HACIA NUEVOS HORIZONTES EN LA HOMOGENEIDAD DE ACTORES Y ESPACIOS EN LA APLICACIÓN DEL CONOCIMIENTO DE ACUERDO A LA PERTINENCIA EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR ECUATORIANA

RESUMEN
En el siguiente trabajo estableceremos que la Educación Superior es un fenómeno social de gran complejidad por lo que adquiere la necesidad de encontrar puntos de equilibrio entre las demandas del sector productivo, políticas estatales y de la economía, los requerimientos de la sociedad en su conjunto y las no menos importantes necesidades del individuo como ser humano, todo dentro de un determinado contexto histórico, social y cultural, además de las estrategias didácticas, metodológicos y el desarrollo de competencias las cuales lograrán la construcción de aprendizajes colaborativos, con un enfoque sistémico- holístico, en búsqueda de la “sociedad del conocimiento, la información y el aprendizaje permanente”.
PALABRAS CLAVES: Educación, Pertinencia, Estrategias, Competencias, Metodologías.
SUMMARY
In this paper we will establish that higher education is a social phenomenon of great complexity which requires the need for balance between the demands of the productive sector, State political points and the economy, the requirements of the society as a whole and not less important needs of the individual as a human being, all within a given historical context social and cultural, as well as teaching strategies, methodological and the development of skills which will achieve the construction of collaborative learning, with a systemic approach – a holistic, in search of the “society of knowledge and information and lifelong learning”.
KEY words: Education, relevance, strategies, skills and methodologies.

I.- INTRODUCCIÓN:

Ante la rapidez de cambios vertiginosos gracias al mundo globalizado y tendencias políticas-sociales, es imperiosa la aceptación de los cambios amoldados a una realidad actual-social de cada país. Así como la formación basada en elementos de formar nuevas habilidades logrando que el estudiante las desarrolle y se convierta en el sujeto que efectúe cambios dentro de su sociedad-comunidad, y que la Universidad sea la generadora de este proceso con una formación basada en competencias, superando la concepción credencialita de los tradicionales sistemas educativos.

Así se logra establecer que la comprensión es el elemento al trabajador calificado del tradicionalista con un nuevo paradigma de la función de la educación superior en la sociedad Por tanto la formación en competencias-pertinencia certificará la calidad no sólo de la Universidad, sino también de la inserción pertinente, efícz, oportuna y real de los actores intervinientes en un cambio de Matriz productiva.

Las competencias según (Cullen-1997) las define como  los “Comportamientos personales relativamente estables, que permiten desarrollar el trabajo con altos estándares”.

II.- ANTECEDENTES:

La palabra “Universidad” procede del latín UNIVERSITAS, nombre abstracto formado sobre el adjetivo UNIVERSUS-A-UM (“todo”,”entero”, “universal”), derivado a la vez de UNUS-A-UM (“uno”).

En el latín medieval UNIVERSITAS se empleó originariamente para designar cualquier comunidad o corporación considerada en su aspecto colectivo. Cuando se usaba en su sentido moderno denotando un cuerpo dedicado a la enseñanza y a la educación requería la adicción de un complemento para redondear su significado “UNIVERSITAS MAGISTRORUM ET SCHOLARIUM”, por ejemplo:

«Ayuntamiento de maestros et de escolares que es fecho en algún logar con voluntat et con entendimiento de aprender los saberes»

(Partid. II, título XXXI, ley 1.)

Las universidades nacieron como expresión del renacimiento intelectual iniciado en el siglo XI en torno a la Filosofía y Teología (13).[1]

Hacia fines del siglo XIV, la palabra empezó a usarse, con el significado que tiene en la actualidad. Sin embargo, el término más antiguo y que continuó usándose durante mucho tiempo fue el de STUDIUM o STUDIUM GENERALE.

