ACTIVIDADES PARA CONTRIBUIR A PERFECCIONAR LA LECTURA EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS EN LAS CLASES DE LITERATURA

SÍNTESIS

En los últimos años, la educación superior ha estado involucrada en profundos cambios prometedores para el logro de mejores resultados en la formación integral de los estudiantes. La clase de Literatura a través de taller constituye una forma organizativa de actualidad en la pedagogía contemporánea y un reto para este siglo. Teniendo en cuenta la importancia que la práctica de la lectura tiene en la calidad de la educación y que constituye uno de los procesos más importantes en la adquisición de conocimientos e información en cualquier contexto, en el presente trabajo se abordan, de manera general, las etapas y función de la clase taller para la promoción de la lectura, tomando como forma organizativa de la docencia: el taller como sistema de enseñanza – aprendizaje en los estudiantes de la carrera de Estudios Socioculturales, 3er año segundo semestre, en la Filial Universitaria: “Ernesto Guevara” del municipio Majibacoa, se aplican diversos instrumentos de control con el fin de definir las necesidades con respecto al tema, como premisa para la propuesta de actividades a través de talleres. Se presenta todo un proceso investigativo y metodológico de los talleres para la promoción de la lectura que incluye técnicas participativas. Estas constituyen acciones que permiten una mayor comunicación y participación de los estudiantes. La motivación por la lectura es de gran importancia y necesidad, facilita llegar a entender, comprender e interpretar lo que se lee, para que se haga ameno el acto de leer.

Palabras Claves: Lectura, proceso de enseñanza-aprendizaje, clase taller, lengua materna, comunicación, acciones, técnicas, promoción, necesidad, habilidades y hábitos.

INTRODUCCIÓN

La universidad del siglo XXI se proyecta hacia un estadío superior, caracterizado por llevar la educación superior a lo largo y ancho de la isla, además preserva y desarrolla mediante sus procesos sustantivos y en estrecho vínculo con la sociedad, asegura la preservación de la cultura en su entorno. Por lo tanto, en la universidad moderna resulta indispensable estructurar en su interior tres procesos sustantivos, cuya integración permite dar respuesta plena a la misión anteriormente planteada, a saber: formación, investigación y extensión universitaria, que en su integración aseguran el cumplimiento de la misión de la educación superior en la época actual.

La universidad cubana actual es una universidad científica, tecnológica y humanista. Esas tres cualidades la caracterizan esencialmente para llegar a los ciudadanos, con pertinencia y calidad, contribuyendo así al desarrollo sostenible del país.

La enseñanza de la lectura ocupa un lugar preponderante dentro de los planes de estudios por ser la base del resto de las asignaturas, constituye además una de las vías principales para la asimilación de las experiencias acumuladas por los hombres, la misma merece especial atención dentro de la actividad escolar y también de la sociedad, de ahí, que sea importante que los países desarrollen programas y proyectos para acrecentar esta vital habilidad comunicativa.

En Cuba, el Comandante en Jefe Fidel Castro, se propuso convertir  el país en el más culto del mundo en un período de diez años. Para ello se introdujeron los Programas de la Revolución. Se incluyen los concursos : ¨ Leer a Martí ¨,  “Sabe más quien lee más”, además de los programas y talleres nacionales de lectura que no se limitan al encauzamiento de esta habilidad en los estudiantes, sino que se extienden a la comunidad con las Bibliotecas familiares, Ferias del Libro y el Festival  Universitario del Libro y la Lectura (FULL).

La Revolución Cubana ha hecho del libro un patrimonio real del pueblo. La avidez lectora de los habitantes del archipiélago asombra a personas del mundo entero, como se aprecia en las Ferias Internacionales del Libro de La Habana, ahora extendidas por el país. Pero aún no se lee lo suficiente, ni de la manera más lúcida y provechosa. En muchas familias aún no se educa a los niños, desde las edades más tempranas, en el amor al libro. Por estas razones nos corresponde a los educadores, con el inmenso poder del ejemplo, compensar esas carencias y convertir los centros educacionales en sitios donde se reverencie la lectura y se considere la formación de lectores como una de las tareas cardinales de la labor educativa.

La lectura es un instrumento de capital importancia en las esferas de la vida social. Para apreciar su funcionamiento basta saber que según C. Fray (1956:43) el 75% de lo que se aprende llega por vía de la letra impresa.

J. Cabrera (1989:34) destaca el papel de este proceso pues a pesar que hoy en día se desarrollan nuevas vías y medios para asimilar conocimientos, es la lectura, uno de los modos fundamentales para recibir la información visual.

L. Álvarez (1996:11) considera que el proceso de enseñanza de la lectura exige el diseño de estrategias didácticas eficaces que partan de una modelación análoga a la complejidad de la lectura como actividad, tanto en su diversificación tipológica, como en su estructura particular.

El interés por la enseñanza de la lectura no se detiene sino que ha aumentado considerablemente, no solo en  Cuba, con los trabajos de: B. Almaguer; Didáctica de la lectura (2002), L. Álvarez, Lectura ¿Pasividad o dinamismo? (1996), J. Cabrera, Higiene de la lectura (1979), E: Santiesteban, El desarrollo dinámico de la habilidad generalizada leer en la lengua inglesa en estudiantes de 12 grado (2004), entre otros, sino en el mundo.

Una muestra de ello es  el  trabajo realizado por los autores: A. Morales. La comprensión de la lectura en estudiantes Venezolanos (1994), M. Lucas, factores importantes en la lectura (1990) en América Latina; C. Chubb, Individualizando tu programa de lectura (1991) en América de Norte; F. Grellet, Desarrollo de habilidades lectoras (1981) en Europa solo por mencionar algunos.

El desarrollo de la lectura es precisamente uno de los objetivos del programa de Literatura en las enseñanzas. A pesar de esto se considera insuficiente lo que se hace para enfrentar el proceso de percepción,  transformación activa y decodificación gráfica del sistema de la lengua. La mayoría de los lectores no son capaces de hacerlo correctamente al concluir cada nivel, sino que a la inmensa mayoría le resulta difícil ubicar el micro, meso y macro contexto, así como la significación complementaria e inferencial. Al no desarrollar las habilidades lectoras no llegan a entender los textos y su comprensión le resulta casi imposible. Lo que demuestra que hay insuficiencias para desarrollar  este  proceso de percepción.

Leer consiste en la comprensión de un mensaje codificado mediante símbolos; estos generalmente  están representados por letras o cifras. Esta definición nos puede resultar abstracta e incompleta, en cierto modo. La sensibilización hacia la lectura debe insertarse en la realidad circundante. Dado que las nuevas técnicas de enseñanza – aprendizaje contribuyen a que este proceso resulte menos agotador para los estudiantes que con las tradicionales, se pueden combinar las actividades de lectura con la realización de otras tareas de tipo cultural, que permitan un mejor aprovechamiento intelectual.

La investigación que se reseña en este trabajo surge motivada por la preocupación de los docentes al detectar diversas dificultades en los estudiantes universitarios en el manejo del idioma castellano, específicamente en lo referente a la comprensión lectora  adecuada al nivel académico universitario.

El problema se evidencia por la incapacidad del individuo para identificar las ideas principales expuestas en un texto, imposibilidad de captar la intención del escritor y redacción incoherente en los resúmenes de los textos objeto de lectura.

A partir de este análisis con varios docentes y teniendo en cuenta los años de experiencias impartiendo la asignatura de Literatura se pudo constatar que existen serias dificultades en el proceso de enseñanza de la lectura pues los estudiantes  se limita a obtener una información determinada, se necesita que además de la lectura para conocer, aprender, o adquirir determinado conocimiento, se le enseñe al estudiante que este proceso de leer puede ser estimulante, agradable y lo llene de satisfacción al leer.

La necesidad de esta investigación está dada, no solo por las exigencias vitales de la práctica cubana, sino por la carencia de trabajos investigativos acabados que respondan completamente al desarrollo de la habilidad leer,  que presenta dificultad  en los estudiantes de la carrera de Estudio Socioculturales de 3er año, en la Filial Universitaria de Majibacoa.

El hábito por la lectura  ha presentado dificultades, lo que imposibilita el enriquecimiento de la lengua materna. La aplicación de métodos, técnicas e instrumentos de investigación permitieron detectar las causas que lo originan las que se manifiestan como insuficiencias en:

-       Hay muy poco hábito de Lectura, este está casi totalmente perdido.

-       Los jóvenes antes de leer un buen libro prefieren ver un video,  escuchar música y utilizar una computadora para jugar o chatear.

-       Muchos jóvenes dejan de asistir a  bibliotecas, ferias del libro, para asistir a una discoteca, o a otra actividad,  que no es precisamente de lectura.

-       Pobre vocabulario manifestado en la comunicación.

La contradicción se manifiesta entre lo que establece el modelo pedagógico de la universalización  que establece… y la práctica pedagógica en esta enseñanza  que evidencia la  existencia de insuficiencias en el proceso de formación del profesional. Lo anterior permitió al investigador identificar como:

 El problema  profesional que se concreta: en la siguiente interrogante: ¿Cómo contribuir al perfeccionamiento de la lectura en estudiantes universitarios en las clases de Literatura?

El objetivo general consiste en:

Elaborar actividades para contribuir a perfeccionar la lectura en estudiantes universitarios en las clases de Literatura en el 3er año segundo semestre de la carrera de Estudio Socioculturales.

Se utilizaron los siguientes  métodos:

De nivel Teórico:

Heurístico, inducción-deducción, sistémico-estructural, análisis-síntesis. Estos métodos estuvieron presentes en el análisis de las microfichas, revistas especializadas de la enseñanza de la lectura, se revisaron programas, indicaciones metodológicas, guías de estudio, documentos curriculares y normativos,  trabajos científicos realizados recientemente, tales como tesis de grado, informes de investigación, trabajos de diplomas, y trabajo de cursos. Se analizaron textos, que aunque tienen varios años de publicación,  recientemente se han impreso nuevas ediciones y otros que han tenido influencia en la enseñanza de la lectura; pues muchos de ellos constituyen obras clásicas sobre el tema.

De nivel Empírico:

Observación participativa: fue necesario para comprobar las acciones de los estudiantes frente a los distintos tipos de texto y poder confrontar los resultados de la observación con las respuestas al cuestionario sobre conocimiento de lecturas, (anexo: I).

Entrevistas: Se aplicó a los estudiantes durante la ejecución del plan experimental, para poder determinar el conocimiento que tenían sobre acciones u operaciones, que por su naturaleza no eran factibles para evaluar a través de pruebas escritas, (anexo: II).

Encuesta: Fue aplicada a los estudiantes durante la ejecución del plan experimental, para poder determinar el conocimiento que tenían sobre algunas acciones u operaciones, que por su naturaleza no eran factibles para evaluar a través de pruebas escritas, (anexo: III).

Estadísticos.

Porcentual: este procedimiento estadístico se empleo para el análisis cuantitativo y cualitativo de los datos, el mismo se apoya en las ideas de James Dean Brown, quien en su investigación sobre aprender y comprender otro idioma lo sustenta como factible para evaluar la eficiencia en el aprendizaje de la lectura.

En el país existen experiencias, tesis doctorales e investigaciones que junto a otros trabajos actualizados sobre la enseñanza de la lectura sirven de fundamentos teóricos y prácticos (base metodológica) a estas actividades en forma de talleres para las clases de lectura en estudiantes universitarios.

Para la constatación empírica de la investigación, se tomó una muestra constituida por 14 estudiantes de la especialidad de Licenciatura en Estudios Socioculturales.

Aporte a la práctica profesional:

En la medida que el estudiante desarrolla hábitos de lectura enriquece su acervo cultural, perfecciona el vocabulario lo que se traduce en una mejor comunicación, las que le son indispensables para realizar el trabajo social comunitario, de asesorías, investigación social, promoción, animación y gestión cultural y turística; la lectura contribuye al logro de una cultura general e integral premisa indispensable del futuro profesional graduado en la especialidad de Licenciatura en Estudios Socioculturales.

La novedad se evidencia en que:

Se establece en la enseñanza universitaria una propuesta de actividades a través de talleres centrada en la dinámica del proceso de lectura.

CAPITULO I: FUNDAMENTOS QUE SUSTENTAN EL PROCESO DE ENSEÑANZA – APRENDIZAJE DE LA LECTURA

Los nuevos enfoques de la enseñanza  de la lengua  no buscan solo enseñar el sistema de la lengua, sino enseñar a comunicarnos. La lectura puede valorarse desde dos perspectivas; es decir, como  medio o como fin. Como el primero es la base del resto de las disciplinas o asignaturas, es un medio para el aprendizaje  mediante el cual se desarrollan las demás actividades verbales para el logro de las competencias lingüísticas, discursivas, gramaticales, socioculturales, donde es necesario tener en cuenta indicadores paralingüísticos como son: ritmo, entonación-pronunciación, sinalefa, rapidez, entre otros. El segundo es la habilidad  de leer cuyos indicadores son entender, comprender e interpretar.

Los especialistas altamente calificados que requiere el país deben caracterizarse por un alto espíritu de independencia en la búsqueda activa de nuevos conocimientos y su aplicación, por un pensamiento creador, con convicciones políticas, ideológicas y morales que le permitan orientarse de modo independiente y según los principios de la moral, en los principales problemas que enfrentan, poniendo estas cualidades al servicio de la sociedad.

La pedagogía cubana tiene una posición optimista en este sentido y su cualidad constituye el planteamiento dialéctico de combinar la asimilación de conocimientos y la necesidad de dominar los métodos que permitan a los estudiantes ejercitar la actividad cognoscitiva de una forma imparcial, garantizando la aplicación de conocimientos y la posibilidad de crear.

Un reto para la universidad cubana es desarrollar un proceso de enseñanza- aprendizaje en constante actividad creadora e innovadora, que preserve la formación,  y desarrolle la investigación ya que estos son procesos sustantivos de la universidad, indisolublemente ligados entre sí y que en su integración aseguran el cumplimiento de la misión de la educación superior  en la época actual. Es por esta razón que el reto de la Universidad Cubana es desarrollar un proceso de enseñaza- aprendizaje  en constante actualidad creadora e innovadora que de solución a los problemas y que impulse el desarrollo de los estudiantes y de la sociedad.

Se debe estimular al estudiante a aprovechar su inteligencia en los aspectos de la independencia cognoscitiva y que la misma se manifieste ante todo con aspiraciones al pensamiento independiente como capacidad de orientarse en situaciones nuevas, detallar un camino propio para nuevas tareas, de comprender no solo el conocimiento asimilado sino también de dominar las experiencias del logro de ese conocimiento, esto se manifiesta en la independencia del criterio personal.

La  participación activa y consciente de los estudiantes en el proceso de  enseñanza – aprendizaje contribuye a que sus vivencias y expectativas, con respecto al aprendizaje, sean positivas, esto influye en que el estudio se convierta en su actividad principal.

1.1- Fundamentación teórica del proceso de lectura

La concepción filosófica del Marxismo-Leninismo  plantea que la lengua es en su esencia un fenómeno social históricamente condicionado, que desde su surgimiento se haya indisolublemente unido al pensamiento, ambos, pensamiento y lenguaje son productos de la actividad que diferencian al hombre del resto de las especies.

El pensamiento guarda una estrecha relación con la lengua oral y escrita. En el proceso de humanización  surge el lenguaje  a través de la actividad laboral, que en su inicio se basaba en la enseñanza mímica y los gestos hasta que apareció el lenguaje articulado.

La filosofía Marxista – Leninista es la base metodológica de la lingüística al fundamentar el origen del lenguaje y la relación didáctica entre pensamiento y lenguaje.

