rendimiento escolar de sus pupilos, pues les brinda herramientas para encausar su aprendizaje aprovechando aquellas actividades o ejercicios intelectuales que más se les facilitan.

En el colegio, los profesores contribuyen al desarrollo de estos hábitos de trabajo a través de las normas de disciplina, los criterios de orden y los niveles de exigencia intelectual que aplican dentro del salón de clases. En las instituciones también se aplica actualmente la organización del tiempo. Los estudiantes tienen que tomar decisiones prácticas sobre lo que harán primero y lo que harán después.

Esto tiene implicaciones para su motivación y afecta igualmente a su capacidad de aprender. Si posponen el estudio para las últimas horas del día es muy probable que la fatiga física interfiera de manera negativa en el aprendizaje. Si aplazan indefinidamente lo que les cuesta hacer es muy probable que más adelante no logren realizarlo.

Aprender a utilizar el tiempo de manera organizada tiene enormes ventajas, no sólo para alcanzar un mejor rendimiento académico, sino también para poder gozar de descanso y otras actividades recreativas, que son tan importantes como el estudio.

Existen algunos sencillos principios que si son acatados pueden contribuir significativamente a lograr un mejor aprovechamiento del tiempo. Uno de ellos es bastante conocido: “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”.

Acostumbrarse a realizar pronto las cosas es uno de los secretos para la eficiencia y productividad.

La inclusión de los valores en nuestro diario vivir es fundamental para el buen vivir. Debemos ser humildes y modestos y no imaginarnos que seamos los únicos que tenemos la llave del progreso.

Uno de los mejores instrumentos de la educación básica es el tiempo pasado en un entorno en el que se aprende, las interrupciones se verán en la calidad del resultado final.

La educación de la primera infancia es muy importante, está comprobado que a los niños a los que se les imparte una educación destinada especialmente a la primera infancia están más favorablemente dispuestos hacia la escuela y es menos probable que la abandonen prematuramente que los que no han tenido esa posibilidad, facilita la integración escolar.

Esta todavía poca desarrollada, cabe esperar que se mantengan esfuerzos con el fin de multiplicar en todo el mundo las posibilidades de aprendizaje a disposición de la primera infancia, orientando a convertirse en realidad la educación básica universal.

La participación de la comunidad en la educación básica, ha de combinarse con una responsabilidad y una intervención vigorosa del estado, que existan las mismas posibilidades de que sus niños reciban una buena educación y los adultos tenga acceso a aprender.

La enseñanza secundaria es considerada por alumnos y familias como vía principal de ascenso social y económico. Por otro lado es criticada por no ser igualitaria y de no estar bien abierta al mundo exterior, es decir, de no conseguir preparar a los adolescentes para la enseñanza superior ni para el mundo laboral. Para que haya desarrollo es necesario que un porcentaje elevado de la población siga estudios secundarios.

El principio de la educación permanente ha de brindar mayores posibilidades de realización personal y formación después de la educación básica. Es posible vincular la enseñanza secundaria a los tres principios generales de la diversidad de formaciones, la alternancia entre el estudio y una actividad profesional o social y a búsqueda.

La institución no solo debe abarcar un contenido científico, técnico y cognoscitivo, debe abordar aspectos éticos y morales que comprendan la cultura humana. Educar es formar el carácter, para que se cumpla un proceso de socialización imprescindible.

  1. LOS PILARES DE LA EDUCACION

Aprender a conocer su finalidad es el domino de los instrumentos del saber, cada persona debe comprender el medio que le rodea, su justificación es el placer de comprender, de conocer, de descubrir.

El ejercicio del pensamiento debe entrañar una articulación entre lo concreto y lo abstracto, entre lo inductivo y lo deductivo. El proceso de adquisición de conocimientos no concluye nunca.

4.1. Aprender a hacer

Aprender a conocer y aprender a hacer son indisociables. Aprender a hacer está relacionado con la formación profesional. La pregunta que se plantea la Comisión ya la que trata de dar respuesta es: cómo enseñar al alumno a poner en práctica sus conocimientos y cómo adaptar la enseñanza al futuro mercado de trabajo cuya evolución no es previsible. Aprender a hacer no consiste en preparar para una tarea material bien definida; los aprendizajes deben evolucionar y ya no pueden considerarse mera transmisión de prácticas más o menos rutinarias. Se ha de pasar de la noción de calificación a la de competencia.