El triunfo de la palabra UNIVERSITAS con su significado actual no llego hasta el Renacimiento. Es claro que la palabra universitas, formada por los elementos unus, una unum, y verto, vertere, versum, expresa una visión globalizadora de toda la realidad.

El término universitas se empleaba ya en latín para denominar cualquier conjunto de unidades o la totalidad de una cosa: universitas navis era la totalidad del barco; universitas orationis, la totalidad del discurso; universitas generis humani, el conjunto del género humano.

En el año 533, en el Digesto de Justiniano, aparece ya universitas con el significado de agrupación, corporación, gremio, comunidad, colegio, sociedad; a este ámbito significativo corresponde el nombre de universidades que se daba en la Edad Media al conjunto de poblaciones que para defender en común sus intereses formaban una unidad jurídica.

En Cataluña, a partir del siglo XII y, posteriormente, en los demás estados de la Corona de Aragón, los municipios eran conocidos con el nombre de universidades. Y fue de este concepto de persona jurídica formada por una pluralidad y diversidad de personas físicas, del que surgió el nombre de universidades para las agrupaciones de estudiantes y profesores.

UNIVERSIDAD:

“Vale comunidad y ayuntamiento de gentes y cosas, y porque en las escuelas generales concurren estudiantes de todas partes, se llamaron universidades, como la universidad de Salamanca, Alcalá, etc.

También llaman universidades ciertos pueblos que entre sí tienen unión y amistad”[2]

El primer Estatuto orgánico universitario, fue emitido por el legado papal Roberto Courcon a la universidad de París en 1215. En 1231 el sentido sociológico corporativo del término “universitas” fue reconocido jurídica y académicamente por la Bula “Parens Sciencitiarum” del Papa Gregorio IX; en 1261 aparece en la historia como nombre concreto la expresión “Universitas Parisiensis”, Universidad de París, término próximo ya al sentido actual.

La estructura de las disciplinas se ha institucionalizado en las universidades, éstas han tendido a ser las encargadas primarias de legitimar esta forma de producción de conocimiento.

La institución universitaria es hija de la Cristiandad europea medieval, y se vincula al renacimiento urbano de sus etapas finales. En este contexto tienen lugar asociaciones gremiales para el desarrollo y protección de los intereses de un mismo oficio, artesano o mercantil. Y así surge también la universidad, como corporación de colaboración y apoyo para el aprendizaje intelectual: universitas magistrorum et scholarium. Se trata, pues, de un gremio de maestros y aprendices en torno a los nuevos métodos intelectuales desarrollados desde el siglo XII.[3]

La etapa formativa de la universidad, muestra una serie de rasgos adicionales de interés actual. Ella adquiere su autonomía mediante conflictos y negociaciones con el poder religioso y civil. Desde el comienzo, se establece como una institución internacional, dotando a sus docentes de licencia para enseñar en cualquier lugar. Los miembros de la academia, “convierten las vestimentas y los atributos de su función en símbolos de nobleza. La cátedra, que ahora aparece cada vez más frecuentemente coronada por un palio o bóveda de aspecto señorial, los aísla, los exalta, los magnifica. El anillo de oro y la toca, el birrete, que se les da en el día del conventos publicus, son cada vez menos insignias de funciones y cada vez más emblemas de prestigio.

Los universitarios llevan un largo hábito talar, el capuchón de marta cebellina, a menudo una gorguera de armiño y sobre todo esos largos guantes que en la edad media son símbolo de rango social y poder” (Le Goff, 1986)[4]

III.- EL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS Y LA PERTINENCIA EN LA UNIVERSIDAD:

La competencia se la define  como “Una actuación integral para realizar actividades y resolver uno o varios problemas de un área con idoneidad y compromiso ético” (García Fraile y Tobón, 2008)

