LA MEDIACIÓN EN LA LABOR EDUCATIVA DEL MAESTRO PRIMARIO

Resumen
Los cambios ocurridos en la sociedad cubana en la última década han provocado contradicciones sociales que hoy se encuentran estrechamente ligada a la transformación económicas, políticas, espirituales y sociales de las instituciones escolares, ya que son escenario del proceso de socialización que ha de propiciar la formación socio cultural, armónica e integral de los niños y niñas en correspondencia con su vida práctica y su realidad, conjugando las necesidades e intereses individuales y de la sociedad en función de su formación ciudadana. En la dirección del proceso educativo del maestro primario emergen con relativa frecuencia dificultades en las relaciones interpersonales, en la convivencia y comunicación entre los escolares, comprobándose en la práctica educativa insuficiencias en la labor educativa por el grado de no pertinencia que tienen las acciones educativas y la calidad de las interacciones como elementos sustanciales, en el manejo apropiado de los conflictos. El presente trabajo brinda reflexiones teóricas para el desarrollo exitoso de la labor educativa, acciones para la mediación en la labor educativa del maestro, que para nada son recetas, porque consideramos se debe en cada caso realizar un análisis previo de cada situación en el orden contextual sobre la realidad educativa de la escuela cubana actual.
Palabras Claves: conflictos, escolares, maestro, primario, mediación

Summary
The changes happened in the Cuban society in the last decade have provoked social contradictions that today is closely bound to the economic, political, spiritual and social transformation of the school institutions, since they are scenario of the socialization process that must propitiate the formation cultural partner, harmonica and integral of the children and girls in correspondence with its practical life and its reality, conjugating the necessities and individual interests and of the society in function of its civic formation. In the address of the primary teacher’s educational process they emerge with relative frequency difficulties in the interpersonal relationships, in the coexistence and communication among the students, being proven in the practice educational inadequacies in the educational work for the non-relevancy grade that you/they have the educational actions and the quality of the interactions like substantial elements, in the appropriate handling of the conflicts. The present work offers theoretical reflections for the successful development of the educational work, work for the mediation in the teacher’s educational work that stops anything they are recipes, because we consider it owes himself in each case to carry out a previous analysis of each situation in the contextual order about the educational reality of the Cuban current school.
Key Words: conflicts, school, teacher, primary, mediation

INTRODUCCIÓN

El desarrollo sostenido en Cuba tiene como centro al ser humano donde la ciencia, la tecnología, la educación y la cultura están al servicio de una mejor calidad de vida individual y social, en tanto desempeñan un papel de primer orden en los procesos de cambios económicos, políticos y sociales que vive el país. En consecuencia se requiere del vínculo intensivo y sistemático de la ciencia, la técnica y la cultura en la sociedad.

Se ha logrado elevar la calidad en cuanto a los resultados obtenidos en las transformaciones educacionales y la novedad del nuevo modelo profesional imponen ciencia y conciencia en su formación, la necesidad de una nueva visión que incluya una cultura general integral en la que los conocimientos, hábitos, capacidades y sentimientos puedan servir de modelo de actuación de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Por consiguiente, se impone la superación de las dificultades que se han presentado en la dirección del  proceso educativo y que al acumularse e interactuar con las condiciones de los cambios sociales referidos han traído como consecuencia manifestaciones diversas y negativas en la conducta de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, así como en el modo de actuación de los profesionales de la educación para lograr el fin de la misma.

La Educación Primaria, reclama de un nuevo estilo de trabajo del maestro y de la escuela, donde se tenga en cuenta la diversidad y la individualidad de cada niño o niña y se obtengan  resultados superiores en  la labor educativa.

La importancia de la labor educativa de  la escuela radica no solo en su propia acción con los escolares, sino en la coordinación de la acción con el resto de los agentes socializadores del proceso educativo, principalmente la familia y la comunidad, de modo que se logre una mayor coherencia en los modelos y formas de actuar que llegan a estos, para contribuir exitosamente a su inserción social actual y futura.

El presente trabajo tiene como propósito reflexionar acerca de la necesidad de perfeccionar la labor educativa del maestro, a partir de algunas consideraciones importantes acerca de los conflictos escolares en el marco educativo y la utilización eficientemente  de la mediación en  la labor educativa del maestro primario.

Desarrollo

  1. 1. GENERALIDADES

Desde la perspectiva de las Ciencias de la Educación en Cuba y en unidad con el carácter humanista de las Ciencias Sociales, la educación reflejan un problema social notable que se manifiesta en la creciente diferencia entre los niveles de educación alcanzados a escala social y los resultados educativos, actitudes, y conductas en el plano individual de niños y niñas, siendo esto una expresión de la relación que se establece entre individuo y la sociedad.