Federico Engels refiriéndose al tema en su libro: El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, expresó:”En esa transformación de nuestros antepasados antropoides en hombres, el trabajo jugó un singular papel, primero el trabajo, y después junto con él, la palabra articulada, fueron los dos estímulos principales bajo cuya influencia se fue transformando gradualmente el cerebro humano”

De esta forma el marxismo concibe gran importancia a la relación trabajo – pensamiento – lenguaje, históricamente condicionado, reconoce además Engels que sin lenguaje no podría hablarse ni de sociedad ni siquiera de verdadera praxis porque esta solo es posible en la sociedad, en la colectividad, no puede haber transformación colectiva hacia un fin común, sin la utilización del lenguaje.

Vigotsky (1966) en su obra Pensamiento y Lenguaje aborda las razones cualitativas que distinguen la sensación y el pensamiento, dijo: “es la presencia (…) de un reflejo generalizado de la realidad, el cual constituye también la esencia del significado, es una parte inalienable de la palabra (…) que pertenece de este modo, tanto al dominio del lenguaje como el pensamiento”.

Argumentando su tesis metódica del análisis por unidades, expresa: “puesto que el significado de las palabras es tanto pensamiento como habla, encontramos en él la unidad del pensamiento verbal que buscamos; entonces el método a seguir en nuestra exploración de la naturaleza del pensamiento verbal es el análisis semántico – el estudio del desarrollo, el funcionamiento y la estructura de esta unidad que contiene al pensamiento y al lenguaje interrelacionados”.

En este postulado de Vigotsky (1966) se destaca el estrecho vínculo entre el desarrollo del intelecto y la palabra, como consecuencia de la actividad humana, de la práctica social. No puede concebirse el desarrollo de la conciencia, y en general, de la personalidad humana, fuera de las relaciones sociales  entre los seres humanos, esto refuerza la idea de la necesidad de educar la palabra como expresión del pensamiento, y producir así un efecto comunicativo que favorecerá la lectura, la comprensión y el desarrollo sociocultural de los  estudiantes.

Estos referentes nos dejan claro que no solo debemos dominar el contenido que impartimos, sino que es indispensable conocer las particularidades psicológicas de cada uno de los estudiantes para poder dar tratamiento a la diversidad, proclamado en nuestra política educacional como sus fundamentos filosóficos y científicos, que condicionan la toma de partido por un enfoque dialéctico – materialista en la concepción de la personalidad.

Se asume el criterio de Jevey  V. Felipe (2007), quien refiere que: ”para concebir el estudio de la personalidad en la psicología, debemos tener en cuenta la participación activa de la autoconciencia en la regulación del comportamiento que va a establecer la bases para desarrollar el principio de lo afectivo y lo cognitivo, principio básico para comprender la personalidad como sujeto regulador, que inmerso en diferentes actividades y en la comunicación escolar no solo se trasforma por estas sino que es capaz de mantener sus aspectos esenciales, trascendiendo a través  de  fines y objetivos formados en su desarrollo histórico cultural”.

Lo anterior está vinculado estrechamente con el proceso lectura, teniendo en cuenta que el estudiante para leer necesita de un conjunto de estrategias y procesos mentales que le permiten, interrogar el texto, identificar palabras, indicios, pistas que el lector está enviando y organiza en una construcción activa hasta que se logre la significación buscada. Durante estos procesos debe activarse la memoria, la imaginación y el pensamiento teniendo en cuenta que los estudiantes deben relacionar el texto con sus saberes y con su propia vida y experiencias.

Al leer, el individuo no traduce literalmente el texto, sino que, a partir de las proposiciones que aparecen explícitamente, hace inferencias que surgen de lo que el texto dice o de sus propios saberes, y elaborar nuevas proposiciones que nacen de estas inferencias.

El proceso de comprensión lectora, que implica reaccionar inteligentemente ante el contenido del texto, ha sido objeto de innumerables investigaciones, de las cuales han surgido tres modelos generales que tratan de explicar los procedimientos implicados en la lectura, ellos son: procesamiento ascendente, procesamiento descendente y modelo interactivo. Los tres coinciden en considerar la lectura como un proceso que tiene lugar a varios niveles pero difieren en la importancia que conceden a los diferentes tipos de análisis.

Educar a los estudiantes se materializa en una correcta dirección del proceso de enseñanza – aprendizaje desarrollador, sustentado en autores como Castellanos S Doris (2002) y Rico Pilar (2002) que sustentan sus teorías en La escuela histórica – cultural de Vigotsky  (1978) y fundamenta que el papel de la educación ha de ser crear y conducir a los aprendices de un nivel a otro.

Para comprender estas formulaciones es necesario asumir el postulado referido a la zona de desarrollo próximo, que al decir de su autor es la distancia entre el nivel real de desarrollo determinado por la capacidad de resolver un problema y el nivel de desarrollo potencial, determinado a través de la solución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con otro compañero más capaz.

Partiendo de la relación que se establece entre aprendizaje – desarrollo – educación se coincide con los autores citados anteriormente y se reconoce que se produce el aprendizaje a través de las actividades,  se deben utilizar mecanismos de imitación o modelación primero y de trabajo independiente y generalización después, siempre en sucesivos estadios, donde mucho tiene que ver las particularidades y el grado de complejidad de los contenidos a impartir y las propias acciones cognoscitivas utilizadas, que debe cumplirse la condición que supone que a una enseñanza desarrolladora le corresponde un aprendizaje desarrollador.

La clase desarrolladora de lectura, promueve la formación integral de la personalidad de los estudiantes, porque le permite apropiarse de los conocimientos, destrezas y habilidades acordes con la formación de valores, sentimientos así como proporcionar un tránsito progresivo de la dependencia a la independencia para facilitar un aprendizaje duradero que actúa como transformador del texto, siendo capaz de expresar verbalmente en distintas situaciones comunicativas lo aprendido.

Para que el proceso enseñanza – aprendizaje de la lectura se considere desarrollador deben estar muy relacionados sus componentes: estudiante, grupo, objetivo, contenido, métodos, medios de enseñanza, formas de organización y la evaluación. Cada uno de estos componentes debe guardar una estrecha relación con los demás, confiriéndole a este todo un carácter dialéctico.

Teniendo en cuenta los enfoques de la lengua se deben seleccionar métodos que favorezcan las habilidades lectoras y en correspondencia, el profesor debe elaborar tareas de aprendizaje que estén en correspondencia con el nivel de desarrollo de sus estudiantes, los cuales buscarán su protagonismo colectivo e individual, sin dejar de atender los tres niveles de independencia cognoscitiva: reproductivo, aplicativo y creativo.

La manera en que el profesor establezca la relación con su grupo debe favorecer esta concepción desarrolladora de enseñanza siempre que se trabaje la lectura de un texto se buscará reflexión, discusión e integración del trabajo individual y en equipos. Generalmente vinculando lo que aprenden en el medio sociocultural para que esos saberes modelen su vida futura.  Se conoce que la  lectura tiende a ser un término ambiguo, pues, generalmente se asocia al texto o a la acción de leer, o incluso, al método empleado en la enseñanza de la lengua. Esto hace necesario la definición del término lectura.

Se han analizado las definiciones de K. Goodman (1982:18), A. Ragora (1983:21) M. Dubois (1986: 46), M. Carbonell (1989: 29) A. Faedo (1994: 17), R. Acosta (1996:177) S. González (1998: 5). Estos autores coinciden en que la lectura es un proceso de decodificación de la significación textual e implica una posición activa por parte del lector.

En correspondencia con la dinámica de la investigación se asume la definición de B. Almaguer, en su libro Didáctica de la Lectura (2002. 18), quien considera que leer es el proceso dinámico–participativo de decodificación donde el sujeto psicológico entiende, comprende y/o interpreta un texto escrito y la lectura como resultado de la acción, puede definirse como la actividad verbal en la que un sujeto psicológico decodifica un texto a través del proceso dinámico–participativo y que tiene como fin el entendimiento, la comprensión o la interpretación de dicho texto.

Teniendo en cuenta que los textos tradicionales presentan características del lenguaje escrito con tendencia hacia la lengua científica, al carecer (no en absoluto) de recursos estéticos y medios expresivos, al tener la posibilidad de transmitir contenidos, al aparecer la información explícitamente y por ende la necesidad, desde la perspectiva didáctica, de desarrollar la operación generalizada entender, el mismo se basa en el texto, en su contexto como máxima unidad de significación y tiene en cuenta la relación inter sujeto.

Según  B Almaguer,  (1998), el texto es una unidad lingüística que expresa un contenido con un valor semántico dado por el resultado de un emisor que se comunica a través de signos con un receptor, el cual dosifica esos signos, ese contenido, con determinados principios de orden, tiempo y de estructuración, pueden representar las dos variantes del lenguaje: la oral y la escrita, y tiene implícito o explícito valores interacciónales o comunicativos, valores transaccionales o cognitivos y valores artísticos o estéticos.

La lectura se enseña, se usa y es importante en la escuela y fuera de ella. Si los estudiantes tienen que leer monografías, artículos científicos, periódicos, manuales, obras literarias, entonces hay que incentivarlos a que lean todo tipo de textos, que los ayude a enriquecer su cultura y sus conocimientos que le servirán en cualquier momento de sus vidas.

La lectura es una fuente inagotable de aprendizaje y esparcimiento. Cuando el texto responde a los intereses y necesidades del lector, lo primero conduce irremediablemente a lo segundo. Al leer, se aprende del mundo, del tema sobre lo que se lee, de la lengua, la lectura y la escritura como un todo en sí mismo. En vista de esto, la lectura debe ser un eje fundamental de la  docencia universitaria  y su práctica profesional.

La mejor forma de promover la lectura es con el ejemplo, lea usted y lea para compartir, comente lo que lea y lea con otros. Busque siempre un ambiente propicio para la lectura.

En síntesis, la promoción de la lectura, en sus distintas formas y para todos, es una prioridad más amplia que debe implementarse en términos legislativos y volcarse en las agendas públicas nacionales, regionales o internacionales. Debe convertirse en una pauta cultural asumida por la comunidad, significada por su valor y su contribución al cambio social.

Se realizó un estudio teórico del tema de la lectura y se constataron las diferentes etapas por las que ha evolucionado la educación cubana desde el triunfo de la Revolución hasta la actualidad.

-       Primera Revolución Educacional. Desde 1959 hasta 1972. Inicio de una educación para todos.

-       Desde 1972 hasta 1989. Perfeccionamiento de la Enseñanza- Aprendizaje de la Educación Cubana.

-       Desde el 1989 hasta 1999. Perfeccionamiento. Continúa el perfeccionamiento.

-       Desde el 2000 hasta la actualidad. Se consolida el perfeccionamiento de la enseñanza – aprendizaje de la Lengua Materna.

-       Se materializó la tercera Revolución Educacional. Es aquí donde surgen las sedes (filiales) universitarias, consolidándose el proceso de universalización en los territorios.

El proceso de enseñanza de la lectura iba desarrollándose con lentitud pero de manera ascendente y transformadora igual que la situaban como un instrumento de apreciación del conocimiento. Al respecto Raúl Ferrer (1980) dijo: “Es tal la importancia de la lectura que podemos afirmar que más que una materia escolar, es una capacidad humana a cuyo desarrollo tienen los docentes que dedicar todo su interés y todos sus esfuerzos, puesto que esta representa un instrumento de acceso al conocimiento de todas las materias y medio autodidáctico insustituible”.

Varios autores plantean diferentes opiniones sobre la lectura: según Kenneth. S. Goodman en su libro Los Procesos de Lectura (18) expresa “que toda lectura es interpretación y lo que el lector es capaz de comprender y de aprender a través de la lectura”.

Por su parte María A Carbonell en su libro ¿Qué es leer? (29) señala que “leer es pasar de los signos gráficos al significado de los pensamientos indicados por estos signos”.

María E Dubois en el libro Interrogantes sobre Comprensión Lectora (46) alega que  “la lectura es un proceso de interacción entre pensamiento y lenguaje y la comprensión es la construcción del significado del texto por parte del lector”.

Existen elementos esenciales para la lectura:

-       La capacidad cognitiva del lector.

-       La competencia lingüística.

Se realizó un minucioso análisis de las causas que a pesar de las transformaciones,  aún subsisten en la enseñanza de la lectura como son:

-       Excesiva atención a la lectura oral y  rapidez al leer.

-       Problema de atención y concentración.

-       Limitaciones del vocabulario.

-       Inadecuada selección de lecturas.

Estas insuficiencias  están centradas en las deficientes estrategias que aplica el docente para trabajarlas y que en ocasiones no han diagnosticado al grupo con el conocimiento real y hasta desconocen el tratamiento individual que debe aplicárseles para avanzar en el aprendizaje.

1.2. – Crítica al programa  de la asignatura  literatura                     

Al ingresar a la Universidad, el medio social les exige grandes responsabilidades en la esfera de la educación. Su actividad docente se hace más compleja, se diversifican las asignaturas y la carga de actividades. Se imponen un conjunto de tareas revolucionarias que aportan una identidad social a los jóvenes. Este es el período donde se producen otros cambios bruscos en la formación de la personalidad del ser humano.  El joven toma muchas decisiones en el seno de los grupos de compañeros y bajo su influencia. En esta etapa de la vida se tiene que motivar a los estudiantes para que estos vean en las clases y fundamentalmente en la lectura un medio para aprender y satisfacer necesidades espirituales y demostrar que en la etapa universitaria a través de un buen libro se puede  conocer lo que el autor nos trasmite.

El análisis de las distintas tendencias, es decir, esa serie de metodologías que se aplican en las clases de Literatura, conduce a la conclusión de que se enseñan las habilidades lectoras independientes del tipo de texto; como sigue:

Se desarrolla un ejercicio de V o F para determinar un 1er nivel de comprensión, de ahí, se descompone el texto en oraciones y se analizan gramaticalmente, luego, se explican las palabras y frases, se hacen preguntas generales sobre el texto para determinar un 2do nivel de comprensión.

Si se analiza la forma y el contenido de cada uno de los ejercicios donde se materializa la metodología se comprenderá que no existen procedimientos diferenciados para cada tipo de texto, porque se enfoca al texto como resultado de un conjunto de oraciones, valorando la oración aún, como la máxima unidad lingüística de sentido completo.

El enfoque que se ha seguido en la enseñanza de la lectura tiende a ser atomista, de orientación formal, ya que la metodología utilizada centra sus métodos, técnicas y procedimientos en la estructura y la forma de la lengua.

El resultado de este enfoque que aún predomina en la enseñanza, conduce a los estudiantes a leer no a percibir y transformar o interactuar activamente con el contenido del texto, sino a aprender nuevas palabras, frases y patrones oracionales.

Por eso se valora el detallado enfoque: sus técnicas, procedimientos y ejercicios, así como también se demuestra, hacia dónde conduce esta metodología tradicional de la enseñanza de la lectura como actividad verbal.

Como se puede apreciar  en las obras estudiadas que se pueden analizar  sin necesidad de decodificarlo. Esto afecta como es lógico el desarrollo de las habilidades lectoras. El estudiante actúa como un simple respondedor de estímulos. Estos tipos de ejercicios se aplican en la enseñanza y se obtienen resultados, los estudiantes responden sorpresivamente y luego preguntan qué significan algunas palabras.

Las respuestas de los encuestados fueron correctas, sin embargo, ¿qué entendieron? ¿Conduce esta metodología al desarrollo adecuado de conocimientos, habilidades y hábitos de lectura? Por supuesto que no.

