LA FAMILIA CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES POR RETRASO MENTAL. UN RETO PARA LA EDUCACIÓN

Resumen
Uno de los retos de la educación cubana es alcanzar una educación de calidad que permita contribuir a formar escolares, adolescentes y jóvenes de acuerdo a la sociedad.
La sociedad cubana tiene ante sí la responsabilidad de formar las nuevas generaciones. Esta importantísima tarea de la escuela debe ser entendida como uno de los aspectos educativos principales de su razón de ser.
La investigación aborda el siguiente problema científico: Inconsistencias teóricas y metodológicas en la orientación familiar a padres portadores de retraso mental para favorecer el cumplimiento de la función educativa en escolares primarios en la escuela rural.
Su objeto es la orientación familiar desde la relación escuela primaria-familia con necesidades educativas especiales y como campo de acción la orientación a familias con necesidades educativas especiales por retraso mental para la estimulación del desarrollo de los escolares.
El objetivo es la elaboración de una concepción de orientación a familias con necesidades educativas especiales de tipo intelectual para la estimulación del desarrollo de escolares primarios en comunidades rurales.
La contribución a la teoría radica en la concepción teórico-metodológica de orientación a familia con necesidades educativas especiales de tipo intelectual estable a partir de la tendencia integrativa de la orientación que favorezca la estimulación del desarrollo de los escolares primarios.
Como aporte práctico se propone una metodología para la elaboración de la estrategia de relación escuela-familia con necesidades educativas especiales de tipo intelectual estable.

Palabras claves: orientación familiar – familia con necesidades educativas especiales – familia con retraso mental.

Abstract
One of the challenges of the current Cuban revolution is to reach an education of quality that allows to contribute to form school, adolescents and young according to the society.
The Cuban society has before yes the responsibility of forming the new generations in the active practice of the socialist construction of the country. This important task of the school should be understood as one of the main educational aspects of its reason of being.
The investigation approaches the following scientific problem: Theoretical and methodological inconsistencies in the family orientation to parents payees late mental to favor the execution of the educational function in school primary in rural school.
Their object is the family orientation from the relationship school primary-family with special educational necessities and I eat action field the orientation to families with special educational necessities for mental delay for the stimulation of the development of the scholars.
The objective is the elaboration from an orientation conception to families with special educational necessities of intellectual type for the stimulation of the development of school primary in rural communities.
The contribution to the theory resides in the theoretical-methodological conception of orientation to family with special educational necessities of stable intellectual type starting from the tendency integrativa of the orientation that favors the stimulation of the development of the primary scholars.
As practical contribution intends a methodology for the elaboration of the strategy of relationship school-family with special educational necessities of stable intellectual type.

Key Words: family orientation – family with special educational necessities – family with mental retard.

INTRODUCCIÓN

Carlos Marx y Federico Engels son los fundadores de una concepción social que dio las coordenadas para avanzar en la elaboración de la interpretación sobre la familia humana desde los fundamentos teóricos, filosóficos, metodológicos y sociológicos para su estudio. Estos autores dejaron establecido que la familia no es una relación primordialmente biológica, sino que tiene un doble carácter, natural y a la vez social; constituyendo las relaciones de cooperación entre sus miembros su esencia social.

La culminación de sus aportes, sin dudas lo es “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado” (1981). El valor de esta obra de Engels es en primer lugar metodológico, por las categorías que elaboró para el análisis de la familia. El desarrollo histórico de la familia, el condicionamiento de sus relaciones a partir de la influencia ejercida por factores económicos, políticos, geográficos y culturales son algunas de las ideas planteadas en sus postulados. No caben dudas que el paradigma marxista permitió ver a este grupo social de manera más integral en el proceso de investigación de la familia y hace notable la importancia de la familia para la construcción de cualquier sociedad, convirtiéndose está en la célula básica o estructura de la misma.

La sociedad cubana tiene ante sí la responsabilidad de formar las nuevas generaciones en la práctica activa de la construcción socialista del país. Esta importantísima tarea de la escuela debe ser entendida como uno de los aspectos educativos principales de su razón de ser.

La sociedad y la Educación son procesos que se interpenetran uno al otro, no puede existir Educación que prescinda de la sociedad, es un fenómeno social e históricamente condicionado, con un carácter clasista, y mediante el cual se garantiza la trasmisión de experiencias de una generación a otra, constituyendo siempre parte inherente de la sociedad, y garantizando su desarrollo sucesivo.

