LA INTERDISCIPLINARIEDAD EN LA EDUCACIÓN DE ADULTOS. ANÁLISIS HISTÓRICO

Resumen
El desarrollo de nuevos enfoques pedagógicos, que sustenten experiencias educativas que demanda la sociedad, constituye uno de los retos que deben asumir los profesionales de la educación en todos los niveles, en tal sentido, se pretende reflejar según las exigencias actuales de la Educación de Adultos la importancia de la ciencia a partir de la interdisciplinariedad para la integración de contenidos en el área de Ciencias Naturales. Se declaran dos tendencias contrapuestas en el surgimiento y evolución de la ciencia, así como de las limitaciones teórico-prácticas para la dirección del proceso de enseñanza-aprendizaje en esta Educación, en aras de elevar la calidad del proceso.
Palabras claves: ciencia – enseñanza aprendizaje – interdisciplinariedad – integración

THE INTERDISCIPLINARITY IN THE ADULTS’ EDUCATION. HISTORICAL ANALYSIS

Abstract
The development of new pedagogic approaches, which sustain educational experiences that the company demands, constitutes one of the challenges that the professionals of the education must assume in all the levels, to this respect, one tries to reflect according to the current requirements of the Adults’ Education the importance of the science from the interdisciplinarity for the integration of contents in the area of Natural Sciences. They declare two trends opposed in the emergence and evolution of the science, as well as of the theoretical – practical limitations for the direction of the process of education – learning in this Education, in altars of raising the quality of the process.
Key Words: sciencie – teaching –learning process – Interdisciplinarity – integration

INTRODUCCIÓN

En los últimos años Cuba se convierte en un escenario de cambios, que por consiguiente imponen un reto cada vez más exigente a la sociedad, lo cual genera nuevas situaciones que representan desafíos a la creatividad y a la forma particular de entender el mundo contemporáneo.

La escuela cubana tiene como reto el tránsito de una educación con enfoque disciplinar a otra interdisciplinar en su sistema educativo.  Por ello la Educación de Adultos, transita por importantes cambios hacia su perfeccionamiento, lo que se revela en las transformaciones dirigidas a garantizar la continuidad de estudios desde el nivel básico, hasta su preparación para ingresar a la Educación Superior en cualquier especialidad, pues reclama acciones originales y creativas para adquirir una mayor solidez en la formación académica de los estudiantes. No obstante, aunque los esfuerzos son notables, los resultados avalan la búsqueda de nuevas alternativas que favorezcan el logro de tales propósitos.

Por las características que presentan los estudiantes de la Educación de Adultos, se debe trabajar en función de que salgan de las aulas con deseos de regresar, de aprender, de aprender a ser, aprender a hacer. Para ello, se hace necesario que desde el proceso de enseñanza-aprendizaje se propicie la participación protagónica y sistemática en la búsqueda de su propio crecimiento personal. De esta manera logran pertrecharse del conocimiento científico y alcanzan una preparación que les permite buscar soluciones prácticas a los problemas existentes en la sociedad.

Por otra parte el profesor debe centrar la clase en un aprendizaje dialógico, significativo, comprensivo y creativo, pues no solo se refiere al ambiente favorable que debe primar en toda actividad docente, sino a la satisfacción que siente el estudiante cuando puede realizar las tareas propuestas, a partir de la utilización de métodos pedagógicos que conduzcan a su familiarización con las diferentes temáticas que se estudian. 

DESARROLLO

La ciencia a lo largo de toda la historia de la humanidad ha sufrido importantes cambios tanto en su base teórica como práctica, tratando de dar respuestas a las necesidades crecientes de la vida, esto trae como consecuencia que los vínculos de la ciencia en general y la actividad científica en particular, hayan evolucionado con el tiempo, a partir de nuevas formas de relaciones sociales, por lo que queda demostrado su carácter social.

Al realizar el análisis epistémico sobre algunas definiciones de ciencia (Bunge, 1972), (Velasco, 1993), (Núnez, 1994), entre otros, la consideran como sistema de conocimientos; proceso de investigación; profesión institucionalizada; fenómeno multifacético y contradictorio; sistema armónico, no contradictorio, históricamente en desarrollo, cuyos puntos de contacto se encuentran en:

•           Su visión del mundo real.

•           El  enriquecimiento de la  imaginación y la cultura.