A partir de los análisis realizados se infiere que las clases tradicionales de lectura como formas de la enseñanza son poco aceptables (es solo el pretexto para la enseñanza de la gramática o simplemente leer por leer, para localizar un concepto, responder formularios, decodificar palabras) porque no llevan a ningún resultado positivo, deben ser sustituidos por clases dinámicas, vivas, participativas, que contribuyan con la preparación del estudiante para la vida, que permita el enriquecimiento del lenguaje, aumentando la capacidad de razonar, de solucionar problemas, descubrir nuevos significados,  analizar hechos, buscando inclusive el placer y con ello eliminar el estrés que se  produce , dado los cúmulos de las tensiones diarias, consecuencia del quehacer cotidiano.

Es por ello que se propone en las clases de literatura  talleres que propicien y enriquecen los espacios de reflexión y análisis de los estudiantes sobre los problemas que se les presentan, en aras de tomar decisiones, proyectar estrategias y  alternativas que elevan la calidad del proceso enseñanza-aprendizaje, contribuyendo a la independencia cognoscitiva del estudiante y a su formación humanitaria, como ciudadanos con posibilidades de expresión, imaginación y producción de saberes. Para que el proceso de enseñanza-aprendizaje de la lectura se considere desarrollador deben estar muy relacionados sus componentes: estudiante, grupo, problema, objeto, objetivo, contenido, métodos, medios de enseñanza, formas de organización y evaluación. Cada uno  de estos componentes deben guardar estrecha relación con los demás confiriéndole a este todo un carácter dialéctico.

Desarrollar  el lenguaje y profundizar los sentidos a través de hábitos de lectura, es una tarea básica y sólida, una herramienta transversal por la que fluye el resto del conocimiento y las posibilidades de aprender en forma continua. De esta manera se puede facilitar la formación de ciudadanos con posibilidad de expresión, imaginación y producción de saberes.

1.3. Tratamiento metodológico de la enseñanza de la lectura en las humanidades

Leer es, pues, traducir  la lengua escrita y retomarla en el campo de las ideas, asimilando estas a partir de las condiciones individuales. La enseñanza de la lectura como actividad integral no es tarea fácil, E.G. Alzola (1972) dice: “la lectura es un conjunto de habilidades y a la vez un proceso complejo y variable, cuyo aprendizaje ha de abarcar, por lo menos,  los años de la enseñanza primaria y secundaria básica. Pero si tenemos en cuenta que en gran medida la apreciación de la literatura descansa en las habilidades de la lectura, y que aprender la técnica del análisis literario es una forma superior de mejorar la capacidad de leer, entonces la enseñanza de la lectura continúa en la enseñanza preuniversitaria, técnica profesional y en la universidad, su aprendizaje cabal no termina nunca”.

Desde que el niño es pequeño se enseña a leer, desarrollando habilidades y destrezas que le permiten los signos de la lengua escrita y asimilar el mensaje. La lectura es la base, el escalón primordial  a través del cual el ser humano tiene acceso a una gran parte de la cultura. Existen varios tipos de lectura: oral, expresiva, coral  dramatizada, creadora e intensiva.

Hace algunos años que se habla de lectura creadora como también de la composición y de la expresión creadora. La creatividad en el aprendizaje ha pasado a un primer plano, tanto en materia científica como en las humanísticas, incluida como es natural la literatura. Algunos libros que obligatoriamente debían leer los estudiantes muchas veces no respondían a sus intereses y gustos no obstante si podían considerarse buenos libros ¿Qué faltaba entonces? Sencillamente que la lectura era vista por el estudiante como una actividad mecánica obligatoria para obtener una calificación. No se establecía la corriente vivificadora entre el autor y el lector a través de la obra porque no habían sido enseñados a leer en profundidad, no se sentían comprometidos, no formaban parte de la lectura, y por lo tanto no sabían tampoco aprovecharla.

La mayor parte de los educadores están conscientes de la necesidad de estimular y desarrollar en sus estudiantes habilidades lectoras. Lo más importante es que se sepa distinguir entre el acto de aprender a leer y el acto de leer, porque si no se está consciente, ni se hace consciente a los estudiantes de que el propósito de la lectura es comprender el texto,  será difícil realizar un esfuerzo adicional para extraer el significado de lo que han leído.

Una buena lectura requiere que las ideas cobren vida, lleguen al auditorio con la fuerza expresiva que el autor quiso reflejar en ella; mas para ello,  la lectura debe estar cargada de emotividad. Tanto una lectura como otra persiguen objetivos similares:

-       Control de la voz.

-       Perfeccionamiento de la dicción.

-       Perfeccionamiento de la entonación.

-       Desarrollo del gusto estético.

-       Desarrollo de la disciplina consciente.

Características de un buen lector

  • El buen lector oral debe poseer las características de un buen hablante.

-       Entonación correcta de acuerdo con los signos de puntuación.

-       Entonación adecuada, en consonancia con la naturaleza del contenido del texto.

-       Expresividad o emotividad en la lectura.

-       Voz cultivada y susceptible de adaptarse a la gama emocional.

-       Dominio de los movimientos  corporales y de la postura.

-       Capacidad imaginativa y emocional.

  • Debe saber relacionar experiencias propias con el tema de la lectura, que le ayuden a colaborar con el autor y comunicar al auditorio los valores del texto.
  • Se debe preparar previamente, estudiar el material, captar sus valores científicos, literarios o artísticos, dominar la idea central, conocer el tono o atmósfera, el estilo, la intención y las formas expresivas utilizadas. Comprende la intención del autor y conoce su punto de vista o motivación.
  • Mantiene una actitud de comunicabilidad con el auditorio, y trata de trasladar el  mensaje que él ha encontrado anteriormente. Da vida a la lectura.

La lectura es un proceso que comprende las operaciones siguientes:

-       Percepción e interpretación de los símbolos gráficos.

-       Reconocimiento de las palabras y signos auxiliares.

-       Comprensión de significados.

-       Emisión de los sonidos correspondientes.

-       Audición y autocontrol de la cadena fónica.

Las tres primeras operaciones corresponden a la lectura silenciosa; las dos últimas se agregan cuando la lectura es coral.

En la lectura sin duda la operación más importante, es la tercera: la comprensión de los significados, que es también la que más hay que  atender  junto con  la interpretación en la enseñanza universitaria, pues implica la captación del pensamiento escrito y la posibilidad de diversas interpretaciones en el caso de algunos textos literarios. De forma general  la psicología de la lectura descansa en el mecanismo de los significados. ¿Cómo entender lo que se lee según vamos leyendo? Dice Williams Gray: “la mayor parte del material de lectura tiene por lo menos tres tipos de significados: el literal, el complementario y el implícito,  que se adquieren más o menos al mismo tiempo.

El significado literal es el que se refiere de manera directa y obvia al contenido; el complementario incluye los conocimientos que a juicio del lector enriquecen o aclaran el sentido literal; el implícito es el que puede descubrirse por inferencia, es decir, el que sin estar escrito se encuentra como entre líneas en el texto. (E.G Alzola:1972: 120).

Estos factores inciden en que se desarrolle la lectura como medio, es decir la utilización de esta utilidad verbal como método o técnica en la enseñanza de la lengua y no como habilidad generalizada que es lo que exige este nivel que es  prepararlos para enfrentarse al estudio de textos especializados.

En su generalidad los  estudiantes de nivel universitario carecen de la adecuada orientación para leer inteligentemente un libro. Si no realizan este aprendizaje, un número considerable tendrá serias dificultades para aprovechar la lectura de organización más sistemática, que es por lo general lo que exigen los libros.

Se recomienda que el profesor  redacte una lista de los libros que con mayor frecuencia utilizan los estudiantes de su nivel. Debe empezar el trabajo por el análisis del propio profesor y utilizar los libros como un medio insustituible y económico de formación y educación. Debe anotar las partes de cada  uno de los libros básicos que utilizará y adentrarse en el ordenamiento de la materia y forma de exposición.

Por eso los estudiantes universitarios y el tipo de actividad que se sugiere que se enseñe para aprovechar un libro, primero de un tipo de libro, digamos un texto de Cultura Cubana; después  otro de Apreciación Literaria o Cine Cubano, una buena novela, por ejemplo  “Mi tío el empleado” y por último una antología de cuentos, así planteando problemas o proponiéndoles tareas al estudiante aprenderá como se consultan los libros.

Leer un libro exige realizar un plano muy amplio,  lo mismo que vimos que se hace cuando se lee intensamente un párrafo, un pasaje, o después de un cuento. Hay muchas cosas también importantes: razonamientos, exposiciones, descripciones, aclaraciones, pero subyace siempre algo que debe quedarnos muy claro como síntesis conceptual, o tal vez como sacudida emocional. Este ejercicio repetido con textos variados en cuanto a su naturaleza y estructura, es el paso previo a la lectura intensiva o crítica de un libro.

Se sugiere a los profesores que tomen un buen libro y planeen un compendio de actividades en forma de talleres, pues estas incluyen el trabajo en grupo y que conduzca a la lectura inteligente de un libro. Se hará de manera programada dos o tres veces entre  grupos o otras dos o tres veces con libros de más compleja información; así se enseñará  a encontrar el placer de la lectura y acercarse a los libros no como a una tediosa suma de páginas, sino como  lo que son, complejos científicos, culturales y técnicos del saber, acumulados o bullente.

En el proceso de lectura el docente debe tener pleno dominio de los diferentes niveles por los cuales debe transitar el estudiante para llegar a comprender un texto, se tiene que tener presente que lo más importante ante un texto es  interactuar con él para saber y saber hacer:

-       Qué dice: (atención a sus diferentes significados. Lectura inteligente).

-       Qué opino del texto: (Lectura crítica).

-       Para qué me sirve: (Lectura creadora).

La lectura es una herramienta básica para que los sujetos aprendan la multifacética riqueza de la cultura acumulada por la humanidad y logren su plenitud como sujetos sociales.

En la era de la informática y de los medios audiovisuales, la letra impresa continúa siendo insustituible. Quienes anunciaron la muerte del libro, derrotado por las nuevas tecnologías, se equivocaron en sus augurios catastrofistas. Sin desconocer que ya han surgido y que ganarán fuerza y trascendencia otras modalidades de lectura, tanto en la simple pantalla de la computadora, como en los libros electrónicos especialmente diseñados o en los sistemas multimedia que combinan textos, imágenes y sonidos e incitan a la activa interacción con quienes los emplean.

Leer es una actividad humana de  máxima importancia porque:

a)    Le permite al hombre trascenderse a sí mismo en el tiempo y en el espacio y vivir, en apasionante aventura al alcance de todos, las más diversas vidas en los más variados ambientes, reales o imaginados, desde el más lejano pasado hasta el más fantasioso porvenir.

b)    Influye poderosamente en el conjunto de los procesos psíquicos de la personalidad, tanto del pensamiento como de la esfera afectiva. Las interminables quejas de los pedagogos del mundo en torno a la deficiente comprensión de los textos (literarios, científicos y periodísticos) deben asociarse en primerísimo lugar a la ausencia de hábitos sistemáticos de lectura. Numerosos estudios y la práctica cotidiana del aula demuestran que los lectores poseen un desarrollo muy superior de sus habilidades y capacidades con respecto a los no lectores. El influjo benéfico de la lectura sobre las emociones, los sentimientos y la imaginación ha sido muchas veces reiterado, desde siempre, por los más penetrantes cerebros de la humanidad.

c)    Contribuye a educar a la mujer y al hombre en los más altos valores humanistas, cuando se realizan lecturas de calidad. Muchas veces un libro ha cambiado de raíz el rumbo de una vida. Desde los albores de la civilización el ser humano ha encontrado en la lectura una certera brújula para descubrir y hacer suyos los ideales universales de la verdad, el bien, la belleza, la justicia y la libertad.

d)    Continúa siendo una fuente imprescindible para la adquisición de conocimientos. Lo anterior no significa en modo alguno desconocer el poder de la imagen, ni pasar por alto que la aspiración en el campo de la enseñanza debe tender a la conjugación armoniosa de los textos orales o escritos con las distintas modalidades del universo audiovisual.

e)    Constituye el medio fundamental para el logro de una educación permanente, tras la terminación de los estudios regulares, en una época de vertiginosa multiplicación del conocimiento y de bruscos cambios en los órdenes de la existencia, cuando aprender a aprender es un imperativo del desarrollo personal y social.

f)     Actúa de modo particularmente fructífero en el despliegue de las competencias comunicativas. Los buenos lectores poseen un dominio considerablemente superior del vocabulario de su lengua, se expresan con mayor propiedad, fluidez,  coherencia y suelen presentar una mejor ortografía.

g)    Concede un mayor grado de libertad a la imaginación y al pensamiento del receptor en comparación con las modalidades audiovisuales y permite fáciles retrocesos o adelantos en el texto a voluntad del lector. La posibilidad de volver una y otra vez sobre lo leído favorece la profundidad del conocimiento e intensifica el disfrute estético.

No debe olvidarse, por último, que el texto impreso,  en forma de libro, revista u otro, es uno de los inventos más funcionales del hombre, que se ha comparado con la rueda, el barco o la cuchara. El libro es en sí mismo, muchas veces, un objeto de arte por su diseño grato a la vista, al tacto, al olfato y no necesita ningún tipo de energía para ser usado, magnífica muestra de racionalidad ecológica. Puede ser llevado a cualquier parte y, como ocurrió durante siglos, ser fijado en la memoria y transmitido oralmente de generación en generación.

La lectura como proceso se basa en la necesidad del estudiante en obtener una información solicitada, adquirir conocimientos sobre un tema o sencillamente para disfrutar un tema u orientación.

Al leer se hace necesario conocer el tipo de texto, para que la lectura sea efectiva, pues la prosa y la poesía no se leen de la misma manera, se necesita saber la entonación y cuales recursos ha utilizado el autor y cuál es la enseñanza inferida del texto. Teniendo en cuenta estas limitaciones y sabiendo la necesidad de la lectura correcta en la comprensión de cualquier situación es que se desarrolló  esta propuesta, que además de los fundamentos teóricos está centrada en el sujeto; es decir, al estudiante y no al objeto (texto); de ahí los talleres  para la enseñanza – aprendizaje de la lectura. Los talleres por su carácter participativo constituyen el sistema de ideas para dirigir el proceso de decodificación gráfica de la lengua en un nivel de enseñanza determinado, en la que al estudiante se le asigne el papel protagónico, donde tan importante es lo que está expresado en el texto como lo que el lector es capaz de incorporar; mientras que el profesor es parte del proceso de enseñanza-aprendizaje y se manifiesta como educador.

La lectura tiene un carácter dinámico pues la información que recibe el lector no se conserva en el cerebro sin sufrir variaciones. El lector tiene una participación dinámico – participativa en la medida en que capte no solo los contenidos expresados explícitamente, sino también la gama de sugerencias implicativas en el texto, que se revelan ante él,  al hacer contacto con el mundo exterior utilizando diferentes procedimientos de acuerdo con sus objetos y característica del texto que le permita construir el texto a partir de su zona de desarrollo actual, potenciando la zona de desarrollo próximo y el contenido del texto.

La misión del lector debe ser la de decodificar el mensaje teniendo presente que el contenido del texto es un complejo semántico que se forma de lo explícitamente expresado, lo conocido por el lector y lo inferido, además del co-texto y contexto que requieren de la determinación de la significación literaria, complementaria e inferencial.

La actividad cognitiva del estudiante no se limita a la adquisición de conocimientos, sino también al desarrollo de habilidades lo cual presupone una gran variedad de criterios y fundamentos al momento de definirla.