La relación de significación entre los distintos procesos o acontecimientos de la vida social y las necesidades e intereses de la sociedad adquiere una u otra significación social, y en tal sentido, un valor positivo o un valor negativo. Podemos explicar el significado que tiene entonces las situaciones  de conflictos que se dan en el marco de la dirección del proceso educativo donde el maestro primario evidencia insuficiencias en la labor educativa que realiza.

Por la no  pertinencia que tienen las acciones educativas que emprende con sus escolares y el tipo de vínculo que logra establecer con ellos en contextos escolares y extraescolares  para favorecer la comunicación y la calidad de las interacciones como elementos sustanciales en el manejo apropiado de los conflictos. En ocasiones muestran falta de tiempo y escasez de recursos para el manejo de conflictos en el aula de manera constructiva. A veces no se visualiza el conflicto, pues se valora como normal las relaciones de comunicación inadecuadas entre los alumnos en lugar de determinar las causas y las vías de solución.

Lo antes expuesto evidencia la existencia de elementos contradictorios en relación con el desempeño  del maestro primario que se manifiestan entre el enfoque integral y continuo de la formación del profesional y el carácter espontáneo de la labor educativa que realiza  el docente en la dirección sociopedagógica del mismo.

El ser humano tiene una naturaleza con vivencial pero ello no niega que las relaciones sociales puedan deteriorarse en otras palabras, de la misma coexistencia emergen de manera inherente los conflictos en las relaciones humanas que se producen en el ámbito escolar.

2. CONSIDERACIONES TEÓRICAS SOBRE LOS CONFLICTOS.

En la actualidad los conflictos se han convertido en  una preocupación  constante de investigadores de  diferentes  contextos sociales, jurídicos, culturales, económicos, políticos y por algunos profesionales  de la  educación como psicólogos, pedagogos de diferentes países, que han ofrecido  disímiles aportes teóricos y prácticos desde las diversas  realidades educativas.

En la literatura especializada se utilizan diferentes  términos  para definir el conflicto podemos encontrar: agresividad, violencia, intimidación, Bullying, vandalismo, conductas antisociales, conductas disruptivas, problemas de convivencia, trastorno del comportamiento, etc.

Desde diferentes posiciones valoran el conflicto Schnuck y Schnuck, (1983), Ovejero (1989); Martínez- Otero (2001), Beltrán (2002), expresan el incremento de los conflictos escolares y reconocen la pluricausalidad del fenómeno y destacan una serie de factores internos y externos del ámbito escolar.

Tomás Folch, Marina y Xavier Gimero Soria (1993); Álvarez Fdez., Manuel (1993); Cortina, Adela (1997); Funes Lapponi y Damián Saint Mezard (2001); José, Antonio (2007), entre otros, coinciden en la situación de enfrentamiento entre dos  o más personas que defienden ideas, interés o posturas totalmente opuestas.

Según Vázquez (2001) el conflicto también presenta un carácter imprevisible, pues resulta muy difícil poder prever el momento en el que aparecerá un nuevo conflicto, la gravedad del mismo, los cambios cualitativos y los efectos traumáticos que originará el conflicto a las personas implicadas, etc.

En Cuba se destaca las investigaciones de Fuentes Ávila, Mara (2000).la cual significa que  la realidad de la escuela primaria cubana es muy diferente a la de otros países y describe el conflicto como  un producto social, como consecuencia natural de la interacción humana,  como un proceso interactivo particular que se de en un contexto determinado, en el cual los eventos y las comprensiones constantemente se reestructuran y reinterpretan el pasado, el presente y el futuro.

Así: “Toda relación social contiene elementos de conflicto, desacuerdos e intereses opuestos. La escuela es una organización y como tal su funcionamiento no puede ser entendido sin considerar la significación del conflicto” (Ovejero, 1989, p. 271), reconoce el incremento de conflictos escolares, reconoce la pluricausalidad del fenómeno y destacan una combinación de factores internos y externos en el ámbito escolar.

En realidad  el conflicto crea tensión, ansiedad y molestia, pero estos sentimientos en sí mismos no siempre son malos. Pueden proporcionar el tire y afloje necesario para el desarrollo y el crecimiento. Creemos que el conflicto en el aula puede proporcionar una tensión creativa que sirva para inspirar la solución de problemas y para motivar la mejora del rendimiento individual o grupal… constituye un paso necesario hacia el aprendizaje personal y hacia el proceso de cambio (Schnuck y Schnuck, 1983, en Ovejero, 1989, p. 274).