•           Sus funciones cognoscitivas, conceptuales, prácticas y sociales.

En tal sentido la autora de este artículo considera que la ciencia es un sistema de conocimientos objetivos acerca de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento, que se derivan de la actividad del hombre como ser social y que tiene un carácter histórico y en permanente cambio.

El propio desarrollo del pensamiento científico y las relaciones sociales y de producción, permiten determinar tres grandes momentos en el desarrollo de la ciencia:

•           Primer momento: abarca desde la antigüedad hasta el siglo XVI de nuestra era, caracterizado por un conocimiento científico derivado principalmente de la observación y el razonamiento, llamado por algunos autores como protociencia, tenía un  marcado enfoque integracionista de los conocimientos científicos, basado en la unidad del mundo material y la relación entre procesos y fenómenos naturales.

•           Segundo momento: desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XXI. Cambios importantes en la vida social, política, cultural, científica y el descubrimiento y esclarecimiento de leyes, procesos y fenómenos, condujeron al desmembramiento de la ciencia y con él la aparición de las ciencias particulares, también llamadas especializadas, por tanto, este momento presentó un marcado predominio de la diferenciación de la ciencia como resultado de las revoluciones científicas en esta época.

•           Tercer momento: desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad. Su característica principal es el marcado desarrollo científico técnico, cambiante en un corto espacio de tiempo, coexisten las dos tendencias en el desarrollo del conocimiento científico; la diferenciadora y gana fuerza la integracionista pero con un carácter cualitativamente superior, donde se recurre al saber de varias disciplinas para la solución de múltiples problemáticas que enfrenta el hombre.

A pesar de que la integración del conocimiento científico se presenta en los tres momentos con mayor o menor intensidad, como resultado de la intensificación de las relaciones entre las ciencias naturales, sociales y técnicas, el enfoque interdisciplinario se eleva a planos cuantitativamente superiores en el tercero como una necesidad objetiva del desarrollo de la actividad humana. Sin embargo, este desarrollo necesita de personal altamente capacitado para continuar el avance de la ciencia y la tecnología en todos los sentidos.

Como se puede apreciar a partir del análisis de los momentos de la ciencia, existen claramente reflejadas dos tendencias contrapuestas en el desarrollo de la misma: la diferenciación y la integración de los conocimientos.

Estas dos tendencias siempre han estado presentes como un par dialéctico, aunque con predominio en ocasiones de una sobre la otra, copulando y llevando al desarrollo del conocimiento, resultado de la unidad y lucha de contrarios. En busca de nuevos peldaños de desarrollo, con el predominio de uno u otro según el propio desarrollo social en general y las relaciones sujeto-sujeto o sujeto-objeto que propicia.

El proceso de desarrollo del conocimiento del hombre sobre la naturaleza provocó la descomposición  de estas en partes aisladas para su estudio, lo que se aceleró a partir de la segunda mitad del siglo XV con el surgimiento de las Ciencias Naturales.

Esta parcelación o diferenciación del conocimiento, fija rupturas y límites en el estudio de fenómenos de la naturaleza y la sociedad, que si bien en parte se considera  desarrollo al llegar más al centro de la esencia de determinados procesos y fenómenos, limitó el análisis y el enfoque de sistema de la realidad objetiva.

La integración de los conocimientos científicos predominantes en el primer momento, encuentran un nuevo camino a partir de la década del 40 del siglo XX. La profundización del conocimiento de la naturaleza y el análisis del mundo cada vez más complejo en lo económico, político y social, marcaron un nuevo viraje hacia el predominio de la integración del conocimiento.

De la reflexión se puede plantear que la integración del conocimiento científico es el principio y fin del mismo, pasando por un período intermedio de diferenciación, como movimiento espiral del conocimiento que permite la cognición del mundo, indica un desarrollo por saltos cualitativamente superiores en el mismo.

El siglo XXI y su localización en el tercer milenio o Era del Saber, tiene como característica influyente el rápido desarrollo de los conocimientos científicos, de la solución a grandes problemas complejos y globales que atañan al mundo, lo que lleva un predominio de la tendencia integracionista de la ciencia, donde concurren dos o más disciplinas para desentrañar los misterios de la naturaleza y la sociedad.

Sobre la integración de las ciencias, la autora asume los criterios de Núñez (1994), que define tres modelos de integración:

•           Integración esporádica.