La escuela cubana en las actuales circunstancias, tiene ante sí la labor de la educación de las nuevas generaciones en condiciones en las que se combinan, por un lado la existencia de las contradicciones sociales más complejas tanto en el plano interno del país como en el externo que afectan los procesos formativos, y por otro, una mayor comprensión de la direccionalidad y perspectivas de la labor educativa que debe desarrollar la sociedad y todos los agentes educativos, que modifican la concepción de la labor del maestro y de la propia institución docente.

En la escuela primaria el cumplimiento con mayor o menor eficiencia del papel socializador que le corresponde depende en gran medida del vínculo que se establece entre la escuela y la familia.

La escuela, conjuntamente con la familia, ha desempeñado históricamente un importante papel en el proceso de socialización de niños y jóvenes. Esta socialización, considerada como un conjunto de procesos mediante los cuales el individuo asimila la experiencia social, cultural y se inserta en la sociedad en que vive, tiene como núcleo la educación, mediante la cual esto se hace posible.

Se convierte entonces en la principal función social de la escuela lograr una adecuada socialización en cada uno de nuestros niños. Sin embargo, para el logro de esta aspiración, no basta con la labor educativa de la escuela, desempeñan un importante papel factores como la familia (primera institución socializadora del ser humano), la comunidad, los grupos en los cuales el individuo se desenvuelve, los medios masivos de difusión e información y el trabajo, entre otros.

En las zonas rurales, a diferencia de las zonas urbanas, la escuela primaria rural se convierte en la principal institución cultural y está obligada a estrechar más los vínculos con la familia y principalmente con la comunidad en que se asienta, pues esta constituye su entorno social concreto en aras de lograr el fin que se declara para la Educación Primaria. Sin embargo, muchas veces la escuela no desempeña este papel tan importante y brinda mayor atención al proceso de enseñanza-aprendizaje. Centrando el trabajo solo en lo instructivo.

La escuela primaria rural hoy está retada a trabajar en la dirección del perfeccionamiento del vínculo escuela-familia atendiendo a las condiciones reales, en el logro de una educación de los escolares primarios que de respuesta a las necesidades del entorno, materializando la concepción de la escuela abierta a la comunidad, desde un proceso pedagógico atemperado a las condiciones, donde se ubique la misma y las relaciones en los diferentes subsistemas.

No obstante, se evidencia que existen deficiencias en la caracterización de la familia que permita a la escuela favorecer la relación con la familia y desarrollar su labor educativa en función de la socialización de los niños y jóvenes, la preparación de la familia en aras de alcanzar la calidad educativa a la que se aspira en el modelo de escuela primaria y lograr la calidad educativa a la que se aspira como uno de los retos actuales de la educación cubana que permita mejorar la salud y calidad de vida de los escolares y favorezca el proceso de docente educativo.

Entre las principales deficiencias que limitan el vínculo de la escuela primaria rural y la familia se encuentran:

•           La escuela no ha logrado convertirse en el principal centro cultural de la comunidad.

•           Deficiencias en la caracterización de la familia que permita a la escuela el diseño de acciones encaminadas a perfeccionar el vínculo entre la escuela, la familia y la comunidad.

•           El sistema de trabajo de la escuela no siempre favorece la integración de las acciones educativas con los escolares, la familia y la comunidad.

•           No siempre se realiza la labor de orientación a la familia según las situaciones que se identifiquen. Su concreción práctica se ve limitada por la insuficiente fundamentación teórico-metodológica para orientar en función de lograr la socialización de los escolares.

•           La existencia de un alto índice de familias con necesidades educativas especiales por retraso mental.

Desde esta realidad se persigue como objetivo: Perfeccionar las relaciones escuela, familia con necesidades educativas especiales por retraso mental para el desarrollo de un proceso educativo de calidad en la escuela primaria rural.

DESARROLLO

La Educación Primaria, en Cuba, enfrenta en la actualidad una serie de transformaciones orientadas a producir un cambio educativo sobre las bases de las necesidades de la sociedad cubana en cuanto a la formación de las nuevas generaciones. Constituye un desafío para esta educación la atención a escolares en edades que constituyen una de las etapas fundamentales del desarrollo humano, en cuanto a adquisiciones y desarrollo de potencialidades en diferentes áreas de su personalidad.