Por otra parte existen  enfoques educativos que revelan diferentes formas de asumir los conflictos. Algunos asumen el conflicto desde una visión mágica y fatalista, evaden y encubren la situación conflictiva con expresiones tales como: “la vida es así”. Otros invisibilizan el conflicto desde la norma. Entendiendo por invisibilazación como la fuerza que lleva a los sujetos, grupos e instituciones de ocultar procesos, acciones, pensamientos, el encubrimiento de intenciones, decisiones y de situaciones empleando camuflaje y simulaciones.

En este caso la norma impide que sea develado el conflicto restándole poder a los sujetos para actuar sobre él mismo, reprimiéndoles si es preciso.

Otros enfoques asumen el conflicto por la aspiración de construir conocimientos para la vida, de satisfacer necesidades, develando y resolviendo los conflictos a través de modelos de convivencia, de interacción y de comunicación pertinentes a la cultura, que los hacen negociables y modificables, exigiendo en las prácticas sociales educativas de personas con capacidades para ello. En esta misma alternativa hay quienes hacen visible y resuelven el conflicto desde la norma, desde los acuerdos establecidos, conveniados y consensuados. Los sujetos actúan de acuerdo a lo pactado, al convenio o contrato estipulado entre las partes implicadas en el conflicto.

Por todo lo antes expuesto se  asume que el conflicto es  una situación de enfrentamiento entre dos o más personas, es inherente al ser humano, está presente en  las relaciones interpersonales, en la convivencia, y la comunicación, tiene carácter imprevisible, es un fenómeno pluricausal, puede ser negativo con oportunidades de aprendizajes, y al mismo tiempo contribuir al desarrollo, tiene un surgimiento, un desarrollo y un desenlace y se da en un contexto determinado.

  1. 3. ORIGEN,  NATURALEZA Y TIPOS DE CONFLICTOS.

La comprensión del conflicto desde una perspectiva psicosocial conduce a estudiar al conflicto en sí mismo, su origen y etapas, así como tener en cuenta el grupo y la organización en que tiene lugar. “Los estudios revisados muestran que las características estructurales de una organización son elementos importantes a la hora de explicar la frecuencia, tipo o intensidad de los conflictos organizacionales”. (Peiró, 1985, vol. II, p. 498) en Ovejero, (1989)

Según la naturaleza de las investigaciones se describen numerosas formas o manifestaciones de representar el origen, naturaleza y tipos de conflictos, a partir de diferentes contextos sociales.

De acuerdo con las valoraciones de (Puard, Ch, 2002)   el conflicto tiene su origen por: diferencias de saberes, creencias, valores, intereses o deseos; por escasez de tiempo, recursos, dinero, poder, espacio o posición y por rivalidad entre personas o grupos, por competencia entre sí.

Deutsch (1974) (citado por M. Fuentes 2001)  hace referencia a que el conflicto es de naturaleza: Intrapersonal (se origina por una persona) Intragrupal (se origina por un grupo), Interpersonal (se origina por   dos o más personas) e Intergrupal (se origina por dos o más personas).

Filley (1989) enumera nueve condiciones que posibilitan la aparición del conflicto:

1. Jurisdicciones ambiguas. Cuando dos partes tienen responsabilidades relacionadas, sin que aparezcan claramente delimitados los límites entre ambas, hay grandes posibilidades de que aparezcan situaciones de conflicto.

2. Conflicto de interés. Esta situación está asociada a formas de evaluación y de proyectarse en relación con asuntos comunes.

3. Barreras de la comunicación. Las barreras en la comunicación, y en general las dificultades asociadas a ella, propician la creación de situaciones conflictivas entre las partes. El grado de conocimiento que una parte tenga de la otra tiene que ver con la aparición de conflictos.

4. Dependencia. Cuando una parte depende de la otra es muy probable que aparezcan situaciones de conflicto.

5. Diferenciación en la organización. Cuando el grado de diferenciación de una organización aumenta, se incrementarán las posibilidades de emergencia de conflictos, ya que la diversidad en los niveles de autoridad puede crear dificultades en la comunicación o disputas jurisdiccionales.

6. Asociación de las partes. Cuando las partes deben tomar decisiones conjuntas, la posibilidad de que surjan conflictos es mayor.

7. Necesidad de consenso. Si el consenso entre las partes es necesario, esto contribuirá a la creación de una posible situación de conflicto.

8. Regulaciones comportamentales. Si los intereses de las partes chocan con el contenido de las regulaciones, es muy probable que la presencia de estos procedimientos conduzca a conflictos.