Los primeros desarrollos en el enfoque sistémico complejo de las competencias fueron la metodología de Gestión Curricular Sistémica y la Estrategia de Proyectos Formativos (PF) (Tobón, 2001). Los Proyectos  Formativos (PF) on por sí mismos planes completos de aprendizaje y de evaluación que reemplazan las tradicionales asignatura, siendo esta una metodología para planear un módulo desde el enfoque sistémico complejo y se orienta al logro de productos pertinentes.[5]

La Universidad Internacional consiente de los retos y desafíos del actual mundo globalizado asume como uno más de los compromisos de su misión educativa y formativa, la promoción del desarrollo de capacidades y habilidades de las personas y la ampliación de oportunidades en el entorno, tanto al interior de la organización como en su entorno social, para lograr un Desarrollo Humano Sostenible en la comunidad y así apoyar a los logros de los Objetivos del Millenium, las metas de la Organización de las Naciones Unidas para el desarrollo UNDP y de la Iniciativa “Ética Capital Social y Desarrollo” del Banco Interamericano de Desarrollo.[6]

Esto no es otra cosa que hablar de formación basada en competencias desde una perspectiva sistémica compleja ya que se trata de aunar todas las sinergias o la mayor parte de ellas, en un modelo de aprendizaje holístico.[7]

La pertinencia tiene que ver con el “deber ser” de las Universidades, es decir, con una imagen deseable de las mismas. Un “deber ser”, por cierto, ligado a los grandes objetivos, necesidades y carencias de la sociedad en que ellas están insertas y a los retos del nuevo contexto mundial.

Las IES deben ser conscientes de que los cambios están destinados a lograr su legitimidad y ello implica un pacto educativo, que les permita la definición de la nueva institucionalidad y la realización de su participación en la construcción de la cohesión social, la democracia, “la lucha contra la exclusión social, la degradación ambiental y la defensa de la diversidad cultural” (De Souza, 2005: 67)

Las universidades decidieron adoptar programas de responsabilidad social teniendo en cuenta que estas instituciones son las que educan a los futuros profesionales y ciudadanos que liderarán al mundo.

(RSU) Es el espacio que vincula el conocimiento generado en el contexto de su aplicación (científico, tecnológico, humanístico y artístico) a las necesidades locales, nacionales y globales. Su objetivo es primordialmente promover la utilidad social del conocimiento, contribuyendo a la mejora de la calidad de vida; por ende, demanda perspectivas bidireccionales entre la universidad y la sociedad e implica la multiplicación directa de usos críticos que tiene el conocimiento en la sociedad y la economía.[8]

Las instituciones tienen que ser pertinentes con el proyecto educativo enunciado en sus objetivos y en su misión institucional. Las tareas de las instituciones de Educación Superior deben ser pertinentes.

El proyecto educativo tiene también que ver con el qué (qué se enseña) y el cómo (cómo se enseña), lo que conduce a analizar los contenidos curriculares y los métodos de enseñanza-aprendizaje.

La premisa es que una explotación exitosa exige actualmente que las empresas sean activos participantes en la producción en sí de conocimiento. Esto no sólo ha modificado la forma en que las empresas se organizan para competir sino que además ha comenzado a alterar sus relaciones con las universidades, en especial en lo relativo a la gama de problemas intelectuales que resultan estimulantes para los científicos de la academia. Esto está modificando la forma en que las universidades y empresas se están organizando para realizar investigaciones.

 

IV.- LA PERTINENCIA EN LAS UNIVERSIDADES DEL ECUADOR:

La pertinencia se refiere a que sí lo que se está enseñando produce las competencias necesarias para garantizar el crecimiento económico, entendiendo que la educación es el mecanismo más útil para superar la pobreza. Estos conceptos son tomados por la el Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe (PRELAC) en la II reunión intergubernamental, donde el eje de discusión es la calidad como un imperativo del cumplimiento de los Derechos Humanos lo que se expresa: “la calidad de la educación en tanto derecho fundamental, además de ser eficaz y eficiente, debe respetar los derechos de todas las personas, ser relevante, pertinente y equitativa”[9]

La UNESCO (1995) considera que:

Todos los sistemas de Educación Superior al determinar su propia misión deben tener en mente esta nueva visión de la universalidad dinámica o proactiva, que aspira a convertir cada institución en un lugar de formación de alta calidad, una comunidad dedicada plenamente a la investigación, creación y difusión del conocimiento, lugar de aprendizaje basado en la calidad y el conocimiento y promotora en el proceso de la toma de decisiones (p. 11).