En tal sentido el proceso pedagógico en la escuela primaria tiene como fin “contribuir a la formación integral de la personalidad de escolar, fomentando, desde los primeros grados, la interiorización de conocimientos y orientaciones valorativas que se reflejen gradualmente en sus sentimientos, formas de pensar y comportamiento, acorde con el sistema de valores e ideales de la Revolución Socialista”. (Rico y otros, 2008). Tiene entre sus objetivos lograr la formación de un niño reflexivo, crítico e independiente, que asuma un rol más protagónico en su actuación así como que sea portador de cualidades y sentimientos acorde a la sociedad.

En este sentido la escuela como institución socializadora cumple una importante labor educativa en la preparación de las familias en función de lograr una armonía en el sistema de influencias educativas que recibe el escolar y garantizar la formación integral de su personalidad.

La escuela y la familia como agentes socializadores que cumplen una importante labor educativa requieren de unidad en su actuación, por lo que “entre ellas se debe establecer una interacción dialéctica que posibilite su funcionamiento como un sistema integral en el que cada una conserve su independencia relativa dado su carácter mediatizador en la relación individuo–sociedad” (Rodríguez  F, 1999). Este aspecto ha de tenerse presente en cualquier proyecto destinado a elevar la calidad del sistema educativo.

Dicha relación en Cuba tiene una amplia historia, comenzando en 1959. Sin embargo, esta se institucionaliza a través de la resolución ministerial 141/84, normando así el trabajo de la escuela con la familia. Durante todo este periodo revolucionario y acorde a las constantes transformaciones que se llevan a cabo en el sistema educacional cubano dicha resolución ha recibido constantes actualizaciones.

La más reciente de las actualizaciones es la resolución ministerial 216/2008. La misma establece la necesidad de que se logre una articulación más coherente entre los agentes de la comunidad, la institución y la familia para que sus intereses coincidan con los propósitos educativos. Asimismo, perfeccionar el enfoque en la gestión y estilo de trabajo del Consejo de Escuela que eleve la responsabilidad de la familia y la comunidad a partir de las transformaciones y nuevas condiciones de la educación cubana.

Del mismo modo se relacionan las principales direcciones de trabajo del Consejo de Escuela:

a)         Lograr que las instituciones educativas, la familia y los factores de la comunidad tengan un objetivo común y que se propicie la participación directa, la actitud vigilante y la exigencia diaria de la familia y la comunidad.

b)         Participar en la organización y desarrollo de la preparación pedagógica, psicológica y de salud, a través de diferentes modalidades de orientación a la familia.

c)         Promover el trabajo preventivo con los menores que incumplen sus deberes escolares o provienen de familia con situaciones sociales complejas.

d)         Participar en la planificación, organización, ejecución y control de las labores productivas y socialmente útil que se desarrollan con los educandos.

e)         Participar en la labor educativa de la institución en relación con la formación de hábitos higiénicos y de convivencia social.

f)          Velar sistemáticamente por el cumplimiento del Reglamento de los centros docentes.

g)         Apoyar el proceso de integración social de los jóvenes egresados de las escuelas especiales.

Castro (2005) al referirse a los Consejos de Escuela plantea que los mismos por su propia historia, por el momento en que surgen y la concepción que tienen, son potencialmente muy eficaces en la implementación de la transformación escolar con el protagonismo de la familia y la comunidad. Sin embargo, en estos años se mantienen algunas dificultades en su gestión. En ocasiones los Consejos de Escuelas dependen demasiado de las direcciones de las escuelas. Los docentes a veces no están adecuadamente preparados para el trabajo con los padres. Tampoco se plantea como tarea imprescindible preparar a los padres y miembros dirigentes de los consejos para lograr el funcionamiento democrático de esta institución.

Por otro lado, no caben dudas que en la concepción del Consejo de Escuela se mantiene una mirada verticalista en su constitución, en la escuela rural persisten insuficiencias en la constitución y funcionamiento del mismo. La selección de los líderes de cada organización política y de masas por su condición de líderes se ven sobrecargados y limita su participación como miembros activos del Consejo de Escuela. Por otra parte, seleccionan a personas que no tienen compromiso con la educación en la comunidad y solo queda como una tarea más a cumplir que muchas veces evaden alegando tener otras responsabilidades o no estar preparados para ellas. En ocasiones se evidencia poca conciencia sobre su funcionamiento como representantes de los padres, de la familia y demás sectores de la comunidad. Tampoco se comprende bien el papel que deben desempeñar como potenciadores de la integración a nivel local. A veces los consejos no se desempeñan como mediadores entre la institución y la comunidad, lo cual se manifiesta en su falta de protagonismo y nivel de integración de sus miembros para apoyar y exigir compromiso y calidad educativa en la institución escolar y en la comunidad.