9. Conflictos previos no resueltos. Todo conflicto previo no resuelto resulta ser un conflicto latente con el cual las partes enfrentan nuevas situaciones. Este hecho favorecerá la aparición de conflictos.

Como el propio Filley reconoció, las condiciones antecedentes no conducen, necesariamente, a la aparición de un conflicto. El desarrollo de un conflicto se presenta desde una dinámica particular donde desempeñan un rol especial factores psicológicos asociados a la percepción que de la situación conflictiva tengan las partes.

El efecto del conflicto puede ser positivo o negativo, según como se le aborde y termine, con posibilidades de ser conducido, transformado y superado por las mismas partes, con o sin ayuda de terceros. Afecta las actitudes y comportamientos de las partes, y como resultado surgen disputas.

Refiere Fuentes Ávila, Mara (2000). Que frente al conflicto, sea cual fuere su naturaleza, hay una multiplicidad de posibilidades de reacción, tanto a nivel individual como colectivo, y se manifiestan las siguientes actitudes según se acepte, evite o niegue el conflicto:

1. Superación. Se reconoce su existencia y hay voluntad de superarlo.

2. Ventaja. Se reconoce su existencia y se procura sacar provecho de este.

3. Negación. Se evita reconocer su existencia.

4. Evasión. Se reconoce su existencia, pero sin deseos de enfrentarse a él.

5. Acomodación. Se reconoce su existencia, pero se opta por no darle respuesta alguna.

6. Arrogancia. Se reconoce su existencia, pero sin darle una respuesta adecuada.

7. Agresividad. Se combate con una respuesta hostil, violenta.

La elección de una u otra modalidad al inicio del conflicto y los cambios de posición o actitud posterior, determinarán el proceso del conflicto y sus posibilidades de gestión o transformación.

El conflicto es construido por las partes en disputa y tiene un surgimiento, un desarrollo, un desenlace  y va trazando un canal, es decir, crea una pauta de interacción.

En su diagnóstico influyen factores como el contexto físico (dónde y cuándo ocurre), social (quiénes) y de las cuestiones concretas que lo determinan (qué es lo que está en disputa y en qué orden de prioridades).

De igual forma se ha brindado atención a diferentes concepciones sobre los tipos de conflictos. Se coincide en que son ocasionales, situacionales, con historias repetidas, en el tiempo, con cambios de escenarios.

Las apreciaciones de Schmuck y Schnuck (1983) p 276- 281, los conflictos en el ámbito escolar, refiere  cinco tipos de conflictos escolares: Conflictos de procedimiento, de meta, conceptuales, interpersonales y de roles, considerando en éste  las características individuales que dificultan el desempeño del rol pueden ser de tres clases por  carencia de recursos personológico necesarios, baja imagen de sí mismo con relación a las expectativas y por no se ajusta a sus características.

En resumen, ante situaciones de conflicto es fundamental que el maestro asuma la existencia del conflicto para buscar las alternativas para su manejo de forma constructiva. La definición de las causas y la intensidad del conflicto especifican el modo de manejarlo. Las soluciones constructivas de los conflictos mejoran las relaciones interpersonales en el grupo y favorecen el ambiente escolar y el aprendizaje de los alumnos, así como el bienestar emocional de los agentes socializadores.

La educación para el desarrollo integral y armónico  de las nuevas generaciones debe partir de una concepción positiva del conflicto, como proceso lógico que se presenta en cuanto intentamos hacer una tarea común a causa de la diversidad humana.

  1. 4.  ESTADO DE LOS  CONFLICTO EN LA ESCUELA PRIMARIA

En la escuela  primaria cubana del siglo XXI se manifiestan  conflictos con inadecuados comportamientos, no acatamiento del reglamento escolar, desacuerdos de opiniones, de  intereses, malas relaciones interpersonales, insuficiente uso de normas de cortesía, en ocasiones por abuso de poder, de utilizar la fuerza, también por escasez de recursos para la solución de contradicciones entre los grupos de estudiantes, entre otros. Además son  el resultado de la influencia de factores relacionados con su propia organización, con el sistema de trabajo que se emplea o con la personalidad de los estudiantes que en estos participan y se suelen resolver ejerciendo la autoridad, castigando, se tolera, se es indiferente en ocasiones. El maestro  no indaga en  las causas y motivaciones de una agresión o riñas, malos entendidos, por lo tanto se arreglan los incidentes; pero no se resuelven los conflictos, porque sus causas últimas quedan sin revelar.