La calidad de la Educación Superior, en este sentido, es una concepción multidimensional. (Yarzábal 1999, Tyler 1999, Castro y Balmaseda 2002). No sólo abarca las funciones básicas de docencia, investigación y extensión, sino que comprende también la calidad de los estudiantes, infraestructura y entorno académico.[10]

La pertinencia de la educación superior se entiende como la adecuación entre lo que la sociedad espera de las instituciones y lo que éstas hacen, en suma dar respuesta a las demandas de la sociedad.[11]

V.- ANÁLISIS Y SUSTENTO LEGAL:

CONSTITUCIÓN 2008.

Sección quinta

Educación

Art. 26.- La educación es un derecho de las personas a lo largo de su vida y un deber ineludible e inexcusable del Estado. Constituye un área prioritaria de la política pública y de la inversión estatal, garantía de la igualdad e inclusión social y condición indispensable para el buen vivir.

Las personas, las familias y la sociedad tienen el derecho y la responsabilidad de participar en el proceso educativo.

Art. 27.- La educación se centrará en el ser humano y garantizará su desarrollo holístico, en el marco del respeto a los derechos humanos, al medio ambiente sustentable y a la democracia; será participativa, obligatoria, intercultural, democrática, incluyente y diversa, de calidad y calidez; impulsará la equidad de género, la justicia, la solidaridad y la paz; estimulará el sentido crítico, el arte y la cultura física, la iniciativa individual y comunitaria, y el desarrollo de competencias y capacidades para crear y trabajar.

La educación es indispensable para el conocimiento, el ejercicio de los derechos y la construcción de un país soberano, y constituye un eje estratégico para el desarrollo nacional.

  • (Giddens (1998)). Nos dice ”…una política sana es aquella que define igualdad como inclusión y desigualdad como exclusión. Inclusión refiere a un sentido irrestricto de la ciudadanía y a los derechos y deberes cívicos y políticos consagrados por la constitución y las leyes como realidad cotidiana.” Más adelante agrega “…también asegura las oportunidades y la integración del ciudadano. El acceso al trabajo y a la educación son esenciales para asegurar esta clase de igualdad.” Pero va más allá “…el acceso a la educación debería ser considerado siempre en esta categoría aún cundo no fuera necesario para construir un mejor empleo”.[12]}

Art. 350.- El sistema de educación superior tiene como finalidad la formación académica y profesional con visión científica y humanista; la investigación científica y tecnológica; la innovación, promoción, desarrollo y difusión de los saberes y las culturas; la construcción de soluciones para los problemas del país, en relación con los objetivos del régimen de desarrollo.

Art. 351.- El sistema de educación superior estará articulado al sistema nacional de educación y al Plan Nacional de Desarrollo; la ley establecerá los mecanismos de coordinación del sistema de educación superior con la

Función Ejecutiva. Este sistema se regirá por los principios de autonomía responsable, cogobierno, igualdad de oportunidades, calidad, pertinencia, integralidad, autodeterminación para la producción del pensamiento y conocimiento, en el marco del diálogo de saberes, pensamiento universal y producción científica tecnológica global.

LOES (LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR- 2010)

FINES DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Art. 3.- Fines de la Educación Superior.- La educación superior de carácter humanista, cultural y científica constituye un derecho de las personas y un bien público social que, de conformidad con la Constitución de la República, responderá al interés público y no estará al servicio de intereses individuales y corporativos.