La relación (escuela–familia) es reconocida por especialistas de ciencias como la psicología, la sociología y la pedagogía. Su concepción desde esta última es tratada por (García, 2000), quien la define como “…la variedad de vínculos que se producen entre adultos responsabilizados con la educación de niños y niñas, adolescentes y jóvenes, sus educadores y otros agentes mediadores, para garantizar la unidad de influencias educativas.”

Coincidimos con la doctora García Gutiérrez citada anteriormente en que con el perfeccionamiento del Sistema Educativo, también se ha perfeccionado dicha relación, aunque se han dispuesto diferentes documentos normativos y metodológicos además de vías y formas de trabajo con la familia se carece de elementos metodológicos que expliquen y faciliten el cómo llevarla a vías de hecho con calidad, eliminando las posiciones autoritarias y/o espontáneas.

En cuanto a la relación entre la escuela rural y la familia, Garreta (2007), plantea que aun puede ser vista todavía como una cuestión pendiente, aunque deben considerarse espacios yuxtapuestos, a menudo se percibe la separación, la distancia, cuando no el conflicto, entre ambos.

Este autor revela que la diversidad de situaciones, intereses, expectativas que existen entre los maestros y la familia pueden coincidir o generar choques entre ellos. Relaciona como algunas de las barreras que limitan la comunicación entre ambas instituciones: la falta de disponibilidad de algunos padres por las condiciones de vida, horarios de trabajo; nivel de escolarización insuficiente para poder ayudar en los estudios a los hijos; poco interés o escasa motivación para participar en la vida de la escuela al no tratarse de una prioridad; poco conocimiento del sistema educativo; diferencia entre los valores familiares y los de la escuela; roles en el seno familiar, dificultad de algunos padres en percibir al personal de la escuela como agentes educativos competentes y considerar la escuela como un lugar accesible y donde tienen el derecho y deber de participar. Por otra parte, con respecto a la escuela refiere que existen dificultades en que la escuela traspase lo estrictamente escolar por la actitud que manifiestan padres y docentes, la falta de preparación del maestro y la incomprensión de estos de los intereses de los padres.

En tal sentido, en la escuela rural se hace necesario un redimensionamiento de la organización escolar. Urge lograr realmente un cambio en el grado de conocimiento y consideración proyectiva de las características de la zona en la relación entre los agentes socializadores, la organización funcional, el uso de los recursos, la extensión de los servicios, el perfeccionamiento de los soportes profesionales, la capacidad para identificar e incorporar nuevas formas de trabajo, la reafirmación de estrategias y de la cultura que se genera. Pues la escuela rural presenta características diferenciales con respecto a la escuela urbana en cuanto al entorno social-económico-cultural, a los recursos materiales, a los escolares y a los maestros.

En su tesis (García, 2000) trata la relación maestro–familia, basada en espacios interactivos, en el marco escolar fundamentalmente. No obstante, sostenemos que esta relación también se puede dirigir indirectamente, desde la escuela, en el propio seno familiar a través del escolar, teniendo en cuenta que la participación de un individuo en diferentes grupos propicia un flujo de información que se puede convertir en proposición de cambio de un sistema para otro.

Actualmente existen condiciones idóneas para desarrollar proyectos de dirección encaminados a la cohesión del maestro y la familia, pues la política educacional cubana sustenta el reconocimiento de la escuela como institución a la que se asigna la tarea de organizar y dirigir el proceso docente–educativo y coordinar la acción de las restantes influencias educativas, dentro de las que se destaca la familia, factor que puede ser decisivo en el reforzamiento de las normas y valores promovidos por la institución escolar. De ahí la importancia de la integración e interacción de estos dos agentes educativos en la elaboración de acciones comunes tendientes a preparar al individuo para su vida plena en sociedad.

Si en la relación escuela primaria rural-familia se requiere de requisitos para que sea mutuamente satisfactoria y poder garantizar el mejor desarrollo del escolar, en el caso de las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental, que han vivido realidades educativas diferentes, este encuentro puede ser más difícil. Esto obliga a reflexionar sobre los problemas que estas familias pueden encontrarse, así como las formas que pueden potenciar el establecimiento de una comunicación padres-maestros, clara y directa, facilitadora de la tarea educativa común de ambos.

Para comprender el tipo de relación que se da entre la escuela primaria rural y la familia con necesidades educativas especiales por retraso mental, es necesario comprender las condiciones económicas, sociales, culturales en que se desenvuelve. Entre la escuela primaria rural y la dinámica familiar y social de los escolares.