A partir de estas regularidades se consideran la presencian de  dos  tipos de conflictos. Por  las relaciones inter e intra personales, e inter e intra grupales que se dan en la dinámica del proceso educativo, visto en necesidades individuales y colectivas de confrontación de criterios u opiniones sobre un tema individual o colectivo, existencia de predominio de ideas de líderes ya sean positivos o negativos en el grupo escolar, considerando oportuno explicar además otros criterios que adquieren coincidencia con las manifestaciones de nuestra realidad, al  considerar  que el conflicto puede ser ocasional, situacional, consciente e inconsciente, con historia repetitiva, explícitos e implícitos, con cambio de roles y escenarios, así como las conductas disruptivas que se presentan en el aula y otros contextos escolares.

Los conflictos que se producen en las instituciones escolares son, a menudo, el resultado de la influencia de factores relacionados con su propia organización, con el sistema de trabajo que se emplea o con la personalidad de los individuos que en estos participan.

Se significa que la base personal que existe en todo conflicto hace que este siempre quede mediatizado por las características personales y socioculturales que determinan los comportamientos.

Las diferencias entre las personas se apoyan en rasgos de su personalidad como: introversión-extroversión, seguridad personal, ansia de poder, dependencia, grado de tolerancia a las críticas, flexibilidad. Que originan una percepción diferente de las situaciones personales que desencadenan el conflicto.

Las causas que generan los conflictos son diversas y en su base se encuentran, tanto circunstancias personales como problemas propios de las instituciones. Así como deficiencias que se producen en el proceso de comunicación que se promueve en la institución entre los diferentes factores que intervienen (directivos, trabajadores, estudiantes, la familia, organizaciones, etc.)

  1. 5.  REFLEXIONES IMPORTANTES

Es importante hacer un análisis personológico de cómo se presenta en cada situación de conflicto, el momento,  lugar y tiempo,  dentro o fuera de la escuela, para poder identificar los diferentes factores que se expresan en el contexto escolar, social, comunitario y familiar, que pueden estar presente como puede ser entre otros factores, la  limitada comunicación personal, colectiva o familiar; las relaciones personales entre estudiantes, padres, profesores o agentes de la comunidad; la inadecuada convivencia social, familiar y escolar; su base se encuentran, tanto circunstancias personales como problemas propios de las instituciones.

Es importante que el maestro pueda incidir en la familia y los agentes comprometidos con la socialización de los alumnos para juntos orientar  adecuadamente hacia prácticas sanas de  relaciones interpersonales y realizar el trabajo educativo con un carácter social y activo en el desarrollo de la personalidad de los educandos. Para ello debe superarse constantemente , buscar alternativa de solución, vías, recursos psicológicos que le sirvan para mediar las  situaciones de conflictos escolares.

La autora coincide con los criterios expuestos por los especialistas del Instituto Central Pedagógicas de Cuba. (P. Rico, L. García. A. Valle. M. García. 1996), al plantear que el nivel primario constituye una de las etapas fundamentales en cuanto a la adquisición y desarrollo de potencialidades del niño, tanto en el área intelectual como en la afectivo motivacional y que estas adquisiciones son premisas importantes a consolidar en etapas posteriores.

Dentro de la formación del proceso pedagógico, la actividad y la comunicación constituyen categorías esenciales que manifiestan la producción de conocimientos y de valores, lo que se alcanza con  la utilización de los métodos de enseñanza y de investigación, aspectos muy necesarios en la superación de los maestros de las escuelas primarias.

El Dr. Carlos Álvarez de Zayas  plantea que la Pedagogía es la ciencia que nos permite dirigir científicamente la formación, la educación, la instrucción y el desarrollo de los ciudadanos de una sociedad para alcanzar niveles de calidad y excelencia, en correspondencia con los intereses de esa sociedad.

El proceso de enseñanza-aprendizaje solo puede ser efectivo cuando se fundamenta en el conocimiento de las leyes y regularidades del desarrollo psíquico del hombre, así como de la formación de su personalidad, su moral, sus convicciones, su carácter, y cuando parte de las leyes que rigen la apropiación de los conocimientos, habilidades y destrezas, la formación del pensamiento activo, independiente y el desarrollo de capacidades, intereses e inclinaciones. El descubrimiento de las ‘’potencialidades del desarrollo psíquico’’ posee una importancia crucial para la solución de muchos problemas educativos.

El desarrollo de la ciencia psicológica y pedagógica, ha estado determinado por las demandas de la práctica social, por ello a poco más de un siglo de existencia, la ciencia psicológica es hoy un sistema de disciplinas que se han desarrollado en vinculación con las diferentes esferas de la actividad humana. Estos fundamentos teóricos y prácticos requieren de mayor profundización y mayor tratamiento por los docentes de manera que se constituyan en verdaderas herramientas de trabajo en nuestra práctica educativa.