Art. 4.- Derecho a la Educación Superior.- El derecho a la educación superior consiste en el ejercicio efectivo de la igualdad de oportunidades, en función de los méritos respectivos, a fin de acceder a una formación académica y profesional con producción de conocimiento pertinente y de excelencia.

Art. 5.- Derechos de las y los estudiantes.- Son derechos de las y los estudiantes los siguientes:

b) Acceder a una educación superior de calidad y pertinente, que permita iniciar una carrera académica

y/o profesional en igualdad de oportunidades;

c) Contar y acceder a los medios y recursos adecuados para su formación superior; garantizados por la Constitución;

Art. 8.- Serán Fines de la Educación Superior.- La educación superior tendrá los siguientes fines:

d) Formar académicos y profesionales responsables, con conciencia ética y solidaria, capaces de contribuir al desarrollo de las instituciones de la República, a la vigencia del orden democrático, y a estimular la participación social;

e) Aportar con el cumplimiento de los objetivos del régimen de desarrollo previsto en la Constitución y en el Plan Nacional de Desarrollo;

Art. 15.- Organismos públicos que rigen el Sistema de

Educación Superior.- Los organismos públicos que rigen el Sistema de Educación Superior son:

a) El Consejo de Educación Superior (CES); y,

b) El Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (CEAACES).

Art. 16.- Organismos de consulta del Sistema de Educación Superior.- Los organismos de consulta del Sistema de Educación Superior son: la Asamblea del Sistema de Educación Superior y los Comités Regionales Consultivos de Planificación de la Educación Superior.

TÍTULO V

CALIDAD DE LA E DUCACIÓN SUPERIOR

CAPÍTULO 1

DEL PRINCIPIO DE CALIDAD

Art. 93.- Principio de calidad.- El principio de calidad consiste en la búsqueda constante y sistemática de la excelencia, la pertinencia, producción óptima, transmisión del conocimiento y desarrollo del pensamiento mediante la autocrítica, la crítica externa y el mejoramiento permanente.

TÍTULO VI

PERTINENCIA

CAPÍTULO 1

DEL PRINCIPIO DE PERTINENCIA

Art. 107.- Principio de pertinencia.- El principio de pertinencia consiste en que la educación superior responda a las expectativas y necesidades de la sociedad, a la planificación nacional, y al régimen de desarrollo, a la prospectiva de desarrollo científico, humanístico y tecnológico mundial, y a la diversidad cultural. Para ello, las instituciones de educación superior articularán su oferta docente, de investigación y actividades de vinculación con la sociedad, a la demanda académica, a las necesidades de desarrollo local, regional y nacional, a la innovación y diversificación de profesiones y grados académicos, a las tendencias del mercado ocupacional local, regional y nacional, a las tendencias demográficas locales, provinciales y regionales; a la vinculación con la estructura productiva actual y potencial de la provincia y la región, y a las políticas nacionales de ciencia y tecnología.

PLAN NACIONAL DEL BUEN VIVIR 2013-2017:

1.- Presentación. La Revolución Cultural, que genera nuevos conceptos y valores ciudadanos para constituir una sociedad crítica, emprendedora, creativa y solidaria. Se vuelven fundamentales las industrias culturales y la democratización de la palabra. También implica una revolución educativa para formar ciudadanos con otra mentalidad, con valores asentados, con ética y con autoestima. El Buen Vivir significa, sobre todo, tener en el país una población con una gran dosis de autoestima y de confianza colectiva.

OBJETIVO 4

2013-2017

Fortalecer las capacidades y potencialidades de la ciudadanía

 

El conocimiento se fortalece a lo largo de la vida, desde el nacimiento, con la cotidianidad y con la educación formal y no formal. El talento humano también se nutre de los saberes existentes, del vivir diario, de la indagación y de la retroalimentación constante de conocimientos. Educar en este modelo se convierte en un diálogo constante, en el cual aprender y enseñar son prácticas continuas para los actores sociales. Hay que tomar en cuenta no solo la calidad del profesor y del estudiante, sino también la calidad de la sociedad.