•           Integración sistemática integrada.

•           Integración generalizada.

Esta última, predominante en la actualidad y se refiere al despliegue de tecnologías de base científica, cuyo impacto trasciende los sectores productivos y se notan además en las relaciones sociales, culturales y políticas.

La integración generalizada,  puede ser a partir de dos formas de integración:

1.         Integración vertical de la ciencia.

2.         Integración horizontal de la ciencia:

•           Alrededor de un problema.

•           Integración interdisciplinaria.

En el trabajo se atiende a la integración interdisciplinaria, en especial cuando la define desde la docencia y plantea “(…) el intercambio interdisciplinario puede modificar  sustancialmente  y  enriquecer  el  funcionamiento y habilidades de trabajo del profesor” ,El logro de una de ellas, implica una fuerte relación sujeto-sujeto, desde la propia actividad docente y científico investigativa pedagógica, como forma de cooperación transformadora de la realidad educacional, social y del entorno.

La diferenciación y la integración como tendencias contrapuestas en el desarrollo de la ciencia, también han tenido su reflejo en la educación, al respecto se hace una breve reflexión de estas tendencias en la Educación de Adultos desde la segunda mitad del siglo XX y se especificará en Cuba desde 1959 hasta la actualidad.

La educación como reflejo pedagógico de la ciencia no se encuentra alejada de los cambios que ocurren en la misma, sin embargo, en los finales del siglo XX e inicios del XXI, se observa una brecha entre ambas, ya que el conocimiento científico avanza mucho más rápido que su introducción en la práctica educativa.

Una muestra de ello lo constituye el predominio del conocimiento científico de diferentes disciplinas, como resultado de la fragmentación o diferenciación de las ciencias, que se manifestó también en la educación, con un conocimiento parcelado y el predominio del enciclopedismo de la enseñanza.

Las transformaciones que se llevan a cado en el sistema Nacional de Educación del país y sobre todo en la EDA requiere de la introducción en las diferentes actividades docentes de aquellos aspectos que marcan pautas en el desarrollo social, entre ellos, la aplicación de relaciones interdisciplinarias en el proceso de enseñanza – aprendizaje que permita la integración de contenidos de un área o grupo de asignaturas afines.

Al realizar un análisis de la información mediante el empleo de métodos e instrumentos y a partir de la contrastación de resultados investigativo y triangulación de fuentes, se determinan dos etapas en el proceso de enseñanza–aprendizaje de las Ciencias Naturales de la EDA.

Para el análisis de estas etapas se tienen en cuenta los siguientes indicadores:

1.         Características del currículo para la integración de contenidos.

2.         Vínculo interdisciplinario entre las asignaturas del área de Ciencias Naturales.

3.         Nivel de preparación del colectivo pedagógico para dirigir el proceso de enseñanza – aprendizaje al establecer relaciones interdisciplinarias, a partir de la integración de contenidos.

En el análisis de la interdisciplinariedad como principio en el proceso de enseñanza aprendizaje de la Educación de Adultos, se observa un limitado estudio desde etapas tempranas del triunfo revolucionario, debido a las condiciones socio históricas de la época, por lo que  se toman en cuenta los aportes realizados a partir de 1959, dado a que las mismas adquieren singular importancia en este tipo de educación, donde se enmarcan dos etapas principales:

•           La primera de 1976 hasta 2001 marcada por el perfeccionamiento continuo, incluida en la II  Revolución en la Educación.

•           La segunda de 2001 hasta 2013 marcada por transformaciones en el proceso de enseñanza aprendizaje en la Educación de Adultos. En el marco de la III Revolución Educacional.

Del análisis realizado en cada una de ellas se manifiestan insuficiencias en el proceso de enseñanza-aprendizaje en la Educación de Adultos, que repercuten en el desarrollo de la interdisciplinariedad en las asignaturas del área de Ciencias Naturales y limitan el establecimiento de relaciones interdisciplinarias, para favorecer las funciones diagnóstica, instructiva y evaluativa.

Para la dirección del proceso de enseñanza-aprendizaje, el sistema de evaluación adquiere gran significación para desarrollar el enfoque interdisciplinario, ya que en asignaturas como Cultura Política y Computación se evalúa de esta forma, además de incluir seminarios integradores en otras asignaturas, no  representándose así para las del área de Ciencias Naturales, lo que evidencia que en este aspecto debe trabajarse en función de lograr tales propósitos.