Las concepciones teóricas que se desarrollan en la actual escuela primaria han sido comprobadas en investigaciones realizadas por el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP) donde se asume el enfoque histórico-cultural de L. S. Vigotsky y sus colaboradores como fundamento teórico y metodológico de la educación en Cuba, el cual se centra en el desarrollo integral de la personalidad, que sin desconocer el componente biológico del individuo, lo concibe como un ser social cuyo desarrollo va a estar determinado por la asimilación de la cultura material y espiritual creada por las generaciones precedentes

La Revolución Educacional que tiene lugar en Cuba y muy especialmente en la Educación Primaria, reclama de un nuevo estilo de trabajo del maestro y de la escuela, están dirigidas a remodelar su funcionamiento para que cumpla con mayor eficiencia el papel socializador que le corresponde. Ante una realidad educativa cada vez más compleja, las técnicas de respuesta tradicionales son a menudo insuficientes. Una de las posibles formas de abordar esta creciente conflictividad es la mediación.

6. ¿QUÉ ES LA MEDIACIÓN?

La mediación es un método para resolver conflictos y disputas. Es un proceso voluntario en el que se ofrece la oportunidad a dos personas en conflicto que se reúnan con una tercera persona neutral, que es el mediador, para hablar de su problema e intentar llegar a un acuerdo. Es un servicio educativo para intervenir en conflictos interpersonales que suceden en la escuela ayudando a que las partes lleguen ellas mismas a un acuerdo. Es entendida además como una comunicación asistida para lograr un acuerdo.

La mediación es normalmente un proceso a corto plazo que, en cierta forma, y con la ayuda de los participantes, trata de aislar temporalmente los problemas en disputa con el objetivo de encontrar opciones, considerar alternativas y llegar a un acuerdo mutuo que se ajuste a sus necesidades.

La mediación está más relacionada con el presente y el futuro que con el pasado, y está más orientada hacia la forma en que las partes pueden resolver el conflicto y crear un plan que a las historias personales.

7. OBJETIVOS DE LA MEDIACIÓN

  • Prestar ayuda en la gestión de conflictos.
  • Ayudar a las partes a crear situaciones razonables y factibles a sus problemas.
  • Modelar conducta para una gestión efectiva de futuras disputas.
  • Ampliar las acciones con relación a los procedimientos formales.

El maestro debe delimitar el objetivo de la mediación a partir de la situación específica y evaluar el contexto para lograr un acuerdo.

8 .PREMISAS   DEL MEDIADOR

Transformar ese conflicto en elemento enriquecedor para las partes requiere que los maestros desarrollen ciertas cualidades y procedimientos para utilizar eficazmente la mediación educativa, por lo que se coincide con las funciones valoradas por Fuentes Ávila Mara. (2001).

• Suministrar información acerca del propósito de la mediación, así como de las reglas que enmarcan el proceso.

• Ayudar a las partes a examinar sus intereses y necesidades. Identificar el rango completo de los problemas.

• Identificar los recursos disponibles para la solución del conflicto.

• Analizar ambas posiciones imparcialmente y facilitar un camino que resulte apropiado para todos.

• Comunicarse con las partes y ayudarlas a comunicarse entre sí, al promover una comunicación abierta y honesta.

• Mantener el control del proceso, de manera tal que las partes no sientan irregularidades, que sientan que han sido escuchadas y entendidas.

• Balancear el poder entre las partes, reducir la tensión y la cólera. Manejar las emociones.

• Lograr el compromiso de mediación, asegurarse de que las partes se sienten responsables del acuerdo tomado y están listas para aceptarlo.

• En caso de no lograrse un acuerdo, referir las partes a otras personas o programas apropiados.

•Ser neutral. Debe tratar de no favorecer a ninguna parte.

•No enjuiciar. No debe permitir que sus opiniones afecten su trato con los participantes.

•Ser buen oyente. Empatizar con las partes y usar técnicas de escucha activa.

•Crear y mantener la confianza para que las partes se sientan a gusto y comprendidas.

•Ser paciente y estar dispuesto a ayudar a las partes.

•Los mediadores han de actuar como controladores del proceso, pero no de los resultados, que quedan en manos de las partes.

9. TIPOS DE MEDIACIÓN

La mediación formal que es estructurada, la realiza un equipo de mediadores y está orientada hacia un acuerdo, la  informal que puede darse espontáneamente, no necesita estructura y no persigue necesariamente un acuerdo. Además de la voluntaria, confidencial que se establece a través del diálogo.