El conocimiento como acervo colectivo es, además un, catalizador de la transformación económica y productiva. Para ello, es necesario asentar los procesos de creación, acumulación, especialización y transferencia de conocimiento hacia los sectores productivos. Se deben fortalecer los procesos de industrialización y prestación de servicios con valor agregado, adecuados a las características del territorio.

Alcanzar este reto supone también dar énfasis, en la acción pública, a los derechos de propiedad intelectual y de las ideas.

En la generación de conocimiento, la relación de la ciencia con la tecnología se complementa con el arte, las ciencias sociales y humanas, el pensamiento crítico y la solidaridad. En esta relación, la generación de riquezas se orienta al Buen Vivir colectivo, a la justicia social y a la participación de la sociedad en los frutos del modelo económico En el Plan Nacional para el Buen Vivir 2009-2013 se abordaron temas que iban desde la importancia de una buena nutrición desde los primeros años de vida, pasando por la educación misma, y hasta el disfrute de la cultura y el deporte. Los logros son visibles: una mejora sustancial del acceso a la educación, una disminución del índice de analfabetismo, la mejora de la calidad de la educación superior, mayor investigación, entre otros.[13]

 

Los datos del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior del Ecuador (SNIESE) señalan que la mayoría de los docentes universitarios posee formación de tercer nivel. En las universidades públicas, el porcentaje asciende al 38%; en las cofinanciadas, al 43% y en las particulares autofinanciadas, al 42%. En cuanto a docentes con maestría, en las instituciones públicas de educación superior representan el

39%; en las cofinanciadas, el 28%; y en las autofinanciadas, el 35%. Los docentes que poseen el grado de doctorado o PhD son muy pocos: en las instituciones públicas solo alcanzan el 3%, al igual que en las particulares; en el caso de las cofinanciadas, solo el 1% tiene este grado. El número total de doctores (desde esta fuente y en contraste con las anteriores) que trabajan en instituciones universitarias y politécnicas es de

766. Aunque este número supera los datos del diagnóstico inicial de la evaluación del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior del Ecuador (CONEA) de 2008, la cifra aún resulta insuficiente para concretar los cambios en la educación superior ecuatoriana. En total, los docentes universitarios con nivel de magíster son el 25,3%, mientras que los docentes con doctorado (PhD) son apenas el 2,6% (Grafico 6.4.3).[14]

 

4.4. Mejorar la calidad de la educación en todos sus niveles y modalidades, para la generación de conocimiento y la formación integral de personas creativas, solidarias, responsables, críticas, participativas y productivas, bajo los principios de igualdad, equidad social y territorialidad.

a. Fortalecer los estándares de calidad y los procesos de acreditación y evaluación en todos los niveles educativos, que respondan a los objetivos del Buen Vivir, con base en criterios de excelencia nacional e internacional.

c. Armonizar los procesos educativos en cuanto a perfiles de salida, destrezas, habilidades, competencias y logros de aprendizaje, para la efectiva promoción de los estudiantes entre los distintos niveles educativos.

f. Diseñar mallas curriculares, planes y programas educativos pertinentes para las zonas rurales que permitan el desarrollo territorial rural.

j. Crear y fortalecer infraestructura, equipamiento y tecnologías que, junto al talento humano capacitado, promuevan el desarrollo de las capacidades creativas, cognitivas y de innovación a lo largo de la educación, en todos los niveles, con criterios de inclusión y pertinencia cultural.

k. Redireccionar la oferta académica y el perfil de egreso de profesionales creativos y emprendedores para vincularse con las necesidades del aparato productivo nacional en el marco de la transformación de la matriz productiva y el régimen del Buen Vivir.

 

4.6. Promover la interacción recíproca entre la educación, el sector productivo y la investigación científica y tecnológica, para la transformación de la matriz productiva y la satisfacción de necesidades.