En tal sentido en la primera etapa se mantuvo una concepción fragmentada, quedando constancias aisladas, esporádicas y casuísticas de intentos no planificados para la integración en la solución de un problema común, que a la vez puede contribuir a la formación de los estudiantes.

Durante la segunda etapa, la tendencia a la integración del conocimiento científico comienza a ganar terreno en la educación, sobre todo en el diseño curricular del modelo actual de la Educación de Adultos y de los planes de estudios que se encaminaron a la integración por áreas de conocimientos y en respuestas a este imperativo, surgen colectivos multidisciplinarios que desarrollan importantes intervenciones interdisciplinarias, convirtiéndolo en método de trabajo y colaboración. En este sentido se ponen de manifiesto importantes relaciones teórico   prácticas al impartirse el conocimiento y sus aspectos metodológicos integrados, con lo cual se posibilita la búsqueda de solución a problemas sociales, educacionales y laborales.

La significación social de la integración del conocimiento científico está dada en que trasmite a las nuevas generaciones la experiencia histórica social teniendo en cuenta las exigencias de la sociedad, a partir de que el centro de este proceso es el desarrollo de la personalidad, en correspondencia  con el nivel de conocimientos que posea el sujeto, de sus intereses, estados de ánimo, actitudes y valores hacia diferentes esferas de la realidad social y personal, que lo conducen a su desarrollo y al intercambio, con vista a contribuir al mejoramiento social.

Lo aludido anteriormente permite lograr una mayor efectividad a partir de la correcta y eficaz utilización de las relaciones interdisciplinarias entre los contenidos de las asignaturas que integran las disciplinas del área de Ciencias Naturales, que tiene como sustento el perfeccionamiento de los planes y programas de estudios de la EDA, mediante su proceso de enseñanza – aprendizaje.

En tal sentido, el  Plan de Estudio de está educación se estructurado mediante asignaturas que se imparten de forma aislada, durante ocho semestres sin lograr la integración de los contenidos, lo cual obedece entre otras razones a que el colectivo pedagógico tiene limitaciones para desempeñarlo con carácter integrador, pues su proceso formativo tiene en esencia un enfoque disciplinar.

Los estudios han demostrado que la integración del contenido como manifestación interdisciplinaria implica una relación mucho más estrecha entre las asignaturas del sistema educativo, por lo que en correspondencia con las características del estudiantado y los profesionales encargados del proceso de enseñanza  -  aprendizaje, se han de buscar nuevas formas de integración desde los intereses cognitivos, sociales y laborales, lo que repercute en el modo de actuación de los estudiantes.

No obstante a lo referido anteriormente,  la aplicación de métodos empíricos (observación a clases,  encuestas y entrevistas), permiten determinar que en el proceso de enseñanza – aprendizaje de la EDA, existen insuficiencias en relación con la integración de contenidos en las asignaturas del área de Ciencias Naturales tales como:

•           En los documentos normativos para la EDA (Plan de Estudio, programas, resoluciones, normativas y circulares), son limitadas las orientaciones y precisiones metodológicas que se ofrecen para la integración de contenidos en las asignaturas del área de Ciencias Naturales.

•           En el trabajo metodológico se carece de orientaciones, precisiones metodológicas y vías que orienten cómo integrar contenidos en el proceso de enseñanza – aprendizaje de las asignaturas del área de Ciencias Naturales.

•           En la clase, aún se revela una insuficiente preparación teórico – metodológica que realizan los profesores para dirigir el proceso de enseñanza – aprendizaje, a partir de la integración de contenidos.

El análisis de la principal causa de estas insuficiencias evidencia que se deben a las carencias detectadas en el proceso de enseñanza – aprendizaje, con énfasis en la demostración de cómo integrar contenidos en las asignaturas del área de Ciencias Naturales, para favorecer la preparación del colectivo pedagógico, a partir de las exigencias actuales de la Educación.

Es  por ello que el proceso de enseñanza aprendizaje con carácter interdisciplinario en la Educación de Adultos, debe partir del establecimiento de relaciones interdisciplinarias, mediante la integración del conocimiento, que se lleva a la práctica en todas y en cada una de las formas de organización docentes y en el trabajo  metodológico, que posibilita el desarrollo y cumplimiento de la finalidad de esta Educación.