10. PRINCIPIOS DE LA MEDIACIÓN

Es necesario reflexionar sobre los elementos que se constituyen principios en la labor del mediador, que en ocasiones el maestro no utiliza por diferentes causas, escasez de procedimiento, falta de tiempo, indiferencia ante situaciones cotidianas del medio educativo y otras causas.

Se trata de un acto cooperativo, no competitivo, está orientado hacia el futuro, con el fin de mejorar las relaciones presentes, no se da el, Yo gano / Tu pierdes sino que hay dos posibles ganadores, exige honestidad y franqueza, es un proceso voluntario, es creativo

Por lo que para la solución de un conflicto de modo constructivo se han de conocer la posición y las motivaciones del oponente, así como propiciar  una comunicación adecuada, una actitud de confianza entre los alumnos y definir el conflicto como un problema de las partes implicadas.

Las características del ambiente en clase, constituye otro elemento a tener en cuenta, los estilos de dirección del proceso, porque  si es predominantemente cooperativo o competitivo afecta las percepciones, la comunicación, las actitudes y la orientación respecto de la tarea de los alumnos cuando enfrentan situaciones de conflicto.

Por tanto los maestros deben de desarrollar la zona de desarrollo propio durante  el proceso de socialización ya que el alumno  es objeto y sujeto de las relaciones sociales en la medida que asume las normas sociales, costumbres, tradiciones, renueva y las enriquece de acuerdo a su época y condiciones históricos sociales.

Es incuestionable la importancia que el clima escolar tiene para la calidad de la educación. Enseñar a los alumnos a comportarse de manera constructiva y solidaria y a organizarse en la clase, constituye un requisito para poder enseñar y aprender.

11. PROPUESTAS PEDAGÓGICAS PARA LA INTERVENCIÓN

A continuación concebimos algunas reflexiones para el desarrollo exitoso de la labor educativa, la mediación en situaciones  de conflictos, que para nada son recetas, porque  consideramos se debe en cada caso realizar un  análisis previo de cada situación en el orden contextual y persono lógico del contexto de actuación, lo que propiciará el perfeccionamiento del desempeño profesional del maestro primario dirigidas a contrarrestar y prevenir los factores o causas de conflicto en la educación y que tienen la intención de fomentar escenarios claves como marco para el desarrollo de una pedagogía para la convivencia y la paz, vista desde un criterio transformador.

Identificar la conflictividad. (El protagonismo de las partes en la resolución de sus conflictos (identifican sus necesidades, intereses que cumplimenten los objetivos sociales y educativos en su formación); así como determinar el origen del conflicto. (Escolar, social, familiar, personal, institucional); además de sus posibles consecuencias dentro del desarrollo social del sujeto.

Suministrar información acerca del propósito de la mediación, así como de las reglas que enmarcan el proceso.

Emplear el diálogo como alternativa a otras posibles respuestas menos constructivas ante los conflictos que favorezca el desarrollo de relaciones interpersonales y sociales adecuadas, buscar las alternativas de enfrentamientos desde la convivencia, la comunicación y la mediación del conflicto para la intervención educativa, que promueve el desarrollo del sujeto, a partir de establecer una comunicación entre las partes, que cumplimente los objetivos propuestos, potenciando actos cooperativos en las relaciones interpersonales, en el aprendizaje cooperativo, para desarrollar una personalidad sana, estable, transformadora de la realidad social.

Desarrollar habilidades de autorregulación y autocontrol en la toma de decisiones, para resolver situaciones de conflictos en la vida cotidiana, así como actitudes de apertura, comprensión e empatía hacia el otro, aprender a aprender de las situaciones de la vida diaria.

Crear y mantener la confianza para que las partes se sientan a gusto y comprendidas en una posición social definida, estable y asertiva, ser paciente y estar dispuesto a ayudar a las partes.

Educar en valores. Cualquier propuesta para la gestión positiva de los conflictos debe pasar necesariamente por una educación en valores, donde se forme al estudiante en el reconocimiento de la dignidad de toda persona.

Contribuir mediante la estimulación de las cualidades positivas al bienestar afectivo y las relaciones interpersonales como objetivo y como condición necesaria para el aprendizaje. Contemplar diferentes formas de aprendizaje (deductivas e inductivas, verbales e icónicas…), de ritmos, de ideas y experiencias, de estilos de relación. Considerar el contacto con los compañeros del espacio grupal como fuente de aprendizaje. Trabajar la vida interna del grupo: lo relacional, lo afectivo, la autoestima e imagen en los diferentes contextos de interacción universitaria.