En consecuencia con los presupuestos asumidos en este trabajo se adopta la definición dada por C. Álvarez de Zaya (1999:71) que define”  la habilidad como la dimensión del contenido que muestra el comportamiento del hombre en una rama del saber propio en la cultura de la humanidad”. Es, desde el punto de vista psicológico, el sistema de acciones y operaciones dominado por el sujeto que responde a un objetivo. H. Fuentes (1990) de un análisis crítico de la teoría de C. Álvarez  de Zaya y teniendo en cuenta las unidades estructurales de la teoría de la actividad de A. N. Leontier, plantea “que se puede establecer una correspondencia entre la sistematicidad de las habilidades en el plano didáctico, psicológico y metodológico”.

La concepción del invariante de habilidad permite estructurar las habilidades en forma de sistema, es por ello que la autora de la presente tesis asume la clasificación dada por R. González (2002), a partir del estudio de las clasificaciones acerca de las habilidades realizadas por N. F Talízina (1987) y C. Álvarez de Zaya (1999).

Según H. Fuentes (1997:44) (…)” habilidad generalizada es aquella que se construye sobre un sistema de habilidades más simples, y con su apropiación por parte del estudiante, el mismo puede resolver múltiples problemas particulares, a partir de ahí se puede inferir, que las habilidades  generalizadas no pueden ser identificadas  con las habilidades particulares y que están constituidas por otras habilidades de menor sistematicidad”.

H. Fuentes (1999:47) al definir el invariante de habilidad expresa:

“… es el contenido lógico del modo de actuación del profesional, una generalización esencial de las habilidades que tiene su concepción en cada disciplina “. De ella se infiere, que el invariante  incluye además contenidos generalizados que se concreten en cada disciplina y su reacción estrecha con habilidades generalizadas, conducen al dominio del contenido de la ciencia objeto de estudio, que es llevaba al proceso de enseñanza – aprendizaje.

Para lograr la habilidad generalizada leer se debe trabajar en el desarrollo de operaciones generales  o generalizadas: entender, comprender e interpretar; las que a su vez, son desarrolladas por operaciones. La estructura que integra la referida habilidad generalizada  que constituye uno de los valores teóricos y se aborda en el siguiente capítulo.

En consecuencia con los presupuestos asumidos en esta investigación se adoptan las definiciones de entender, comprender e interpretar dada por B. Almaguer (1998:38) el cual considera que entender significa reconocer o identificar los significados literales de las unidades lexicales del texto, además de la función del significado de las palabras en ideas, o sea las asociaciones que suscita la lectura que se fundan para reconstruir ideas que el emisor codificó en el mensaje.

Para ello es necesario que la capacidad de leer con razonable velocidad e ir agrupando las palabras en grupos semánticos, seguramente el lector no solo debe atribuir significados literales a las palabras y las frases, el sentido literal a las oraciones, a las unidades supraoperacionales y los párrafos, sino que debe captar el contenido literal del texto.

Desde la perspectiva didáctica entender un texto significa que el estudiante lector, entre otras cosas, sea capaz de responder la pregunta ¿qué codificó  el emisor? Por lo que operaciones tales como determinar significado, sentido y significación literal fusionar esos significados en ideas y situar el micro –contexto son habilidades que hay que desarrollar desde esta perspectiva, (anexos: XIII, XIV, XV).

Se considera además, que el comprender implica imprimir términos de codificar el texto; luego; presupone que el lector capte el significado no solo literal de las palabras y las frases, o el sentido literal de las oraciones, de las unidades supraoperacionales  del párrafo, o del contenido literal del texto; sino que debe captar el significado, el sentido y el contenido complementario lo cual significa, entre otras el procesamiento dinámico por parte de ese receptor /lector, quien lo desarrolla estableciendo conexiones coherentes entre sus conocimientos y la nueva información que le suministra el texto. (anexos: XVI,XVII,XVIII).

Ubicar interpartes de un texto es una actividad mucho más compleja que entender o comprender; pues exige que el lector modifique su ubicación en un espacio sociocultural, deberá introducirse imaginariamente en el ámbito del texto y moverse culturalmente dentro de él, además de escoger las partes o componentes del texto y jerarquizar lo que él considere en dependencia de sus intereses, motivos u objetos definidos por él. Implica además poder extrapolar a otros contextos donde pueda aplicar, comunicarse, transformar sus características personológicas, expresar su mundo subjetivo  y como consecuencia de esta interacción desplazar su dimensión socializadora.

Desde una óptica didáctica interpretar un texto es lograr, entre otras que el estudiante / lector sea capaz de responder la pregunta ¿Para qué se codificó el texto? Para desarrollar esta operación generalizada se deben tener en cuenta que el estudiante determine el espacio socio- cultural, la significación inferencial, saber crear imágenes y ubicar el macro–contexto, (anexos: XIX; XX; XXI, XXII).


1.4.  Caracterización del estado actual de la lectura

La promoción de la lectura es una práctica social dirigida a transformar positivamente las maneras de percibir, sentir, valorar, imaginar, usar, compartir y concebir la lectura como construcción sociocultural. Desde esta perspectiva, la promoción de la lectura relaciona al hombre con la lectura. Esta no siempre es consciente e intencionada, pero sí voluntaria, comprometida, militante y de convicción.

Alfredo González Morales en su libro: La Promoción de la lectura: Un reto para el Milenio, ha señalado que: “Cuando se habla de hábito de lectura hay que tener en cuenta dos elementos indisolubles en él: la capacidad lectora, referida a la percepción de palabras, comprensión de significados, aplicación de las ideas adquiridas y el desarrollo de la voluntad lectora a través de la cual se estimula el hábito de leer y su disfrute”.

Aún no es suficiente lo relacionado con los contenidos que se declaran,  a partir de los programas  que de forma didáctica aporten al profesor como enseñar  a aprender a través de las orientaciones referidas a la lectura. En las orientaciones metodológicas se analizan los aspectos más importantes a tener en cuenta para impartir el contenido, pero en el análisis que  se realiza en los ajustes curriculares y las orientaciones que allí se exponen, no son suficientes las vías para ayudar a los profesores a lograr un aprendizaje significativo, sería de mucho valor que se incluyeran variadas actividades con el objetivo de hacer que el estudiante trabaje y aplique más la lectura como modelo de acción a imitar, que enseñen a aprender para poder elegir  las lecturas que estén en correspondencia  con las condiciones socioculturales que rodean el centro, al grupo e incluso cada estudiante individualmente.

Según  Ramón L. Herrera en su texto: Magia de la letra viva, para lograr que los estudiantes se interesen  por la lectura y hagan de ella un uso adecuado,  es necesario: “un diagnóstico eficiente, que permita determinar tanto las carencias como las potencialidades para el desarrollo, constituye la base idónea para promover la lectura como práctica cultural masiva de todo el colectivo estudiantil de un centro docente”.

No  es posible ofrecer recetas para aplicar el diagnóstico sobre la base de la propuesta de indicadores, hay que  actualizar el diagnóstico mediante observaciones, encuestas u otras vías disponibles. Trabajar en equipo; es imprescindible, en primer lugar, el intercambio entre profesores en  espacio de encuentro como reuniones de carreras. Demostrar la más cuidadosa ética pedagógica en cuanto a la búsqueda de información y al tratamiento de los resultados del estudio. Sin olvidarse que el diagnóstico es un medio para trabajar mejor, no un argumento para criticar a personas o a grupos  por sus actitudes como lector o no lector, esto los ayudará  en su preparación y actuación en el seno de la comunidad universitaria.

Para el desarrollo de la lectura como habilidad es imprescindible  hacer referencia a consideraciones teóricas de las habilidades en general, su concepto, función, control y evaluación. Para darle una dimensión y particularidad a este trabajo, puesto que  se trata una parte de un todo y es vital ver su integridad.

Actualmente tiende a preferirse el concepto necesidad de  lectura, entendida como necesidad psicológica, como “manifestación en un estado, proceso y reflejo psicológico, que expresa la interacción del sujeto con su medio y su organismo biológico, en el decurso de la cual la necesidad es excitada, incentivada, frustrada o satisfecha” (González Serra, 1995: 23).

Por tanto, puede afirmarse que se está en presencia de un lector cuando se ha observado que el sujeto mantiene una relación estable, libre, interesada, con los libros, guiada por una motivación de tal intensidad, que la lectura se ha convertido en una necesidad, para cuya satisfacción se busca el tiempo, porque no se concibe el vivir sin ella.

La operación es la ejecución de la actuación que se realiza como una instrumentación consciente determinada por la imagen de las condiciones a las que hay que atener para el logro de un fin y la puesta en acción de un  sistema de condiciones con  recursos propios de los sujetos,  que cuentan para operar.

La base gnoseológica de cualquier habilidad puede estar formada por conceptos (empíricos y vivencias), conceptos científicos, principios y leyes. Lo importante es saber que el dominio de la habilidad implica la utilización de conocimientos en cualquiera de sus variadas combinaciones.

La habilidad en un nivel superior de generalización son formaciones psicológicas en cuya estructura intervienen: componentes inductores y componentes ejecutores.

El conocimiento de la estructura de las habilidades es uno de los requerimientos para su esfera evolutiva. Un segundo requerimiento es el conocer algunas particularidades del campo de acción o en el contexto donde interesa evaluarlo, el proceso enseñanza- aprendizaje en los diferentes niveles y esferas del conocimiento científico en el que se plasma los propósitos para la formación de la personalidad.

El control de la habilidad permite la retroalimentación y regulación del proceso, este debe  realizarse frecuentemente, y realizar correcciones si fuera necesario.

Además  de demostrar el nivel de eficiencia y eficacia del proceso dada la estrecha relación que existe, la orientación tiene que abarcar con suficiente calidad y precisión, lo que a la ejecución conviene, de ese primer momento del comportamiento de la ejecución que es el segundo y el control  debe realizarse en relación directa con las dos anteriores con el que se diagnostican, constatan y se produce en la  base,  la evaluación que se efectúa de acuerdo con los controles realizados porque son ellos los que posibilitan el criterio del nivel de desarrollo de una habilidad, su insuficiencia; por lo que debe abarcar períodos en los que se hayan realizado actividades variadas en diversidad de condiciones con diferentes niveles de complejidad.

Para la evaluación de las habilidades hay que tener en cuenta los siguientes principios:

- Carácter complejo y multifacético del sujeto de aprendizaje.

- Carácter multilateral de las influencias que recibe  el sujeto.

- Carácter rector de la educación y la enseñanza como proceso especialmente organizado para dirigir el desarrollo escalonado e integral de la personalidad del estudiante.

- Carácter activo de los participantes (docente que enseña – estudiantes que aprende).

- Carácter individualizado del proceso de apropiación de las manifestaciones de dominio de una habilidad sin obviar las especialidades de un modelo preconcebido como marco de referencia para la evaluación.

De acuerdo al momento en que se realiza la evaluación esta cumple la función de diagnóstico si es al inicio de una etapa de trabajo con las habilidades; constatación si es para conocer como marcha el proceso de desarrollo; y valoración para conocer como ha culminado una etapa de trabajo.

La enseñanza de la lectura está estrechamente relacionada con la imagen gráfica, debe estar asociada a la imagen acústica de las palabras.

Conclusiones del capítulo

En el tratamiento a la lectura se observa la tendencia de no hacer de esta un método para el disfrute sino  algo obligado del programa.

Después de un análisis minucioso nos percatamos que el libro de texto y las bibliografías complementarias son insuficientes para el trabajo con la lectura mientras que es posible diseñar  actividades  a través de talleres donde se tenga en cuenta como trabajar la lectura logrando exitosos resultados.

CAPÍTULO: ll  PROPUESTAS DE ACTIVIDADES A TRAVÉS DE TALLERES EN LAS CASES DE LITERATURA, APLICACIÓN, VALIDACIÓN Y EVALUACIÓN DE LAS TRANSFORMACIONES ALCANZADAS

En este capítulo se describe  actividades a través de talleres elaborados para contribuir a perfeccionar la lectura en estudiantes universitarios en las clases de Literatura en el 3er año segundo semestre de la carrera de Estudio Socioculturales, en la clase de  Literatura, y finalmente se explica la validación  y evaluación alcanzada en la aplicación de las actividades, después de un proceso de investigación con el grupo de estudiantes donde se desarrolla  la docencia y  se aplica    la experiencia.

2. 1. La actividad a través de talleres, componentes, definición, funciones y técnicas participativas

Héctor Brito, (1989: 5) y Viviana González Maura (1995) coinciden en definir como actividad aquel proceso mediante el cual el individuo respondiendo a sus necesidades se relaciona con la realidad, adoptando determinadas actitudes hacia las mismas.

Se considera que la actividad es un proceso de carácter práctico mediante el cual las personas se ponen en contacto con los objetos del mundo que los circundan e influyen sobre ellos para su satisfacción personal. Es la relación del hombre con la realidad en correspondencia con sus necesidades. La actividad transforma el mundo, por ello entra en relación el sujeto con el objeto, razón esta que justifica su característica fundamental.

La relación sujeto-objeto se profundiza,  en tanto el hombre producto de esa relación amplía los conocimientos de la realidad con la que se vincula.

La actividad no es un proceso espontáneo como tampoco es anárquico. En ella hay diferentes momentos en su concepción voluntaria o involuntariamente que el hombre tiene en cuenta.

Esos procesos que se subordinan a la representación anticipada del resultado es lo que se conoce como acción quedando estructurada de la  forma siguiente: motivo, objetivo, acción. Didácticamente hablando, la actividad se realiza atendiendo a condiciones concretas  y en ellas está contenido lo intencional (lo inductor) y lo operacional (lo ejecutor) entendiéndose por operacional la forma de realización de la acción de acuerdo con las condiciones, es esta la razón por lo que en la actividad lo esencial es el motivo, para la acción el objetivo  y para la operación las condiciones.

Es importante tener presente la existencia de acciones y operaciones como componentes fundamentales de la actividad y que conlleva al desarrollo de las habilidades que se quieren formar en los estudiantes.

El diseño de actividades a través de talleres enfatiza en: la significación literal del texto, la determinación del micro-contexto y la determinación de la significación expresada en sentidos o ideas. Es necesario tener en cuenta que el texto sugiere qué ejercicios son más apropiados para desarrollar con él.

La actividad tal como plantea S. Rubinstein (1984: 54), constituye una unidad de aspectos externos la conducta del sujeto, los procesos objetivos, materiales externamente observables y aspectos internos (los procesos y fenómenos psíquicos, la conciencia). Sin embargo, ambos aspectos de la actividad cumplen una función común: en estos procesos mediante la relación entre el sujeto y la realidad; se establece el vínculo del hombre con el medio circundante, se lleva a cabo en el proceso de su vida.

La actividad tiene dos componentes en su estructura interna.

- Componente inductor: donde se manifiestan las necesidades  y los motivos que conducen la actividad.

- Componente ejecutor: donde se realizan acciones y operaciones.

Comúnmente se establece una diferenciación entre ambos planos de la actividad partiendo del producto final que se crea con cada uno de ellos y que constituye su fin. Cualquier forma de actividad interna, intelectual conlleva generalmente a la realización de acciones y operaciones en el plano externo, práctico y viceversa, algunas acciones internas han de ser incluidas como componentes de la actividad práctica. Esto implica que desde el punto de vista pedagógico, la actividad aluda a los componentes personales y no personales. Dentro del primero se encuentra el papel del profesor y el estudiante, en el segundo se encuentran los objetivos, el contenido, la forma de organización, la evaluación, los medios de enseñanza y los métodos. Evidentemente, el carácter participativo será aludido en el conjunto de actividades a través de talleres dirigidas a fortalecer la habilidad leer  y su aplicación en los estudiantes universitarios.