En consecuencia con lo planteado anteriormente urge la necesidad de trabajar la interdisciplinariedad en la Educación de Adultos, una vez que esta responde a una de las tendencias en el desarrollo de la ciencia, modelada en el diseño curricular, a partir de la demanda social, lo cual se justifica a partir de los siguientes aspectos:

•           Imposibilidad de incorporar los conocimientos científico-tecnológicos de avanzada en la enseñanza al mismo ritmo con que se generan.

•           Necesidad de evolucionar en lo que respecta la visión del hombre y del universo a partir de los cambios científico-técnicos.

•           Ruptura de las barreras artificiales entre las ciencias.

•           Necesidad de introducir concepciones integradoras del universo.

•           Aplicación del método científico para integrar cada vez más las ciencias y las humanidades desde la posición del hombre como centro de atención. 

CONCLUSIONES

El análisis de los antecedentes que abordan la interdisciplinariedad como objeto de estudio, revela que no existe una teoría capaz de integrar los criterios que han dividido su estudio, por lo que se reconoce la necesidad de su introducción e implementación en la Educación de Adultos, a partir de establecer relaciones interdisciplinarias bajo una concepción integradora de la ciencia. La ciencia promueve profundas transformaciones en la educación, por lo que se hace indispensable la formación de un sujeto preparado para convivir en una sociedad que tenga en cuenta los aspectos del conocimiento científico, en correspondencia con el desarrollo de la Revolución Científico Técnica. 

BIBLIOGRAFÍA

Acevedo, E. Núñez, J. (2005). Apreciación social de la ciencia en la periferia. Universidad Tecnológica de Pereira, Colombia. Universidad de La Habana, Cuba. Cátedra Colombia.

Addine, F. (2002) Modelo para el Diseño de Relaciones Interdisciplinarias en la Formación de Profesionales de Perfil Amplio.ISP Enrique José Varona. La Habana.  112 p.

__________________ (2004) Didáctica Teoría y Práctica. Compilación. La Habana, Pueblo y Educación, 320p.

Canfux, J. (2007) Pedagogía de la Educación de Jóvenes y Adultos. Curso 18, Pedagogía 2007. Órgano Editor Revolución Cuba. Ministerio de Educación,  La Habana.

Chávez, J. Suàrez L, A y otros. (2005) Acercamiento necesario a la Pedagogía General. La Habana, Ed. Pueblo y  Educación, 72 p.

Delfino, A. (2009) El establecimiento de relaciones interdisciplinarias desde la Física con las disciplinas técnicas para una mejor formación de técnicos agrónomos de nivel medio con un perfil amplio. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas La Habana, 141p.

Esteve, J. (2009) La educación en la sociedad del conocimiento. Una tercera revolución educativa. Universidad de Málaga. Grupo de Trabajo sobre profesionalización docente de PREAL.

Febles, M. (2006) La Adultez Media una nueva etapa de desarrollo. Ed. Félix Varela, 106p.

Fiallo J. (1996) Las relaciones intermaterias: una vía para incrementar la calidad de la educación. Ed. Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, Cuba.

Ginés, J. (2004) La necesidad del cambio educativo para la sociedad del conocimiento. Revista iberoamericana de educación. No. 35 Mayo-Agosto.

Ibarra, A. Lòpez C y otros. (2001) Desafíos y tensiones actuales en Ciencia,        Tecnología y Sociedad. Coedición: Biblioteca Nueva y Organización de Estados Iberoamericanos Libros OEI.

Nuñez, J. (s/f) Sobre la noción de interdisciplinariedad y los sistemas complejos. Tomado de epistemología, interdisciplinariedad y medicina. (inédito).

_______________________ (1994) Ciencia Tecnología y Sociedad”. En Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología. Editorial Félix Varela, Ciudad de La Habana: 1994.

Valdés. A. (2012) Orientaciones metodológicas para el Programa Director de la Lengua Materna. Educación de Adultos. La Habana, Pueblo y Educación, 10p.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Ortega Martínez, Amnia Yudet: "La interdisciplinariedad en la educación de adultos. Análisis histórico" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, febrero 2014, en http://atlante.eumed.net/interdisciplinariedad-educacion-adultos/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.