12. CONSIDERACIONES FINALES

F   El conflicto es un elemento inevitable en la vida cotidiana, en las relaciones interpersonales, en la convivencia, en la comunicación por lo que se considera importante su atención desde las primeras edades, lo que coloca al maestro primario en un agente socializador indispensable en la labor educativa ante situaciones de conflicto.

F   Las soluciones constructivas de los conflictos mejoran las relaciones interpersonales en el grupo, favorecen el ambiente escolar y el aprendizaje de los alumnos, así como el bienestar emocional de los actores en el contexto escolar, familiar y comunitario.

F   Elevar  la calidad educativa es de gran  actualidad, por  la necesidad apremiante de superación de los maestros primarios para enfrentar las transformaciones de la educación que debe partir de una concepción positiva del conflicto, como proceso lógico que se presenta en cuanto intentamos hacer una tarea común a causa de la diversidad humana.

Bibliografía:

F Álvarez, Carlos. (1996.) Hacia una escuela de excelencia. Editorial Academia, La Habana

F Andreiev, I. (1984).Problemas lógicos del conocimiento científico. Editorial Progreso, Moscú

F Beltrán, J. (2002). Las claves psicológicas de la convivencia escolar. Ponencia. Seminario Convivencia en los centros escolares como factor de calidad, Madrid.

F Colectivo de autores. (1998). Libro de Trabajo del Sociólogo. Editorial Ciencias Sociales, La Habana

F Colectivo de autores. (2000).Compendio de Pedagogía. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de la Habana

F Colectivo de autores. (1998). Psicología para Educadores. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de la Habana

F Colectivo de autores del ICCP-MINED-(1984) Pedagogía. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de la Habana.

F Cortina, Adela.(1997).Resolver conflictos  hacer justicia, Cuaderno de Pedagogía Nº 257, España , Abril

F Fernández, I. y otros. (1998). Un día más. Materiales didácticos para la educación en valores en ESO. Madrid. Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid (Vídeo y manual didáctico).

F Fernández, de la Requera, José Antonio (2007). Conflicto, Comunicación y Liderazgo Escolar: Los vértices de un triángulo equilátero. Profesorado. revista de Curriculum y formación del profesorado. Universidad de Granada.http://www.ugr.es/local/recfpro/rev113COL3.pdfrevisado 22/02/2012

F Fuentes Ávila, Mara (2001).Mediación en la solución de conflictos: Publicación Acuario. Centro Félix Varela. La Habana P 21- 53

F Hernández,  M. Á. (2000).Los conflictos en el aula. Madrid: Editorial Narcea.

F Ibarra, L. (s.f) .Educar en la Escuela, educar en la familia, ¿realidad o utopía? La Habana: Editorial Félix Varela.

F Jares, X., (1994).”El lugar del conflicto en la organización escolar”. En: Revista Iberoamericana de Educación, Nº 15, p.54.

F   Kedrov, B. (1987) Articulo ‘’La Ciencia’’ en Historia de las Ciencias e Historia de la Filosofía. Universidad de La Habana

F López Hurtado, Josefina. (2000). Fundamentos de la Educación. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de la Habana

F Martí Pérez, José. (1975).Obras Completas. Tomo 8, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana

F  Morales Pérez, J. R. y otros. (2004): Dirección educacional 4to año. Guía de estudio y materiales complementarios. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

F Ortega, P. (2001) Presentación. En: P. Ortega (Corrd9 Conflictos, Violencia y educación. Actas del xx seminario interuniversitario de Teoría dela Educación. Murcia: Caja Murcia

F Ovejero, A. (1989) Psicología social de la educación, Barcelona: Editorial Herde,

F Picand, Cheryl A. (2002).La mediación en conflictos interpersonales y de pequeños grupos. Centro Félix Varela, Ciudad de la Habana. p 43- 81

F González Rey, Fernando.(1989).La Personalidad, su educación y desarrollo. Editorial Pueblo y Educación

F Grasa, R. (2000). “Evolución de la educación para la paz”, En Cuadernos de Pedagogía Nº 287, Barcelona, Enero 2000, pp. 52-56.

F  Suárez Basto, O. E. (2008). “Perspectivas en Psicología”. En: Revista Diversitas 194. Vol. 4, No 1, 2008.

F Schnitman, D. F. (2000). Nuevos paradigmas en resolución de conflictos. Buenos Aires: Paidós.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Camacho Sojo, Yamila del Carmen y Mengana Romero, William: "La mediación en la labor educativa del maestro primario" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, junio 2013, en http://atlante.eumed.net/mediacion-educativa/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.