El análisis que hasta aquí se realiza ofrece, a criterio del autor, los argumentos necesarios para la comprensión de por qué el vínculo escuela primaria rural–familia se convierte en una tarea de la práctica educativa actual a llevar a cabo prontamente; en la cual la escuela debe descubrir las potencialidades educativas de la familia con necesidades educativas especiales por retraso mental y apoyarse en ellas para proyectar una actuación, con carácter preventivo, que estimule y movilice su capacidad formativa.

Por otra parte, en la actualidad se encuentran nuevos retos para la Educación Primaria en cuanto a la conducción del proceso educativo pues este presupone el perfeccionamiento de la interacción con la familia con el objetivo de “…elevar la calidad de la educación en el sistema que garantice la igualdad de posibilidades para todos los escolares”. Rico (2008).

Por tanto, el trabajo con la familia se convierte en prioridad de la Educación Primaria al establecerse que la escuela debe: “enfocar cada vez más su trabajo en el sentido de orientar a la familia para garantizar que esta asuma su responsabilidad educativa en una dirección más acertada y positiva”, Rico (2008).

En el Modelo de la Educación Primaria se declaran las diferentes vías de relación que pueden ser utilizadas por los maestros para contribuir a la preparación de la familia para el cumplimiento de su función educativa o formativa. Se destacan las escuelas de educación familiar, el videodebate y el uso de la orientación familiar en diferentes momentos. Al respecto señala:

“…se deben combinar acciones individuales y grupales de forma sistemática, que se basan en la potencialidad del maestro de ser un comunicador social transmisor de mensajes educativos y orientadores. Entre las acciones grupales, las Escuelas de Educación Familiar constituyen la alternativa más generalizada, que por su enfoque metodológico han logrado un gran impacto en la orientación a la familia, también el video debate, puede ser muy efectivo”. (Rico, 2008)

Se considera que aún cuando en el orden teórico se evidencian avances en relación con esta temática es importante destacar la carencia en el orden instrumental para el desarrollo de la orientación familiar con fines educativos, manifestada en la insuficiente existencia de procedimientos técnicos de orientación ante la variedad de situaciones que se revelan en el desarrollo del Proceso Pedagógico.

La orientación familiar con fines educativos en las últimas décadas ha enfrentado un proceso de renovación en sus concepciones en función de propiciar que exista coherencia en las influencias educativas que reciben las nuevas generaciones.

Esto ha exigido que el maestro cada vez más oriente su trabajo con la familia hacia la unificación  de criterios educativos que garanticen una dirección acertada en la formación de las jóvenes generaciones. Al existir problemas es necesaria la búsqueda de métodos y procedimientos novedosos que posibiliten la orientación pedagógica por parte de la escuela con el objetivo de coordinar y hacer más efectivas las influencias educativas en los alumnos, en correspondencia con los retos actuales de la educación. De modo que la labor del maestro reclama de crear condiciones pedagógicas que favorezcan un clima de confianza, receptividad, diálogo y reflexión valorativa de la familia como agente educativo.

En el Modelo de la Escuela Primaria plantea cuales son las principales vías de relación escuela-familia y destacan la escuela de orientación familiar como alternativa para la orientación familiar. En dicho modelo se plantea además la importancia de desarrollar acciones variadas de orientación sobre familias específicas. Sin embargo, a consideración del autor aunque se evidencian avances con respecto a la orientación familiar con fines educativos no son suficientes los contenidos, métodos y técnicas existentes ante la diversidad de familias por lo que en relación con la preparación de los docentes para la atención a las familias con necesidades educativas especiales de tipo intelectual estable revelan, la necesidad de perfeccionar la función orientadora del maestro como una vía para favorecer la relación escuela – familia.

La familia constituye un sistema vivo, abierto y dinámico, que está en permanente cambio a través de ciclos o etapas en el que transcurre su ciclo vital, cada etapa se convierte en la síntesis de las anteriores y, premisa y condición para el desarrollo de las posteriores. En este complejo proceso en el que ocurre la actividad familiar se determina la personalidad de sus miembros.