 

  1. a.    Generar oferta educativa e impulsar la formación de talento humano para la innovación social, la investigación básica y aplicada en áreas de producción priorizadas, así como la resolución de problemas nacionales, incentivando la articulación de redes de investigación e innovación con criterios de aprendizaje incluyente.[15]

 

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES:

  • El desarrollo de la pertinencia y los distintos espacios de aplicación representa ser el fenómeno por medio del cual se establecen múltiples relaciones entre la universidad y el entorno.
  • La importancia de las mismas  radica en el principio de la evaluación curricular, en la que brinda el primer escalón hacia la cima, conformado como elemento para la valoración axiológica, epistemológica, social y biosicopedagógica. Del entorno, las universidades y su encargo social.
  • La Pertinencia ha trascendido los espacios universitarios, reconociéndose cómo la propulsora  en dimensiones específicas que orientan su acción hacia la Educación Superior, la Academia, la Sociedad.

“Debo reconocer mi plena convergencia intelectual con la propuesta del Plan Nacional del Buen Vivir, a través del cual identifico muchas preocupaciones y sensibilidades que me animan luego de décadas: la necesidad de vincular las esferas políticas, económicas, sociales, territoriales y también de sostenibilidad…, precisamente con el fin de desarrollar políticas más integradoras, mejor adaptadas a la realidad de la era moderna.”

(Edgar Morín, politólogo y pensador, Multidiversidad Mundo Real.)

(Alain Touraine) “La universidad tiene que concentrarse en la formación de individuos libres y responsables. Debemos ir más allá de análisis optimistas de la mundialización o de una crítica puramente política, para desarrollar una reflexión con inteligencia, con emoción, con solidaridad; es decir, un pensamiento que intente definir las bases de una posible rehumanización del mundo”.

RECOMENDACIONES:

  • Para responder a estos criterios debemos señalar que no sólo será pertinente el cambio de los Docentes y miembros de la comunidad, sino más bien la aceptación de la globalización del pensamiento.
  • Los gobiernos deben empezar a comprender qué la pertinencia es  externa o interna; la primera, se refiere a la congruencia entre las expectativas del contexto y la oferta institucional o programática (social) Y, la segunda, caracterizada por la congruencia entre la plataforma teleológica de la institución y programas. Por Tanto crear y generar políticas, leyes, y organismos de control, fomentando una cultura de cambio.

BIBLIOGRAFÍA:

  • BRUNNER; J.J. (1990) Educación Superior En América Latina: Cambios Y Desafíos. Fondo De Cultura Económica.
  • Constitución del Ecuador. 2008.
  • Cruz Ocampo LD (1953). “La Universidad En La Edad Media Y En El Renacimiento”. En: Breves Ensayos Sobre Universidades, Pág. 1. Ediciones De La Universidad De Chile.
  • Edgar Morín. Multidiversidad Mundo Real. www.multiversidadreal.edu.mx/.
  • El Concepto De Pertinencia Como Característica Del Enfoque De Derechos Y La Calidad De La Educación Preparado Por: Gabriel Torres. Coordinador Educación Compromiso De Todos.
  • Economic Affairs, Londres (1991).
  • Der Kleine Pauli. Lexikon Der Antike (1979), Artes Liberales. Bd. 1, S. 626. Deutscher Taschenbuch Verlag, München.
  • FREITAG, M (1995) El Naufragio De La Universidad. Universidad Iberoamericana. México.
  • García, C. (2002). El Valor De La Pertinencia En Las Dinámicas De Transformación De La Educación Superior En América Latina. Caracas, Venezuela: CENDES. UCV.
  • Giddens, Anthony (1999, “La Tercera Vía. La Renovación De La Socialdemocracia”, Buenos Aires, Editorial Taurus.
  • Gibbons, M., C. Limoges, H. Nowotny, S. Schwartzman, Scott, P. Y Trow, M. The New Production Of Knowledge: Science And Research In Contemporary Societies. Londres: Sage (1994).
  • Hacia Un Paradigma Emergente De La Educación Superior: Retos Para El Cambio Guillermo Terán Acosta.
  • Hague, D. Beyond Universities: A New Republic Of The Intellect. Hobart Paper 115, Institute Of Latour, B. “From The World Of Science To The World Of Research?” Science, Vol. 280, 10 De Abril De 1998.
  • JIMENEZ, C. (2008). Las Políticas Para La Educación Superior. Colombia 1991- 2005. Tesis De Maestría.
  • LE GOFF. J. Los Intelectuales De La Edad Media. Gedisa Editores, 1990.
  • LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN SUPERIOR (LOES) 2010. ECUADOR
  • Malagón, L. (2003). La Pertinencia En La Educación Superior. Elementos Para Su  Comprensión. REVISTA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR. Vol. XXXII (3), Núm.
  •  127. [Documento En Línea]. Disponible En: Http://Www.Anuies.Mx/Servicios/P_Anuies/Publicaciones/Revsup/127/03.Html
  • Plan Nacional del Buen Vivir, 2013-2017. ECUADOR.
  • Pertinencia De Las Instituciones De Educación Superior En Aras De La Atención A La Diversidad. (Dayana Perdomo. Universidad Panamericana Del Puerto, Hermelinda Camacho. Universidad Del Zulia)
  • UNESCO, (1999). Realidad Y Perspectiva De La Universidad En El Contexto Latinoamericano. Revista Prospectiva. Publicación Semestral Del Núcleo De Directores De Planificación De Las Universidades. Venezuela.


[1] Cruz Ocampo LD (1953)

[2] Sebastián de Covarrubias Orozco (1539-1613) “Tesoro de la lengua castellana o española”, Madrid, 1611 Ed. Castalia, 1995

[3] Historia de las universidades: el marco medieval. Origen y consolidaciones. universia ESPAÑA: Universidades.

[4]  Le Goff. J. Los intelectuales de la Edad Media. Editorial Gedisa, 1990

[5] Sergio Tobón y Nelly Milady López Rodríguez.

[6] (Fuente revista Educación Superior y Sociedad)

[7] (Tobón y García Fraile, 2008.)

[8] EL SIGLO XXI  Y LA  FUNCIÓN PROTAGÓNICA DE LA UNIVERSIDAD BASADO EN LA  RESPONSABILIDAD SOCIAL. Abg. Carlos Alcívar Trejo. M.D.C., Ing. Juan T. Calderón Cisneros. Msc.

[9] Educación de Calidad para Todos Un asunto de Derechos Humanos, PRELAC Buenos aires 2007

[10] Hacia un paradigma emergente de la Educación Superior: Retos para el cambio Guillermo Terán Acosta UNESCO, (1999). Realidad y perspectiva de la universidad en el contexto Latinoamericano. Revista Prospectiva.

[11] La pertinencia o relevancia de los estudios, que según la UNESCO (1998)

[12] Giddens, Anthony (1999, “La Tercera Vía. La Renovación de la socialdemocracia”, Buenos Aires, editorial Taurus.

[13] Plan Nacional del Buen Vivir, 2013-2017, Objetivo 4.pag.  159. Fortalecer las capacidades y potencialidades de la ciudadanía.

[14] Plan Nacional del Buen Vivir, 2013-2017, Objetivo 4. Pag. 165. Docencia.

[15] Plan Nacional del Buen Vivir, 2013-2017, Objetivo 4.pags. 170-171.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Alcívar Trejo, Carlos,Calderón Cisneros, Juan T. y Yépez de Arrata, Margarita: "Hacia nuevos horizontes en la homogeneidad de actores y espacios en la aplicación del conocimiento de acuerdo a la pertinencia en la educación superior ecuatoriana" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, marzo 2015, en http://atlante.eumed.net/homogeneidad-actores/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.