En el proceso de preparación metodológica, un momento importante lo constituye la profunda reflexión del profesor en el sentido de valorar en qué medida el contenido de enseñanza que él ha de estructurar aporta a la instrucción, educación y desarrollo de los estudiantes y en este sentido a los responsables de asignaturas les corresponde enseñar al profesor, hacer más eficiente su preparación mediante las diferentes formas de organización de la superación donde se propone el taller como una vía para el logro de lo planteado.

Desde estos referentes se comparte lo planteado por D. Calzado Lahera (1998), cuando considera como forma de organización al conjunto de condiciones educativas que favorecen la relación de los sujetos en el proceso pedagógico y que establecen el lugar, el orden, sucesión e interacción de los distintos componentes que intervienen en dicho proceso.

En este sentido se hace necesaria la utilización de formas que propicien el desarrollo y consolidación de habilidades, capacidades y modos de actuación que den respuesta a las necesidades de los profesores. Es así como se ve la utilización del taller, como forma fundamental para desarrollar la superación profesional.

En tal sentido, se han concebido los talleres como una forma de perfeccionamiento, que induce a los profesionales a que intervengan desde su práctica, desde sus experiencias, y se traduzca a la vez para ellos en aprendizajes que hagan más efectivo su desempeño.

D. Calzado Lahera (1998) define al taller como un tipo de forma de organización que concuerda con la concepción problematizadora y desarrolladora de la educación en la medida en que, en él, se trata de salvar la dicotomía que se produce entre teoría y práctica; producción-transmisión de conocimientos, habilidades-hábitos; investigación-docencia; temático-dinámico, fenómeno que se presenta en mayor o menor grado en algunas de las formas de organización empleadas hasta el momento.

Se aprecia que la concepción con que se ha manejado esta definición sustenta condiciones básicas, que lo tipifican como un tipo de forma de organización del proceso pedagógico y que concretiza un fin para el cual se deben proyectar acciones, que en lo metodológico enriquecen notablemente la eficiencia del proceso y especialmente el de superación profesional.

R. Vera (1987) define el taller como un perfeccionamiento grupal centrado en el desarrollo de investigaciones asumidas por los participantes, destinado a generar aprendizajes para la modificación de la práctica docente hacia formas más eficientes y democráticas de enseñanza-aprendizaje.

En esta definición se refleja que los talleres se constituyen como una línea de experimentación e investigación para profundizar en las perspectivas de análisis crítico de la realidad educacional, así como concebir criterios de cambios que se deriven de los propios análisis.

Dicha concepción, dirigida a la superación profesional, constituye un presupuesto básico para la proyección de talleres, que con su realización alcancen niveles óptimos de trabajo metodológico y de investigación como alternativa de trabajo.

En las definiciones anteriores se destaca al taller como forma de proceder en la organización del proceso pedagógico, organización que propicia que en el trabajo en grupo se generen aprendizajes que favorezcan los niveles necesarios para el desarrollo del colectivo.

Según F. Addine Fernández (1996), el taller pedagógico es una forma de organización curricular total en una carrera o institución, puede ser considerado una disciplina o curso especial de integración, donde los fundamentos epistemológicos, didácticos y psicológicos, así como el proyecto político, económico y social: definen al taller como forma que contribuye al perfeccionamiento del trabajo educacional y se puede transformar en un método de investigación.

Referido al taller lo define H. Velázquez (1999) como una forma de organización del proceso de superación profesional, centrada en la reflexión grupal, con carácter problematizador, que potencia el desarrollo personal y social de los profesionales, desde la óptica de la superación profesional, el trabajo metodológico y la investigación.

Definir el taller en la enseñanza-aprendizaje, no es una tarea fácil, por tanto se nos impone, explicar en qué consiste el taller desde el punto de vista pedagógico partiendo de que se trata de una forma de enseñar y, sobre todo aprender, mediante la realización de algo, que se lleva a cabo conjuntamente. Es un aprender haciendo en grupo.

Desde el punto de vista pedagógico se destacan algunas notas que parecen fundamentales para caracterizar el taller en cuanto a modelo de enseñanza-aprendizaje:

  • Es un aprender haciendo

Los conocimientos se adquieren en una práctica en conjunto con el docente. Se apoya en el principio de aprendizaje formulado por Froebel en 1826 y que dice así: “aprender una cosa viéndola y haciéndola es algo mucho más formador, cultivador y vigorizante que aprender simplemente por comunicación verbal de ideas”

Este aprender haciendo implica:

-       Una superación de la actual división entre formación teórica y formación práctica.

-       Que los conocimientos teóricos, métodos, técnicas y habilidades se adquieren en un proceso de trabajo (haciendo algo) y no mediante la entrega de contenidos.

-       La formación a través de la acción/reflexión acerca de un trabajo realizado en común.

-       En el taller todos tienen que aportar para resolver problemas concretos y para llevar a cabo determinadas tareas.

  • Es una metodología participativa:

Los sujetos se han formado más para ser competitivos que para ser cooperativos, es necesario reeducarlos en el aprendizaje para la participación activa, se aprende a participar participando.

  • La relación profesor/estudiante queda establecida en la realización de una tarea común.

El educador/docente tiene una tarea de animación, estímulo, orientación, asesoría y asistencia técnica.

El educando/estudiante, se inserta en el proceso docente como sujeto de su propio aprendizaje.

  •  Implica y exige de un trabajo grupal, y el uso de técnicas adecuadas.
  •  Si no se consigue constituir el grupo de aprendizaje, la tarea educativa puede llegar a frustrarse o a sufrir deterioro, eso no excluye actividades y tareas que se realizan individualmente. De ahí la necesidad de complementariedad entre lo individual y lo grupal. Es necesario utilizar técnicas grupales, para que las potencialidades del trabajo puedan hacerse realidad.
  • Permite integrar en un solo proceso tres instancias como son la docencia, la investigación y la práctica.

Funciones de la clase taller

-       Cognoscitiva: En la sistematización de los conocimientos adquiridos durante el aprendizaje, en su actualización y en la creación y consolidación.

-       Metodológica: Cada  taller deviene modelo de actuación pedagógica para el futuro profesional y debe revelarle métodos de apropiación  y exposición del contenido científico que luego debe adecuar a los requerimientos de la asignatura.

-       Educativa: En el estrecho contacto profesor – estudiante, estudiante – estudiante, estudiante – grupo, grupo – profesor en un ámbito que trasciende el formalismo y se expande más allá en la labor extra docente y de extensión universitaria, donde se abren espacios  para el análisis, la búsqueda de respeto a la opinión ajena, la aplicación de métodos de discusión adecuados, el reconocimiento al mérito ajeno y la cooperación en la construcción de los aprendizajes y valores que tipifican al modelo de hombre socialista.

-       Control: En el diagnóstico del nivel de conocimiento y habilidades de los estudiantes y su desarrollo progresivo para alcanzar los objetivos propuestos, ya que el taller es la vía idónea para que la evaluación cumpla con su función formativa y el estudiante ejerza el autocontrol de su aprendizaje.

Dentro de las funciones del taller las de tipo docencia es una pedagogía que reemplaza la clase magistral por la educación mediante la realización de un trabajo conjunto. De una manera inductiva van surgiendo problemas, que, durante el taller, se transforman en temas de reflexión sobre la acción realizada o a realizar.

La docencia del taller privilegia la práctica prestando especial interés por el “hacer”, no por ello descuida la formación teórica. La teoría aparece como una necesidad para iluminar la práctica ligada a las necesidades del trabajo que se realiza. Aquí es oportuno recordar aquello de Lewin: “nada hay más práctico que una buena teoría”

Estimular el desarrollo de habilidades y capacidades en los estudiantes es una tarea primordial para hacer uso justo de los contenidos de la enseñanza elevando la actividad productiva independiente.

La pedagogía cubana tiene una posición optimista en este sentido y su cualidad constituye el planteamiento dialéctico de combinar la asimilación de conocimientos y la necesidad de dominar los métodos que permitan a los estudiantes ejercitar la actividad cognoscitiva de una forma imparcial, garantizando la aplicación de conocimientos y la posibilidad de crear.

La triple dimensión de las relaciones pedagógicas en el taller:

-       docente-estudiante

-       docente-docente

-       estudiante-estudiante

Las técnicas participativas como alternativas en las clases donde se realizan actividades a través de  talleres.

Tomando en cuenta lo anterior se proponen herramientas basadas en técnicas participativas dentro del taller que fortalezcan la promoción de la lectura para la orientación efectiva del estudiante en la autogestión del conocimiento.

La información que el estudiante reciba debe incluir los elementos esenciales y significativos sobre los cuales apoya su elección por la bibliografía adecuada para la búsqueda de la información específica, aquí entra a jugar un papel muy importante las bibliotecarias en conjunto con el profesor.

Dentro de las herramientas se quiere enfatizar que se mueven a través de técnicas participativas que constituyen recursos y procedimientos que dentro de una metodología permiten motivar, repensar las prácticas de los estudiantes, para extraer de ellos y del acumulado teórico, el conocimiento necesario e indispensable para transformar.

Se debe considerar  las técnicas como las “armas” en la implementación de procesos educativos, no como “tácticas” o “estrategias de ellos”. Por esto, a las técnicas, conocerlas bien, saberlas utilizar y  conducir las correctamente.

-        Dirigirlas hacia el logro de un objetivo preciso.

-        Tener imaginación y creatividad al aplicarlas, y por tanto, modificarlas de acuerdo a las características específicas del grupo y de acuerdo al dinamismo que vaya tomando la reflexión.

-        Técnicas que propicien participación, pero fundamentalmente, para la consolidación de conocimientos teóricos anteriormente transmitidos, se habla aquí de la creación de un clima nuevo: del fortalecimiento del diálogo, de un esfuerzo por abrir caminos, donde su mayor valor está en que se rompen los espacios del aula, del rol autoritario e informador del profesor, en fin hay un triunfo de lo nuevo.

Es importante el orden, la secuencia y el nivel de complejidad de las técnicas usadas en clase, así como el ajuste al tiempo. No se trata de hacer muchas cosas, sino de cumplir determinadas tareas cognoscitivas y objetivos concretos

Desde hace algún tiempo las técnicas participativas han sido, incorporadas como un medio demostrativo de los esfuerzos y los avances de los educadores cubanos en su afán por ajustar sus prácticas a los desafíos que impone una pedagogía crítica y participativa dentro de un proceso revolucionario enfrentado a los peligros de la globalización capitalista.

No se debe conformar con hacer sólo más atractivo el proceso educativo, sino que lo más importante es que estas técnicas se inserten en una metodología que desarrolle a los participantes como sujetos activos, democráticos, capaces de buscar y construir nuevos conocimientos y que ello lo hagan con el objetivo de influir positivamente en la transformación del entorno y en el fortalecimiento de una conducta y ética revolucionaria.

2.2. Análisis de los resultados iniciales alcanzados durante la aplicación de los instrumentos y técnicas diseñadas para la investigación

El proceso de enseñanza – aprendizaje se torna más activo e interesante, permite la caracterización del conocimiento del grupo  de estudiantes, se convierte en un espacio para la reflexión y autovaloración del desempeño de  las tareas del grupo, se incrementa el protagonismo de los estudiantes,  mejora el resultado académico y el desarrollo de habilidades.

En el momento de desarrollar el conjunto de actividades, no se debe olvidar que hay que propiciar la motivación  de los estudiantes constantemente hacia el objetivo de la actividad, lo cual deberá lograrse en los diferentes momentos de la misma, posibilita el protagonismo en el aprendizaje y la graduación de las dificultades.

Inicialmente se aplicó una prueba, (anexos: IV, V, VI) con el objetivo de constatar el nivel de desarrollo que poseen los estudiantes en la lectura. De una matrícula de 14 estudiantes, se presentan  los 14  para un 100%, de estos 5 se encuentran en primer nivel, 5 en el segundo y 4 en el tercero,  al ubicar los resultados en la escala valorativa arrojaron los siguientes resultados, (anexo: VII).

Se aplicó una encuesta a los estudiantes, (anexo: III) con el objetivo de constatar el nivel de desarrollo que poseen acerca de las reglas de la  lectura.

En función de satisfacer las insuficiencias detectadas en el diagnóstico, se  aplica a través de la clase y en turnos de ejercitación actividades a través de talleres que contribuyan al desarrollo de la habilidad de lectura.

Se tuvo en cuenta los siguientes niveles para evaluar los indicadores.

Dimensión: Asimilación y aplicación de la habilidad de lectura, (anexo: VIII).

Indicadores:

-       Entender.

-       Comprender.

-       Interpretar.

Escala:

Nivel 1. El estudiante no reconoce los grafemas, comete errores de pronunciación, silabeo, omisiones, adiciones, retrocesos lo que hace que la lectura no sea correcta. Solo logra reproducir el texto, (anexos: IX).

Nivel 2. En este caso el estudiante hace una lectura entendible y logra comprender lo expresado, (anexos: X).

Nivel 3. Aquí el estudiante hace una lectura correcta y puede expresar con sus palabras lo que el autor ha codificado e incluso llegar a emitir su propio criterio, (anexos: XI).

En este instrumento se obtuvo como resultado 7 estudiantes en el nivel bajo que representa el 50% y 7 estudiantes en nivel medio que representa un 50% poniéndose de manifiesto que existen insuficiencias en la lectura.

Al realizar una valoración de este instrumento se observa en los datos porcentuales que existen limitaciones en la lectura, pues los estudiantes no pronuncian ni reconocen las agrupaciones vocálicas, para lograr una lectura con un aprendizaje desarrollador,  por lo que proponemos aplicar actividades que  sirvan de ejemplo para erradicar esas insuficiencias.

Es conveniente lograr un alto incentivo motivacional, considerar cómo lograr un ambiente propicio de lectura no solo en el aula, sino en la casa y en las bibliotecas de forma general. A fin de multiplicar las actividades previstas para el trabajo, los profesores introducirán actividades comunes para potenciar el aprendizaje de la lectura utilizando  la vía de los talleres, para que sea favorecida por las demás asignaturas de la carrera. Presupone transferir las actividades a los docentes de las demás asignaturas que se imparten en la carrera, para lograr una mayor unidad de influencias y así enseñar a los estudiantes a leer.

Como aspecto favorable para la puesta en práctica de la propuesta se puede señalar la disposición para colaborar con la investigación por parte de los estudiantes, la concepción de la preparación metodológica de año y carrera, la existencia de los programas y orientaciones metodológicas de las asignaturas donde se  plantean los objetivos de la integración y el fin de la enseñanza, al igual que la motivación lograda para el desarrollo de la actividad manifestada en el deseo de los estudiantes para hacer una lectura correcta donde pudieran suplir todas sus necesidades espirituales.

La prueba de entrada realizada a los que conformaron la muestra, el análisis del registro de datos del experimento, y las demás comprobaciones aplicadas sustentan la afirmación anterior, (anexos: IV, V, VII, VIII, XII, XXIII; XXIV, XXV).

Se evaluaron los 14 estudiantes del grupo de 3er año de la carrera de Estudios Socioculturales con el objetivo de explorar los criterios que tienen acerca de la enseñanza _ aprendizaje de las habilidades de lectura.

Se determinó como reconocer el significado de las palabras desconocidas por el contexto. Se utilizaron las palabras claves para decodificar el texto.