Al abordar la dinámica familiar otros de los aspectos a tener en cuenta es el modo de vida, el cual caracteriza las formas de actividad que realizan los miembros diariamente, las relaciones que establecen entre ellos y con el medio extrafamiliar, a través de los que se apropian de determinadas condiciones de vida objetivas y subjetivas respondiendo a una formación económica-social determinada es parte integrante del modo de vida de la sociedad, Castro (2005) plantea que cada familia tiene un modo de vida y es en este, donde las actividades y relaciones intrafamiliares que se realizan propician la satisfacción de importantes necesidades de sus miembros, en estrecha interdependencia. Es en estas actividades donde se forma y transforma la personalidad de sus integrantes.

Resulta pertinente apuntar que Blanco (2001) citado por Leyva (2012), al resumir la importancia del entorno familiar en la formación de la personalidad destaca que la familia es el medio donde:

- Se reciben las primeras informaciones acerca del mundo.

- Se establecen las primeras valoraciones afectivas.

- Se introducen normas de vida elementales y se fijan regulaciones de conducta.

- Se establecen patrones éticos y estéticos elementales.

La familia es el grupo básico que tiene la responsabilidad directa, inicial y para toda la vida de la  formación y desarrollo de la personalidad de sus miembros. Se considera el núcleo fundamental de la sociedad, donde se trasmiten de generación en generación normas, valores, costumbres y modelos de conducta que integran el acervo cultural de la humanidad. Es el grupo más cercano con el que se identifica cada miembro y desarrolla un gran sentido de pertenencia. Estas reflexiones en torno a la importancia de la familia en la formación y desarrollo de la personalidad permiten considerar el rol que esta puede desempeñar en la adecuada educación de sus hijos.

En el contexto socializador primario, la familia desempeña un papel fundamental por ser la apropiada para preparar la educación de sus miembros, conocer sus particularidades y necesidades, transmitir las costumbres, valores y modelos de conducta que pueden repercutir por largo tiempo en las personas, si estos comportamientos no se utilizan de ejemplos educativos como patrón positivo a seguir, entonces los aprendizajes de sus miembros serán deformados.

En la presente investigación la elaboración de una concepción teórica se sustenta en los requerimientos gnoseológicos y niveles de la teoría aportados por P.A. Kopnin (1983), y en investigaciones que fundamentan las concepciones teóricas en el campo de la Pedagogía: Montoya Rivera, J. (2005); Fernández Rodríguez, K.(2006). Una concepción pedagógica posibilita representar integralmente cómo debe ocurrir el proceso a partir de determinar sus componentes esenciales, sus relaciones y su organización sistémica que facilitan su proceso de análisis y de comprensión, concibiendo la orientación familiar, desde su proyección en el proceso, hasta su desarrollo por los maestros y agentes socializadores.

La concepción de orientación familiar que favorece la preparación de las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental leve para el cumplimiento de su función formativa (educativa) se define como una construcción teórica en la que se precisa y modela la orientación familiar desde la relación escuela, familia; rectorada por la escuela para favorecer la preparación de las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental; al tener presente las potencialidades de los componentes y su relación para la atención educativa integral con la orientación, en función de favorecer la calidad educativa de la escuela en comunidades rurales.

Contiene un sistema integrador que es la preparación de las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental que se estructura en tres fundamentos denominados: conceptual, direccionador y dinamizador (lo metodológico), cada uno tiene una estructura dentro de la concepción y una función. El componente conceptual contiene la definición de las principales categorías que forman parte de la concepción, el direccionador contiene los principios y premisas que direccionan el proceso de orientación y el metodológico las organización del proceso para la orientación a este tipo de familia.

Como aporte práctico se propone una metodología para la elaboración de la estrategia de relación escuela-familia con necesidades educativas especiales por retraso mental.

Esta guía metodológica constituye un recurso para la utilización de la Concepción de orientación a familias con necesidades educativas especiales por retraso mental en el contexto de las relaciones de la escuela con la familia. Facilita el entendimiento del carácter específico y particular del trabajo con este tipo de familia. En aras de superar temores y prejuicios que pudieran existir entre estos sistemas socializadores, la demanda de eliminar toda acción de discriminación social y atender a la diversidad de familias y problemáticas que presentan. Propiciar relaciones de coordinación entre la escuela y la familia utilizando la comunidad como escenario que favorezca la relación entre la escuela y la familia, y no de subordinación ni suplantación, más bien como acción conjunta, desde la estimulación de la colaboración de la familia para propiciar el cambio en sus condiciones de educación familiar a partir de la integración de la orientación en todo el proceso educativo que se desarrolla en la escuela y fomentar la tendencia integrativa de la orientación.

Características de la guía metodológica:

•   Posee una intencionalidad y estructura.

•   Carácter orientador de valor metodológico.