4.2. Aprender a vivir juntos

La educación tiene pues una doble misión: enseñar la diversidad de la especie humana y contribuir a una toma de conciencia de las semejanzas y la interdependencia entre todos los seres humanos.

El descubrimiento del otro pasa obligadamente por el conocimiento de uno mismo, ha de descubrir quién es para poder ponerse en el lugar del otro, hay que fomentar la empatía. Un instrumento fundamental de la educación del siglo XXI es el diálogo y el intercambio de argumentos.

Hay que trabajar desde muy temprana edad en grupos para tender hacia unos objetivos comunes, tanto profesores como alumnos, esto hace que el aprendizaje de un método de solución de conflictos, dando lugar a la vez al enriquecimiento de la relación entre educadores y educados.

4.3. Aprender a ser

La función esencial de la educación es conferir a todos los seres humanos la libertad del pensamiento, de juicio entre otros. La innovación tanto social como económica es uno de los motores en un mundo de permanente cambio, hay que llevar a cabo la imaginación y la creatividad, habrá que ofrecer posibles oportunidades de descubrimiento y experimentación.

El desarrollo tiene por objeto el despliegue completo del hombre, este desarrollo va desde el nacimiento del ser hasta su muerte, es un conocimiento dialéctico que comienza en sí mismo y luego se abre a los demás. Por tanto, la educación es un viaje interior y sus etapas corresponden a la maduración.

El Fortalecimiento de la Reforma Curricular cuya aplicación en el régimen costa se inicia este presente año lectivo, tiene de entre sus lineamientos el trabajo en el aula de los Ejes Transversales, los mismos que se detallan a continuación y que deben ser trabajados por los docentes en los contenidos por áreas académicas.

Los ejes transversales que se ajustan al tema que nos ocupa en la presente tesis son:

  • El Buen Vivir como principio rector de la transversalidad en el currículo.
  • La interculturalidad.
  • El cuidado de la salud y los hábitos de recreación de los estudiantes.

La educación en valores humanos debe estar adaptada al nivel educativo en que nos encontremos, por lo que es conveniente trabajar en la problemática que nos asiste en Educación Básica, ya que es el inicio de la vida estudiantil, cuyos hábitos marcaran para su futuro desarrollo de la personalidad en la vida estudiantil y por ende de su vida personal.

En el complicado mundo moderno, afectado por una creciente incertidumbre y un acelerado ritmo de cambio, la educación desempeña un papel cada vez más significativo como factor determinante para tener acceso a las buenas oportunidades de trabajo y desarrollo personal.

El presente artículo pretende ayudar tanto a padres de familia y a los docentes a orientarse para cumplir a cabalidad su tarea como educadores, para lo cual presenta una serie de principios generales que nacen de la tesis de que si se diseñan estrategias para fortalecer valores humanos en los estudiantes de educación básica, podrán ayudar a solucionar eficazmente muchos de los problemas y desafíos que afrontan los estudiantes en el colegio y en la sociedad.

BIBLIOGRAFÍA

  1. CASTELLANOS, Ana; VIÑAS, Gladys y ROJAS, Ana (2001). La educación de valores en el contexto universitario. Editorial Félix Varela, La Habana-Cuba.
  1. Coles, R. La inteligencia moral: como criar niños con valores morales. Ed. Norma, Bogotá, 1996
  1. El Comercio (2002). El libro de los valores. Empresa Editora El Comercio, Quito, Ecuador.
  1. El Universo (2002). El libro de los valores. Empresa Editora El Universo, Guayaquil, Ecuador.
  1. Fortalecimiento de la Reforma Curricular (2008). Ministerio de Educación Quito. Ecuador.
  1. Green, Lawrence. 1001 maneras de mejorar los problemas escolares de su hijo. Ed. Ceac, Barcelona, 1995

7.   Grupo Interacción Social (CEPES). (2004). Metodología para la caracterización de valores.

  1. Ley Orgánica de Educación Intercultural, (2011). Asamblea Nacional. Quito. Ecuador.
  1. MALDONADO, Miguel Ángel ( 2002). Competencias método y Genealogía-Pedagogía y didáctica del trabajo. Ediciones ECOE.
  1. MARKOVA, Dawna y Anne Powell (2001). Cómo desarrollar la inteligencia de sus hijos. México: Selector.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Hoyos Zavala, Alfredo: "Los valores humanos en la educación" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, febrero 2015, en http://atlante.eumed.net/valores-educacion/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.