El lector aplicó sus conocimientos al contenido del texto, lo que le permitió una mejor decodificación partiendo de la zona de desarrollo actual para potenciar la zona de desarrollo próximo incorporando esos contenidos al plano intrapsicológico.

Se logró el objetivo al no reproducir el texto, esto se evidencia  al llegar a entender, comprender e interpretar lo que se lee.

En los últimos años  en Cuba se ha tratado de dar solución al problema planteado anteriormente en esta investigación, aplicando variadas actividades para el desarrollo de la lectura, donde el estudiante sea el protagonista en la interacción con el texto y que propicien el cumplimiento de este objetivo. Los profesores deben aprovechar la oportunidad que brinden las clases de Literatura o cualquier asignatura para que los estudiantes  apliquen con su propio dominio las experiencias relacionadas con la lectura.

Se considera  que la importancia de esta investigación está dada en el resultado que se obtiene de las actividades que se han de diseñar a través de talleres para:

- Lograr que los estudiantes apliquen la lectura donde se ponga de manifiesto el protagonismo en el aprendizaje.

- Propiciar una posición activa de los estudiantes al desarrollar una actitud de prevención de los errores y de interés por leer sin deficiencias.

- Enfrentar las diferentes situaciones que aparecen en las actividades y la exigencia del empleo de sus experiencias, conocimientos y habilidades que deben vincular a su propia vida.

- Propiciar el empleo de estas habilidades, según las necesidades del año y grupo investigado por lo que se consideran flexibles.

- Mantener los estudiantes motivados en todas las asignaturas, para realizar actividades que conduzcan al éxito de la lectura, con estímulos, que incentiven a llegar con resultados positivos al final, concibiendo su función estimuladora.

- Se comparten criterios con otros especialistas y docentes para que el diseño aplicado sea objetivo y práctico, para que pueda  aplicarse en otros grupos con similares insuficiencias y así  le damos un carácter  socializador.

En la elaboración de las actividades a través de talleres se tuvieron en cuenta tres etapas que describimos a continuación.

La etapa preparatoria: está concebida con la  aplicación del diagnóstico, la determinación de los objetivos, definición de los contenidos, la metodología que se empleó, formas organizativas, tiempo y forma de evaluar.

Es en esta fase donde se organiza el proceso, se determina el objetivo  que es un elemento principal, que debe formularse de manera clara, asequible, para  que pueda aclararse dentro de la actividad que se prepara, de acuerdo con el tiempo que se dispone, precisa la existencia  de los medios y técnicas educativas a emplear. Propicia la ejercitación y consolidación de los contenidos de la investigación.

La etapa ejecutoria: se considera  principal porque es donde se realizan las actividades, se explican los objetivos, se precisan los contenidos a profundizar atendiendo siempre a la calidad de las respuestas,  la lectura de las obras escogidas, garantizando el estímulo del estudiante para que realice las actividades de la lectura, que emplee la autocomprobación, autorregulación y el autocontrol de lo realizado.

La etapa de control: constituye la fase final donde se valoran los resultados de forma constante, en cada una de las actividades encaminadas a la consecución del objetivo, se determina la evaluación sobre la base de la coevaluación e interrelación y  autoevaluación.

Si la lectura permite fomentar patrones de raciocinio, estimula el desarrollo del pensamiento,  fomenta en el lector hábitos de estudio independiente, contribuye a desarrollar habilidades de expresión oral y escrita; la lectura permite alcanzar momentos de recreación, así como amplía los límites de la experiencia, entonces las actividades a aplicar, para la realización del proceso de lectura, requiere de los siguientes elementos:

B. Almaguer (2002:32) puntualizó lo siguiente:

-  Las actividades para enseñar deben ser diferentes a las actividades a evaluar.

-  Las actividades de lectura se deben combinar con otras actividades verbales. Los ejercicios que el profesor realice con los estudiantes deben ser combinados para que pueda extrapolar e interactuar lo que va asumiendo de un determinado texto.

-  Conocer que nunca dos  personas tienen una misma actitud ante un mismo texto. La diferenciación de los términos de entender, comprender e interpretar no solo conducen a la identificación de procesos diferentes, sino que implica un accionar distinto.

-  El profesor debe organizar las actividades lectoras, teniendo en cuenta los objetivos docentes y el desarrollo individual de sus estudiantes, por lo que debe combinar las actividades individuales, con las grupales y las del colectivo.

-  Para el desarrollo de actividades individuales se debe considerar los hábitos y disciplina de trabajo del estudiante. Exige el seguimiento por el profesor para reorientar en caso necesario.

Los requisitos establecidos por este autor tienen una importancia capital y poseen una visión amplia. No obstante, no abarcan todas las aristas para la elección de ejercicios con la finalidad de acrecentar las habilidades y hábitos lectores.

2.3 Talleres para contribuir a perfeccionar  la lectura en estudiantes universitarios en las clases de Literatura en el 3er año segundo semestre de la carrera de Estudio Socioculturales

Los talleres se presentan de manera sintetizada, se ha procedido en la organización metodológica de su elaboración de manera que facilite la preparación del docente y los estudiantes para la promoción de la lectura.

Sistema 1: Conocimiento

Sistema 2: Dinámica Participativa

Taller No.1.

Tema: Diagnóstico de los estudiantes.

Objetivo: Provocar la reflexión acerca del conocimiento de sí mismo.

Contenido:

Se procede a la aplicación de una técnica participativa titulada, “Pasando la Pelota”, la presentación de los integrantes del grupo y sus expectativas.

Formar un círculo es la primera orientación que da el educador.

-      El estudiante se coloca en el centro del mismo, se  presenta,  hace referencia a sus expectativas y luego comienza a pasar  la pelota.

-      Finalmente los participantes expresan como se sintieron y el educador hace referencia a las expectativas.

Métodos o técnica: Pasando la pelota

Medio: Pelota.

“Cada hora de lectura que no produce al lector una chispa de fuerza, un presagio de rejuvenecimiento, un aliento de nueva frescura, es tiempo desperdiciado”.

Hesse Herman.

Evaluación: Observación y evaluación de las respuestas dadas por los estudiantes.

Taller No.2.

Tema: Conociéndonos entre nosotros.

Objetivo: Provocar la reflexión acerca del conocimiento de sí mismo.

Contenido:

-       En un lugar determinado colocar tarjetas donde aparezcan cualidades de la personalidad.

-       En el debate cada cual explica la cualidad que seleccionó.

-       El resto de los participantes intervienen para corroborar o aportar algún criterio sobre el compañero.

-       Se realiza un análisis colectivo de las cualidades que deben aspirar o eliminar.

Técnica: ¿Cómo soy?

Medios: Tarjetas.

Evaluación: Observación y evaluación de las respuestas dadas por los estudiantes

Taller No.3

Tema: Panorama histórico de la práctica de la lectura: la lectura en alta voz, las nuevas estructuras de adquisición de conocimientos.

Objetivo: Explicar la importancia de la lectura como fuente de conocimiento.

Contenido:

Como primera actividad de esta reflexión se realiza una lectura modelo del siguiente fragmento:

Abrir un libro y leer una parte importante de los derechos del niño, de cada joven. De cada ser humano. La lectura nos despierta el lenguaje y profundiza los sentidos, nos da posibilidades de expresión, imaginación y producción de saberes.

Se pretende entonces, que ellos se interesen por la lectura; que los que no hayan leído nunca lo hagan por primera vez y aquellos que lo hacen regularmente lo continúen haciendo.

Según I Núñez Paula, es “…la actividad dirigida a la formación de hábitos de lectura adecuados, que se logran con la orientación planificada a una población de lectores (activos y potenciales) sobre qué leer, cuánto leer y cómo leer”.

La lectura se enseña, se usa y es una fuente inagotable de aprendizaje y esparcimiento, reviste gran importancia para la corrección del lenguaje y la personalidad; elementos esenciales para el vínculo social de cualquier individuo. El lector ve los símbolos en una página, trasmitiendo esa imagen desde el ojo al cerebro.

La lectura se puede realizar en voz alta o silencio, no se puede obligar a nadie a leer en voz alta.

Después de esta lectura modelo se les pregunta a los participantes:

¿Qué relación se puede establecer entre estos requisitos de la lectura y tu práctica cotidiana en esta actividad?

Evaluación: Se selecciona un texto en el taller,  para el desarrollo de una reflexión al final de la lectura, que cumpla las siguientes:

Sugerencias para leer en voz alta.

-        Lea en silencio el texto elegido las veces necesarias para comprenderlo.

-        Localice en el texto, las palabras que no conoce y busque su significado en el diccionario.

-        Identifique en el texto, los personajes, las emociones y las situaciones.

-        Ensaye varias veces la lectura en voz alta; considere el volumen, el ritmo, la claridad y la modulación de la voz; apóyese en la puntuación y en la intención del texto para interpretar a los personajes y transmitir su emoción: tristeza, felicidad, ternura, cólera, etcétera.

-        Recuerde que el lenguaje del cuerpo puede ser de gran ayuda.

-        Se determina un tiempo de reflexión grupal en plenaria, donde se valora por los participantes la aplicación práctica de las sugerencias aprendidas.

Método: diálogo.

Medio: Libros.

Trabajo independiente: Para el próximo taller, definir lo que entienden por Lectura.


Taller No.4.

Tema: La Lectura como objeto de estudio: conceptos y enfoques fundamentales.

Objetivo: Definir el concepto de Lectura.

Contenido:

Se comienza el taller con una técnica participativa titulada: “Conformando la definición”.

Como la lectura o el hábito de leer, es el objetivo fundamental y primero de la actividad que se pretende realizar, es necesario aclarar qué se entiende por lectura, a partir de que definición dieron en la tarea.

Se escriben previamente palabras cortas que están relacionadas con el tema, se preparan tantos juegos de tarjetas como se quieran formar, se dejan algunas tarjetas en blanco por sí el grupo desea añadir algunas.

Cada grupo se reúne y reflexiona sobre su significado y de las tarjetas entregadas, deben elegir solamente 3 de ellas,  para definir según ellos el tema tratado. No resulta necesario llegar a un consenso entre las definiciones de los diferentes grupos pero si resulta provechoso que el facilitador realice un resumen de los aspectos presentados por los grupos.

Observaciones:

-      El tamaño de la tarjeta puede ser variable según las posibilidades.

-      El facilitador debe recordar que los participantes pueden añadir algunas palabras que estimen necesarias.

Después de desarrollada la técnica se da lectura a la definición quedando de la siguiente forma:

Lectura: Capacidad de los seres humanos para la comprensión, el empleo y la reflexión a partir de los textos impresos, con el fin de alcanzar metas propias, desarrollar el conocimiento y el potencial personal para participar democráticamente en la sociedad. También pueden referirse a que es:

Una actividad caracterizada por la traducción de símbolos o letras en palabras y frases que tienen significado para una persona.

Según K S Goodman, “La lectura es una interacción entre el lector y el lenguaje escrito, donde el que lee trata de reconstruir el mensaje del que escribe”.

La lectura es el proceso por el cual vemos muchos símbolos inscritos en una página y nuestro cerebro analiza los patrones que se encuentran allí y los interpreta, por lo que damos a conocer inmediatamente algunos consejos y pasos para poder comenzar con este beneficioso hábito. (Recuerden que no es leer por leer).

Se forman equipos para el taller y a cada grupo se le entregan las precisiones sobre: pasos, consejos y advertencias. Para ello en el momento del taller, se selecciona una sala de lectura, para que apliquen cada uno de estos aspectos a un texto seleccionado. Cada grupo, transcurrido el  tiempo dado, expone sus vivencias luego de haber aplicado,  los aspectos distribuidos, dando margen a la creatividad y flexibilidad en sus valoraciones.

Pasos:

-       Encuentra material de lectura simple. Busca temas con los cuales conozcas o hayas visto anteriormente.

-       Encuentra un lugar apacible donde puedas concentrarte, donde nadie te encuentre, ni te moleste o simplemente una hora en tu casa en la cual nadie esté.

-       Empieza tu lectura viendo las imágenes, o escuchando un poco de música para sentirte a tono con lo que vas a leer.

-       Empieza con los títulos, nombres y otros datos que se vean a primera vista.

-       Lee cuanto puedas, cuando te empieces a aburrir o a sentir cansancio, entonces es hora de hacer una pausa. La lectura debe ser algo divertido. Después de una pausa, vuelve  donde te quedaste y continúa.

Consejos:

-           Al acostarte o simplemente estar parado funciona para alguna gente, otros prefieren caminar o mantenerse sentado. Busca la forma en que sientas más comodidad.

-           A pesar de que muchas personas están en desacuerdo con esto, la mayor parte de las cosas que necesitas se encuentran en los libros. Entonces sería bueno tratar de tomar un curso de lectura rápida, así aprovecharás más libros en menor tiempo.

-           Para los que no gustan de leer y apreciar  la lectura, lo mejor es empezar con cuentos y poesías cortas para después subir el nivel de lectura. Uno de los primeros autores que debes consultar  es a  Mirta Aguirre.

-           Si requieres de lecturas más avanzadas, es válido conocer autores de la estirpe de José Martí, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo, Alejo Carpentier, Nicolás Guillen, entre otros.

Advertencia:

El estar sentado mucho tiempo en un lugar te puede causar sueño. Asegurarte de relajarte antes y durante la lectura para mantenerte despierto y confortable.

Para leer hay que seguir una secuencia de caracteres colocados en un orden particular:

-           El  español  fluye de izquierda a derecha.

-           Comprensión de la fonética.

-           Como aprender los significados de las palabras en el contexto

-           Encontrar la idea central.

Técnica: “Conformando la definición”.

Medios: Tarjetas.

Evaluación: deben investigar y traer ideas acerca de cuantos tipos de lectura existen y ejemplos de las mismas de acuerdo a su experiencia personal y también buscar esta clasificación en bibliografías que deben localizar por iniciativa propia.

Taller No.5.

Tema: Tipologías de lectura y productos literarios.

Objetivo: Clasificar los diferentes tipos de lecturas y productos literarios.

Objetivos específicos:

-           Desarrollar la capacidad de preguntar y responder.

-           Desarrollar la expresión oral.

-           Consolidar conocimientos acerca de lo orientado de tarea.

Sobre la base de la tarea orientada, aplicar lo siguiente.

Contenido:

-           El facilitador introduce el tema o contenido que serán objeto de estudio, invita a los participantes a sentarse en círculo y explica en qué consiste  esta técnica.

-           El grupo seleccionará quién hará girar las botellas en el centro del círculo.

-           La botella verde indicará el participante que debe elaborar una pregunta y la botella ámbar indicará quién la responderá.

-           El facilitador puede promover a partir de las preguntas o respuestas, nuevas reflexiones que profundicen el tema.

-           Se estimularán los participantes que mejor intervengan.

Recomendaciones:

El facilitador debe prolongar la dinámica, siempre que los participantes manifiesten complacencia con la actividad.

Para nuevas reflexiones y preguntas provocadoras en la técnica, deben expresarse los siguientes aspectos e ir introduciendo interrogantes y pedir ejemplos, por el docente.

Tipología de lectura:

La lectura no solo informa prácticamente de lo que se desea conocer, sino que nos hace pasar ratos muy felices. Leer es una aventura que puede llevarnos muy lejos, supone análisis, reflexión, no puede leerse de prisa y sin pensar, al leer se debe horadar como al escribir.

Tipo de Lectura Propósito Material de Lectura
Recreativa -       Deseo de descanso o expansión-       Búsqueda de experiencias.

-       Evasión de la realidad.

-       Deseo de vivencias novedosas.

-       Apreciación estética

-       Mitos, fábulas, leyendas.-       Cuentos, novelas, poesía.