•   Se elabora a partir de requisitos didácticos.

• Contiene precisiones que permiten modelar el proceso y demostraciones para la conducción.

Por estrategia de relación escuela-familia, se concibe un sistema de acciones de dirección para la integración de la escuela y la familia, que dinamiza sus funciones educativas y potencia la unidad de influencias para el desarrollo de la personalidad de las y los educandos, según sus necesidades y potencialidades. Desde esta definición el proceso de relación de la Escuela Primaria Rural con las familias con las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental, ha de ser prolongado, sistemático y proyectivo. Este se ubica como parte del proyecto educativo de cada escuela. En la elaboración de esta estrategia en articulación con todo el proceso pedagógico se han de considerar:

•   Posibles espacios, marcos o situaciones como fuentes de información (las estructuras de dirección, el claustro, las familias, la comunidad y otros agentes comunitarios).

•   Métodos para la recogida de información: entrevistas con directivos de las estructuras de dirección, con profesores del claustro y otros agentes educativos de la escuela y la encuesta a padres, madres o adultos responsabilizados con el menor.

•   Factores claves para determinar los acontecimientos de carácter natural o social que inciden favorable o desfavorablemente en el desarrollo de la escuela. Ejemplos: la incorporación de los maestros a las diferentes formas de superación, la presencia en la comunidad de un conjunto de instituciones sociales y culturales donde se desempeñan especialistas que pueden apoyar el trabajo educativo que se desarrolla en la escuela, práctica de hábitos tóxicos en la comunidad (tabaquismo y alcoholismo), violencia intrafamiliar y manifestaciones de indisciplinas sociales.

•   Acciones, recursos y el tiempo de ejecución.

De modo que primero se obtenga una representación de sus objetivos, acciones, áreas y niveles responsables con su cumplimiento, plazos de ejecución y recursos que se necesitan para su consecución. Por otra parte se debe estructurar y desarrollar por etapas que conducen todo el proceso de orientación familiar de manera lógica. Cada etapa tiene una intencionalidad y se realiza a través de procedimientos específicos que se explican a continuación:

Etapa 1 Sensibilización y planificación: se involucran a las estructuras de dirección y de trabajo metodológico de la escuela. Se debe realizar la presentación de la caracterización de las familias en situación de riesgo social con hijos e hijas y de la comunidad. Para su elaboración se podrán tener en cuenta los siguientes aspectos: la cantidad de familias que se ubican en esta clasificación, principales problemáticas del funcionamiento familiar con énfasis en el cumplimiento de su función educativa y las dificultades que en el orden social presentan, así como la de los escolares de estas familias, Caracterización de la comunidad teniendo en cuenta las potencialidades educativas que esta brinda, las principales problemáticas y los principales agentes con los que cuenta como orientadores o apoyos de las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental. Esta información se elaborará a partir de la caracterización que realizaran los maestros en sus grupos, directivos de la escuela y miembros del consejo de escuela.

Cada escuela a partir de sus características y de los recursos humanos y materiales con que cuente determinará las acciones de la estrategia, los recursos necesarios para su desarrollo y los niveles responsabilizados con su ejecución.

Etapa 2 Superación y capacitación a maestros, psicopedagogos y agentes comunitarios: se debe seleccionar y preparar a los maestros orientadores y agentes comunitarios que servirán de mediadores y orientadores para lo cual se tomará en consideración la experiencia en investigaciones sobre la temática de la familia, su desempeño en este contexto de actuación profesional y el desarrollo de capacidades y cualidades que le posibiliten el rol de orientador. La preparación del personal docente y agentes, se puede concebir desde la propia escuela a partir de la preparación metodológica conjunta, el entrenamiento a agentes desde el grupo comunitario, el entrenamiento en instituciones por especialistas y otras formas de superación profesional. Es necesaria la preparación del maestro en torno a temas relacionados con la familia como grupo social, las características de las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental, su diagnóstico y caracterización por el maestro y la orientación educativa y sus potencialidades para el trabajo educativo con este tipo de familia. Curso de entrenamiento para maestros orientadores que tiene como bibliografía básica el “Manual para la orientación a las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental desde la Escuela Primaria Rural”, que contiene los fundamentos teórico – metodológicos para la elaboración de la estrategia de relación escuela – familia con necesidades educativas especiales por retraso mental.