-       Libros de aventuras en general.

Informativa -       Mantenerse informado del acontecer nacional o mundial.-       Deseo de sentirse integrado en la sociedad actual.

-       Afán profesional.

-       Conocer diversos tipos de realidades.

-       Aviso.-       Periódicos.

-       Revistas.

Estudio o científica -       Anhelo de superación a través de la educación.-       Cumplir con tareas encomendadas.

-       Actualizar conocimientos profesionales.

-       Deseo de investigación en ciencia y tecnología.

-       Textos escolares.-       Documentos oficiales.

-       Artículos científicos.

Productos literarios

La singularidad de la obra literaria, en comparación con otras manifestaciones es que su materia prima son las palabras y las letras, es decir el lenguaje del que todas las personas se sirven para expresarse.

Así, se suele admitir que para que un texto tenga valor literario debe reunir las siguientes características:

-           Intención del  autor en realizar una creación estética.

-           Uso de un lenguaje literario.

-           Validez universal (no dirigido a una sola persona, sino a un público en general).

-           Destinada a gustar, a proporcionar un placer estético, por encima de consuelo, alegría, información o formación.

Técnica: “Dando vueltas”.

Medios: Dos botellas (una verde y otra ámbar)

Evaluación: para el próximo taller deben traer elaborada una reflexión,  una cuartilla como mínimo, sobre sus consideraciones acerca de los aportes de la lectura para el aprendizaje.

Taller No.6.

Tema: La independencia cognoscitiva en el proceso de enseñanza-aprendizaje y su relación con la lectura.

Objetivo: Argumentar la importancia de la independencia cognoscitiva en el proceso de enseñanza-aprendizaje en relación con la lectura.

Objetivos específicos:

-           Integrar las cuatro habilidades de la lengua: escritura, lectura, audición y habla

-           Practicar el trabajo en grupo.

-           Introducir, practicar, sistematizar o consolidar contenidos.

-           Suplementar contenidos positivos que aparezcan en los textos.

Los participantes a partir de la reflexión elaborada en el trabajo independiente, se preparan a intervenir con el desarrollo de la siguiente:

Contenido:

-       Esta actividad se podrá realizar en grupos

-       Los estudiantes discuten quién comienza a pescar preguntas de la caja, tirando un dado.

Respuestas: Se apunta 1 o 5 puntos a cada grupo,  según las correctas.

Respuestas incorrectas: Se anota 0

- Los estudiantes deben tomar la caña y tratar de pescar las preguntas del interior de la caja.

-           Las preguntas se leen en voz alta.

-           Un estudiante de cada equipo responde oralmente.

-           El equipo perdedor deberá elaborar un sumario escrito sobre un tema sugerido por los vencedores, que serán los oponentes. Este sumario deberá ser expuesto de forma oral en clase y los ganadores ayudarán en su contenido.

-           Los ganadores recibirán premios o estímulos.

Como conclusión del taller y para promover otras interrogantes el facilitador comparte las siguientes ideas:

A medida que ustedes leen e interiorizan, ponen de manifiesto el desarrollo de la independencia cognoscitiva.

Fomentar la lectura permitirá fomentar la escritura.

Así, el promotor de la lectura se enfrenta a una doble responsabilidad: tratar de aumentar la cantidad de lo leído y mejorar su calidad. El promotor de lectura es un formador de lectores, un educador más.

Es difícil de imaginar un sujeto que realice sus lecturas únicamente a partir de estímulos propios, ajeno a toda influencia social; es igualmente difícil de imaginar un sujeto que jamás introduzca estímulos propios como lector -es decir, que no tenga intereses.

Entonces, puede afirmarse que la clave del proceso de la lectura consiste en la combinación armónica de la intervención del promotor y la emancipación del sujeto lector.

Existen múltiples actividades que pueden emplearse con el objetivo de lograr un acercamiento a los libros y la lectura.

Técnica: La caja de pescar.

Medios:

-       Plumones.

-       Tarjetas en forma de peces con preguntas.

-       Caña de pescar.

-       Cartulina.

-       Dado.

Evaluación: Buscar en el libro Martí y La Universidad IV y leer carta al hombre del campo para debatir en el próximo taller.

Taller No.7.

Tema: Programa Nacional por la Lectura.

Objetivo: Valorar los principios que sustentan este programa y que lo diferencian de una campaña de lectura.

“Los libros consuelan, calman, preparan, enriquecen y redimen”

José Martí

Contenido:

-           Se elaboran tarjetas con una interrogante sobre cada uno de los siguientes principios que caracterizan a este programa de la lectura: historicidad, objetividad, contextualización, cientificidad, diversidad de acciones, condicionamiento económico del uso social del libro, jerarquización de la participación responsable, escalonamiento de acciones e interdisciplinariedad.

-           Se forman 3 equipos que valoran el contenido de cada principio, que se distribuyen y se les orienta que en plenaria, pongan ejemplos de acciones para desarrollar la promoción de la lectura aplicando estos principios.

-           Una vez desarrollada la reflexión, donde ponen los ejemplos de acuerdo a los principios que abordó cada equipo, se forman nuevos equipos para que en el próximo taller, traigan elaborado un plan de acciones de acuerdo a un contexto especifico que puede ser: una escuela, el barrio, una institución cultural.

Técnica: La tarjeta preguntona.

Medio: Tarjetas.

Evaluación: Redactar un párrafo sobre  la enseñanza que les dejó la lectura de “Carta al hombre del campo” de José Martí.

Taller No.8.

Tema: Elaboración de acciones para la promoción de la lectura.

Objetivo: Diseñar acciones de promoción de la lectura de acuerdo a comunidades específicas, en función de objetivos y exigencias determinadas.

Contenido:

-           Se dibuja un armario en la pizarra con cuatro gavetas y se explica que en ellas se guarda lo que tiene determinado valor y se abren y se cierran en dependencia de las necesidades y motivos. Para el análisis que se hará con las propuestas que trae cada equipo, cada gaveta representa acciones diferentes.

-           A cada equipo se le entrega una de las cuatro gavetas, con los siguientes enunciados: acciones a preservar, a modificar, a eliminar y nuevas acciones.

-           Presentación de los equipos según los contextos seleccionados para la elaboración de las acciones.

-           Cada equipo presenta su plan y el resto de los participantes valoran el mismo.

-           Un registrador elabora una relatoría, visible para todos, donde destaque las acciones que coinciden y diferencien a cada equipo.

-           Se somete a valoración general el plan elaborado por el grupo.

-           Se estimula a cada equipo de acuerdo a su participación y creatividad.

Técnica: Abrir las gavetas.

Medio: Pizarra, tiza, borrador.

Evaluación: Relatoría de cada equipo.

Impacto de las actividades.

Los talleres causaron gran impacto en los estudiantes/lectores, teniendo gran aceptación, con ellos se desarrolló la habilidad  entender pues logran responder preguntas formuladas, son capaces de determinar la significación literal de los textos utilizados en cada actividad, logran determinar la significación expresada en sentido e ideas. Además desarrollan la comprensión, ya que  los estudiantes fueron capaces de captar el significado, el sentido y el contenido complementario; también se desarrolló la habilidad interpretar pues supieron formarse una opinión, seleccionar ideas centrales, deducir conclusiones, producir resultados, deducir el espacio sociocultural del texto. Se pudo  comprobar que los estudiantes visitan las bibliotecas y otros espacios para adquirir diversidad de textos que le sirven para realizar una buena lectura en sus hogares y donde quiera que se encuentren pudimos valorar que su mayor impacto fue que desarrolló en ellos las habilidades lectoras y el hábito por la lectura de cualquier tema, esto contribuyó a la formación de la personalidad de los estudiantes fortaleciendo los valores como: la solidaridad, el compañerismo, la unidad, el sentido de la responsabilidad, la honradez, cortesía, respeto, laboriosidad, sentido de la crítica, de igual manera se transformaron los rasgos negativos de su personalidad, tales como: arrogancia, individualismo, irresponsabilidad, subvaloración y sobrevaloración, lo que le permitió crear patrones de conducta más elevados, a esta transformación se le puede sumar la preferencia por el trabajo en equipos o grupal, las motivaciones adquiridas por el carácter dinámico participativo de la lectura influyó positivamente en la transformación del entorno y en el fortalecimiento de una conducta ética revolucionaria.

2.4 Comprobación de la efectividad de la aplicación de los talleres para  perfeccionar la lectura en estudiantes universitarios en las clases de Literatura en el 3er año segundo semestre de la carrera de Estudio Socioculturales

Este capítulo contiene un diagnóstico preliminar de la muestra seleccionada tomando como base los indicadores adoptados, el cual permitió la modelación de las actividades en forma de talleres propuestas  para resolver las insuficiencias detectadas en dicho diagnóstico, luego refleja la constatación de la efectividad de las mismas a partir del diagnóstico final, (anexos: VII, XII , XXIII, XXIV, XXV).

Las  formas  o enfoques de aprendizajes en los últimos tiempos han adquirido una gran variedad en correspondencia con la diversidad de sujetos que aprenden, quienes se han  desarrollado en múltiples medios socioculturales (escuela, hogar y comunidad) teniendo  por tanto experiencias diversas que atendiendo a las consideraciones de Vigotsky en su enfoque histórico cultural, va a estar determinado su desarrollo de asimilación de la cultura material y espiritual creadas por las generaciones precedentes.

Partiendo de estos postulados se hace necesario diseñar un sistema de actividades que basados en la Psicología que no constituyan elementos aislados que se incorporen luego a la actividad, la práctica será la que establezca las modificaciones de esos propósitos y la necesidad de propiciar las condiciones adecuadas para lograrlas, teniendo en cuenta la teoría del desarrollo legada por Vigotsky.

Tuvimos en cuenta como basamento teórico las reflexiones,  criterios y concepciones de los diferentes autores citados con anterioridad en el capítulo  como: García Alzola Ernesto, Romeo Angelina, Álvarez. L, Almaguer B, Brito Isabel, entre otros que han abordado el tema de la lectura, cuyos argumentos asumidos, validamos en el diseño y pusimos en  práctica nuestra  propuesta.

Las actividades que se proponen en esta investigación transitan por momentos esenciales dentro del proceso enseñanza-aprendizaje de las clases de Literatura en la filial universitaria.

Los resultados obtenidos al final de la investigación, resultaron ser significativos en relación con los resultados iniciales,  es un indicador donde  se produjo un desarrollo de las habilidades lectoras, la enseñanza que los estudiantes reciben en la escuela de una u otra manera contribuye al desarrollo de la habilidad leer. Este análisis supone que  el alto rendimiento se ha producido por la acción del proceso pedagógico pero la diferencia se debe a la aplicación de las actividades  empleadas  para el desarrollo de las habilidades lectoras, lo cual demuestra que la acción por la influencia de estas  permitió un desarrollo altamente significativo.

La propuesta de actividades a través de talleres se realiza con el fin de contribuir al desarrollo de la habilidad de lectura en los estudiantes de 3er año en  la carrera de Estudios Socioculturales. Se aplicó y ejecutó en la práctica con estudiantes. Para aplicar la propuesta se toma como muestra 14 estudiantes, de ellos 6 varones y 8 hembras, de edades promedio, poseen características físicas y psicológicas normales, en cuanto al conocimiento se evidenció que existen dificultades con el hábito y las habilidades de lectura en la asignatura Literatura,  5 evaluados de bien y 9 evaluados de regular, la mayor dificultad recae fundamentalmente en problemas de retroceso, silabeo y lectura lenta, de aquí surge el problema profesional con el objetivo de buscar nuevas vías y métodos para dar respuesta a la dificultad que presentan en el desarrollo de la habilidad de lectura.

Una vez que se aplica la prueba final, (anexo: Vll) para diagnosticar al grupo  pudimos establecer una comparación cualitativa y cuantitativa de los resultados y la objetividad de estas actividades a través de talleres realizadas, con el propósito de comprobar su asequibilidad y productividad para este grupo de estudiantes donde se puso en práctica.

Al realizar una valoración de los indicadores diseñados para la evaluación y control de la calidad de la propuesta, se alcanzan de forma cualitativa y  cuantitativa los siguientes resultados.

En el primer indicador de 14 estudiantes 13 alcanzaron resultados significativos pues de ellos, 10 se ubicaron en el nivel alto,  para un 71.4%, tres en el medio, que representa un 21.4% y uno quedó en el bajo, para un 7.2%. Entre los principales logros en este indicador están: que los estudiantes lograron motivarse por la lectura, son capaces de estudiar y de asimilar los contenidos dados.

En el indicador  2, comprender  de 14 estudiantes,  9 lograron resultados positivos para un 64.2 % al ubicarse en el nivel alto, 4 en el nivel  medio, que representa el  28.5% y uno solo quedó en el nivel bajo para un 7.2%, observándose que realizan la debida lectura.

En el indicador  3,  interpretar se pudo comprobar que de los 14, 10  se ubicaron en el nivel alto para un 71.4%, tres en el nivel  medio, para un 21.4% y  un estudiante en nivel bajo que representa un 7.2%, logrando que los estudiantes pudieran dar su propia valoración sobre el texto seleccionado, (anexos: IX, X, XI).

Para la validación de esta investigación fue necesaria la aplicación de técnicas e  instrumentos para el control y evaluación de la habilidad. Para la selección de las obras que se trabajan en cada una de las actividades,  se tuvo en cuenta que en cada una de ellas hubiera un mensaje educativo, y esto contribuyó a la enseñanza-aprendizaje de la lectura, pero también ayudó a  que los estudiantes se sintieran motivados, atraídos por el deseo de aprender.

Ya que fueron capaces de comprobar la precisión de sus respuestas vieron las actividades como algo interesante y no como una obligación, sintieron la necesidad de estudiar y profundizar en otros textos y de manera espontánea el deseo de emplear el diccionario, compartiendo lo aprendido con sus compañeros de aula, con la  familia y el profesor, mejoraron la calidad y variedad de los textos escritos y disminuyeron considerablemente los errores ortográficos. Participaron en concurso donde resultaron ganadores varios estudiantes a nivel de centro y  a  otros niveles.

Las actividades desarrolladas posibilitaron la sensibilidad y la inteligencia de este grupo de estudiantes,  se transforma su comportamiento también de manera positiva, en el aula, en la escuela y en la comunidad, se sienten motivados por aprender en todas las asignaturas y han elevado su nivel de conocimiento no sólo en Literatura, sino en todas las asignaturas de la carrera.

Se han fortalecido los valores como  la solidaridad, el compañerismo, la unidad, el sentido de la responsabilidad, la honradez, cortesía, respeto, laboriosidad, sentido de la crítica, a esta transformación se le puede sumar la preferencia por el trabajo en equipos o grupal, donde cada uno de ellos fue protagonista de su aprendizaje al interactuar en la realización de las actividades.

Después de conocer estas opiniones se considera que los profesores deben trabajar dentro de su clase de Literatura variadas estrategias y procedimientos que contribuyan a la habilidad de la lectura.

Se confeccionó un gráfico comparativo, (anexo: XII-A) donde se plasman los resultados de la prueba inicial y final para fundamentar los avances obtenidos,  la veracidad de esta investigación y se ofrecen los datos porcentuales.

Solamente el 7.1%, representado en un estudiante no ha logrado alcanzar un buen resultado , aunque se encuentra en mejores condiciones que en el estado inicial, y se continúa trabajando con las dificultades que no ha podido vencer  para nivelarlo e incorporarlo al resto del grupo, ya en los momentos actuales trabaja con mayor independencia, responde algunas preguntas relacionadas con la lectura, puede compartir con los demás estudiantes los contenidos, se siente a gusto trabajando en equipo con sus compañeros. Los 5 estudiantes de nivel medio que representa el 35.7 % del grupo recibe un tratamiento diferenciado para en el más breve período de tiempo se incorporen al nivel alto con el resto de sus compañeros.

Estas actividades puestas en práctica constituyen una vía para lograr potenciar los conocimientos acerca de la lectura en los estudiantes, lo antes expuesto quedó demostrado en la comprobación  de la propuesta, la cual permitió afirmar  que el objetivo de esta investigación ha sido cumplido.

Estas evidencias corroboran que las actividades docentes desarrollan las habilidades lectoras, pero no de la misma manera que si se aplican para la enseñanza – aprendizaje de la lectura. En síntesis durante el año de experimentación se entrenaron los estudiantes en técnicas, procedimientos, habilidades del sistema y métodos generales de decodificación de textos, para el desarrollo de las actividades sustentadas en las tres operaciones generalizadas propuestas. Se le concedió una extraordinaria importancia al trabajo en equipos en la  solución de tareas complejas, así como a la discusión colectiva de dichas tareas.

Independientemente de los resultados cuantitativos alcanzados en  la ejecución  del experimento descrito, a partir del control individualizado, por equipos y grupal realizado por el profesor en el desarrollo del curso, se pudo apreciar  que:

- Se incrementó el interés por la asignatura, en tanto los estudiantes acometieron con gran entusiasmo las tareas asignadas durante el desarrollo del curso.

- En su generalidad los estudiantes se esforzaron en la realización del análisis de los textos planteados y emplearon las estrategias adecuadas para lograr el objetivo propuesto.

- En el proceso de decodificación de los diferentes textos asignados fue significativa la gran variedad de vías empleadas, lo cual se corrobora en la discusión colectiva de las soluciones halladas y el control individualizado, esto contribuyó a afianzar las posiciones asumidas por diferentes estudiantes  en su   independencia cognoscitiva.

- Así como en la esfera cognitiva, la aplicación de estas actividades permitió la potencialización de la zona de desarrollo próximo de los estudiantes; fomentando en ello patrones de raciocinio, que le sirvieron de estímulo a su pensamientos y facilitó el desarrollo de la habilidad leer que les permitió prepararse no en la lectura de un determinado tipo de texto sino que con ella se desarrollaron las habilidades necesarias para enfrentarse a cualquier tipo de texto en un sistema lingüístico común entre el emisor y el receptor.

- El trabajo en equipo contribuyó a fomentar el colectivismo en los estudiantes y la perseverancia en la búsqueda de nuevas soluciones. También se aprecia en el fortalecimiento en los valores morales.

- En la esfera afectiva, las actividades contribuyeron a la creación de unidades subjetivas del desarrollo. Contribuyendo no solo al desarrollo de la habilidad leer, sino también a las  habilidades de expresión oral y escrita que les permitió hacer un uso de la lengua más correcto, culto y expresivo. Lo anteriormente expresado se evidenció no solo en el aula, sino también  en el centro docente, con la familia, en la comunidad, en fin en la sociedad. Un número considerable de estudiantes  transformó rasgos negativos de su personalidad, tales como: arrogancia, individualismo, irresponsabilidad, subvaloración y sobrevaloración, lo que le permitió crear patrones de conducta más elevados.

Con la aplicación de estas actividades a través de talleres le permitió a los estudiantes en su interacción con el texto que expresen no solo lo que el emisor codificó, sino también por qué y para qué lo codificó. De ahí, que se facilitara la discusión, la comunicación, generalización de conceptos, la expresión de suposiciones y la aplicación de los conocimientos adquiridos a nuevas situaciones. Las referidas actividades  les otorgaron  a los estudiantes el rol protagónico, esto les facilitó que expresaran sus contradicciones, ante situaciones cambiantes; lo que les permitió elevaran la autoestima y  desarrollaran la personalidad individual de cada uno  en este intercambio vivo con la realidad. Se logró un desarrollo alto de la habilidad leer  en un número considerable de estudiantes, los que demostraron competencia y variedad en las vías de decodificación empleadas. Resulta significativo que ningún estudiante descendió de categoría en el desarrollo de la habilidad.

Como se evidencia a partir de los resultados aquí expuestos, las actividades desarrolladas en el grupo tiene saldos favorables en el sentido del incremento cuantitativo y del desarrollo cualitativo de conocimientos, habilidades y hábitos con fines didácticos. Los resultados estadísticos que aquí se obtuvieron demuestran un incremento significativo en todos los indicadores, tanto en las comparaciones, como en la prueba inicial y final, (anexo: XII, XII-A).

La muestra introductora de la propuesta, también  ha transformado su modo de realizar  la labor docente y educativa, como resultado de la profundización  en una amplia bibliografía  que fue necesario consultar para ampliar sus conocimientos sobre la temática que se investiga y que  sitúa a los profesores en mejores condiciones para desarrollar un proceso de enseñanza-aprendizaje con nuevos enfoques, por tener una preparación científica y metodológica al nivel que necesitan nuestros estudiantes, que le posibilita impartir clases desarrolladoras, para lograr un aprendizaje creativo.

Conclusiones del capítulo

En cada una de las actividades a través de talleres,  se comprobó la importancia que tiene el dominio y la aplicación por parte del docente de las estrategias y procedimientos como vías para que los estudiantes lleguen a la aplicación de la lectura. Los estudiantes cuando trabajan de forma sistemática con las actividades planificadas cumplen  con el  objetivo de interiorizar y son capaces de implicarse en el conocimiento, por tanto son verdaderos protagonistas del aprendizaje.

La efectividad de la propuesta estuvo dada en la aplicación de una variedad de actividades a través  de talleres para los estudiantes,  que  se convirtieron en sistemas de trabajo a la hora de interactuar con la lectura, y esto contribuyó en su desarrollo.

 

CONCLUSIONES

-El estudio de la lectura en  las clases de Literatura constituye una condición necesaria para el desarrollo de otras habilidades de este proceso y para la formación de una cultura general integral en los estudiantes.

-El  proceso  de  enseñanza-aprendizaje  de la lectura  desde las clases de Literatura exige de la crítica de los programas de la disciplina en la carrera donde se imparte la asignatura, el análisis del concepto  de lectura y las operaciones  lectoras   que conducen a la habilidad  leer.

-La confección  de esta propuesta de actividades a través de talleres aportó los resultados para  que en la enseñanza-aprendizaje de la lectura se tuviera  en cuenta la estructuración de la habilidad leer, las  operaciones generalizadas entender, comprender e interpretar, las diferencias que existen en la lectura  como medio y como habilidad.

-La comprobación de esta propuesta de actividades posibilitó que las operaciones generalizadas se utilizaran y aportaran conocimientos  e hicieran que la lectura se convirtiera en un medio de estimulación del intelecto del estudiante.  

 

RECOMENDACIONES

-Generalizar  este trabajo a las carreras que impartan la asignatura de Literatura en las restantes filiales universitarias de la provincia. Adecuarlo y ponerlo en práctica en otras enseñanzas teniendo en cuenta sus especificidades.

 

BIBLIOGRAFÍA

-    Acosta, R. Metodología comunicativa para el inglés en 5to grado. Resumen de la Tesis en Opción al grado de Doctor en CP. Pinar del Río, enero de 1991.

-    Alfonso, M. La lectura y su promoción. Centro de información para la educación. Folleto: 2, mayo  del 2001.

-    Álvarez, Álvarez, L. La lectura ¿Pasividad o Dinamismo? En Educación, La Habana, 1996.

-    Álvarez de Zayas, C. Metodología de la Investigación Científica. Soporte Electrónico. 2001.

-    Almaguer, L.B. Didáctica de la lectura. ENS. Universidad Estatal de Haití. Pourt Prance, 2002.

-    Antonini, M. y Pino, J. Modelos del proceso de lectura, descripción, evaluación e implicaciones pedagógicas. Comprensión de la lectura y acción docente. Editorial Pirámide. Madrid, 1991.

-    Arias, Georgina; Hablemos sobre la comprensión de la lectura. Carta al maestro # 7. L Pueblo y Educación. La Habana, (2003).

-    Arias, Georgina: Leer antes de leer. Revista Ed. # 100, La Habana Sep-Dic.

-    Blanco, P. Antonio y Otros: Filosofía de la Educación. Edit. Pueblo y Edu. La Habana, 2003.

-    Brito Robles, Isabel. Propuesta de acciones didácticas para perfeccionar la enseñanza-aprendizaje de la lectura a través de la clase de Lengua Materna y comunicación. ISP Pepito Tey. 2002

-    Castellano S, Doris y Otros: Aprender y enseñar en la escuela. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 2001.

-    Castro Ruz, Fidel. Discurso pronunciado en la Graduación del primer curso de Maestros Emergentes. Empresa Gráfica. La Habana, 2001.

-    Cruzata M, Alejandro. Estrategia didáctica para el tratamiento  a la competencia literaria. Percepción y Producción crítica de textos literarios en la Educación Preuniversitaria. ISP. Enrique José Varona. Habana, 2001.

-    Cuarto Seminario Nacional para Educadores. Ministerio de Educación. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 2003.

-    Colectivo de Autores: Para ti maestro. Edit Pueblo y Educación. La Habana, 2005.

-    Danilov y Skatkin. Didáctica de la escuela nueva. 1978.

-    Danilov, V. La enseñanza escolar y el desarrollo psíquico. Editorial Progreso. Moscú, 1988.

-    De Melo, M.J. Formación del lector crítico en la enseñanza primaria desde primero hasta el cuarto grado. Tesis de Maestría. Labao UEMA. Brasil, 1999.

-    Dubois, M.E. Interrogantes sobre la comprensión lectora en RIDECAP, año 6 número 14, Lima, 1986.

-    García B, Gilberto: Compendio de Pedagogía. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2001.

-    García A, Ernesto: Lengua y Literatura. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 1971.

-    García P, Delfina: Didáctica del Idioma Español, Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 1975.

-    García P, Delfina. La enseñanza de la Lengua Materna en la Escuela Primaria. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 1995 (2 Tomos)

-    Gayoso S, Noemí. Hablemos de la lectura. Carta al maestro. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2003.

-    Gayaso Suárez, N. y Arias Leyva, G. ¿Cómo mejorar la lectura de mis alumnos? Editora Osvaldo Sánchez. La Habana, 1990.

-    Ginoris Quesada, Oscar. Fundamentos didácticos de la Educación Superior Cubana: Selección de lecturas. La Habana: Editorial Félix Varela, 2009.

-    González Rey, F. Comunicación, personalidad y desarrollo. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1995.

-    González S. Comprensión lectora. Zona educativa. 1998.

-    González M, Viviana: Psicología para Educadores. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2001.

-    Gray W. La enseñanza de la lectura y escritura. UNESCO, 1958.

-    Gross G, Elida: Textos y abordajes. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 1999.

-    Grau R. Estratégias de lectura. Revista anual número 59, 1997.

-    Henríquez H, Camila: Invitación a la lectura. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 1999.

-    Konstantinov F. Fundamentos de la Filosofía marxista. Parte 1. Materialismo Dialéctico. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1984.

-    Labarre G. y Valdivia G. Pedagogía. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1988.

-    Leontiniev AA. Actividad, Conciencia y Personalidad. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1980.

-    Material para la Mención Ciencias de la Educación. Módulo I, Fundamentos de la Investigación Educativa. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2005. (1 parte)

-    Material para la Mención Ciencias de la Educación. Módulo I, Fundamentos de la Investigación Educativa. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2005. (2 parte)

-    Material para la Mención Ciencias de la Educación. Módulo II, Fundamentos de la Investigación Educativa. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2006. (2 Tomos)

-    Material para la Mención Ciencias de la Educación. Módulo III, Fundamentos de la Investigación Educativa. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2007. (Tomo3)

-    Mañalich S, Rosario Taller de la palabra. Ed Pueblo y Edu, La Habana, 1999.

-    Montejo M. Metodología para la corrección de fallos diferenciados en la comprensión de lectura. Tesis para optar por el título de Máster en Ciencias de la Educación Superior. Universidad de Camagüey, 1996.

-    Montaño C, Juan C: La Literatura desde – y -  para la escuela. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2006.

-    Octavo Seminario Nacional para Educadores. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2007.

-    Primer Seminario Nacional para Educadores. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2000.

-    Quinto Seminario Nacional para Educadores. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2004.

-    Rodríguez P, Leticia. Español para Todos, nuevos temas y definiciones. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2003. (2 parte)

-    Romeo E, Angelina: Teoría y práctica del análisis del discurso, su aplicación en la enseñanza. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2003.

-    Romeo E, Angelina: Aplicación del enfoque comunicativo en la escuela media: Comprensión y análisis de texto. Material Mimeografiado. 2002.

-    Ruíz, Ariel: Metodología de la Investigación Educativa. Material Básico de la Maestría. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2005.

-    Rubinstein, SI. El desarrollo de la psicología. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1979.

-    Ruffinelli R. Comprensión de la lectura. Ediciones Trillas. México, 1984.

-    Santiesteban N E ¿Comprensión lectora o determinación de la significación textual? Artículo aprobado para editar por CCP. Las Tunas. Enero, 2002.

-    Santiesteban N E. La medición de las habilidades lectoras. Articulo aprobado para editar por CPP. Las Tunas, 2002.

-    Santiesteban N E. El desarrollo dinámico de la Habilidad Invariante lectora en el duodécimo grado. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en C.P. Las Tunas, 2003.

-    Santiesteban N E. La enseñanza de la lectura. Artículo aprobado para editar CCP. Las Tunas. 2002.

-    Santiesteban N E. La concepción didáctica-dinámica-participativa para la enseñanza de la lectura. Mínimo Candidato en Pedagogía. ICCP. Camagüey. 2001.

-    Santiesteban N E. Metodologías diferenciadas para la enseñanza de la lectura. Congreso Pedagogía 2003. Las Tunas, 2002.

-    Savin, N V. Pedagogía. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1982.

-    Segundo Seminario Nacional para Educadores. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2001.

-    Segura, María E: El tratamiento a la diversidad. Material Básico de la Maestría. Módulo III. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2006. (Tomo I)

-    Sexto Seminario Nacional para Educadores. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2006.

-    Sole, Isabel. Estrategia de lectura. Ed. I Graó. España, 2000.

-    Smith F. Para darle sentido a la lectura-aprendizaje. Misor. Fagar3. Madrid s/f.

-    Solé J. De la lectura al aprendizaje. Revista Signo número 2. España. Madrid, 1997.b)

-    Talizina NF. Psicología de la enseñanza. Editorial Progreso. Moscú, 1988.

-    Tabloide Universidad para Todos: El Arte de leer. Seminario de Apreciación Literaria. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2003.

-    Tercer Seminario Nacional para Educadores. Ed. Pueblo y Educación. La Habana, 2002.

-    Valledor E, Fernando R: Temas de la Metodología de la Investigación Educacional. Las Tunas, 2005.

-    Vigotsky L. El proceso de formación de la psicología marxista. Editorial Progreso, 1989.

-    Vigotsky L. Pensamiento y lenguaje. Editorial Pueblo y Educación. La Habana, 1982.

-    Yarnoz de Rodríguez M y Rojas F. El conocimiento previo en la comprensión de la lectura. Agosto 16, 1992.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Téllez Carralero, Adriana y Guerrero Vidal, Aleida: "Actividades para contribuir a perfeccionar la lectura en estudiantes universitarios en las clases de literatura" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, agosto 2014, en http://atlante.eumed.net/perfeccionar-lectura/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.