Etapa 3 Ejecución: se deben determinar los requisitos para la convocatoria y desarrollo de la orientación familiar, establecer la denominación que se utilizará para nombrar o identificar a las familias con necesidades educativas especiales por retraso mental por grupos escolares como resultado del proceso de diagnóstico y  la orientación de estudio de casos para profundizar en su caracterización.

Etapa 4. Cierre y evaluación: debe realizarse al concluir cada curso escolar, con cortes de monitoreo, que pueden ser sistemáticos y parciales. Mediante la evaluación de la estrategia por niveles y sus efectos en los sujetos y en los procesos, revelando logros, nuevas necesidades y precisando las potencialidades nos ofrece el estado de las relaciones, la preparación alcanzada por la escuela, la familia con necesidades educativas especiales por retraso mental y la comunidad, esta etapa nos permite apreciar el desarrollo comunitario alcanzado y reajustar los objetivos, metas, acciones para su continuidad, dando origen a una nueva estrategia.

 

CONCLUSIONES

•           El análisis de los fundamentos teóricos y metodológicos de la orientación familiar desde la relación escuela, familia con necesidades educativas especiales por retraso mental para el logro de la calidad educativa de la escuela primaria rural, posibilitó la determinación de los contenidos conceptuales y procedimentales de la formación de los directivos, docentes de la Educación Primaria y los agentes comunitarios que representa una concepción integral de este proceso.

•           Las relaciones teóricas reveladas se concretan en una metodología para la construcción de la estrategia de relación escuela-familia con necesidades educativas especiales por retraso mental que favorece la calidad educativa de los escolares de la escuela primaria rural como salida práctica de la determinación de los contenidos conceptuales y procedimentales. 

BIBLIOGRAFÍA

Árias  Beatón, G.: La educación especial en Cuba. – La Habana: Ed. Pueblo y Educación,  1982.

_________.:.  Psicología Especial / María Teresa García Eligio de la Puente. – La Habana: Ed. Félix Varela, 2006. – 2 t.

Addine F.: Los principios de la dirección del Proceso Pedagógico.- Compendio de Pedagogía. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.2002.

Álvarez de Zayas, C. M.: La escuela de la vida, Editorial Academia, La habana, Cuba, 1992.- 276p.

Asociación de Pedagogos de Cuba y CIE “Graciela Bustillo”.: Selección de  lecturas sobre Trabajo Comunitario, La Habana, Cuba, 2002.- 117p.

Bell Rodríguez, R y otros.: Convocados por la diversidad, Editorial  Pueblo y Educación, La Habana, Cuba, 2002.- 97p.

__________.: Educación Especial: Razones, Visión actual y desafíos, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 1997 _ 56p.

__________ : “Binomios en la educación especial: del discurso a la práctica pedagógica”, en revista Educación, no. 93. La Habana, enero-abril de 1998.

Berger, P y otro.: La construcción social de la realidad, Editorial Amorrortu, Buenos Aires, 1983.- 234p.

Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI: La educación encierra un tesoro, UNESCO, Editorial Santillana, Madrid, España, 19996.- 78p.

CECIP.: Aproximación al estudio de la Metodología como resultado científico. Material Impreso. Centro de Estudio de Investigaciones Pedagógicas. Instituto Superior Pedagógico ““Félix Varela””.- 2004.

Colectivo de autores .: Compendio de Pedagogía.- Relación escuela – familia – comunidad.- MSc Elsa Núñez Aragón. ICCP.- 2002.

Esquivel Villanueva, M y  otro.: Calidad de Vida: Una Aproximación Metodológica para su medición a través de un Sistema de Indicadores Sociales, Trabajo de Diploma, Holguín,  Universidad “Oscar Lucero Moya”, 2005.- 88p.

Fainholc, Beatriz .El concepto de mediación en la Tecnología Educativa Apropiada y Crítica. Disponible en :www.me.gov.ar/hweb/proy/cediproeFAINHOLC,B2003

Fernández Díaz, A.: La orientación comunitaria. Ponencia presentada en el Congreso Internacional Pedagogía 2003. La Habana.-2003.

González Torres, M.: Familia, Unidad y Diversidad, Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, Cuba, 2003.- 161p.

Habermas J. (1989) Teoría de la Acción Comunicativa. Taurus. Buenos Aires

http://es.wikipedia.org/wiki/Educaci%C3%B3n_social

http://www.monografias.com/trabajos65/pedagogia-versus-educacion-social/pedagogia-versus-educacion-social.shtml

http://www.corraldealmaguer.net/actualidad/diversidad.pdf

Kopnin, P, V.: Lógica dialéctica. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.- 1980.

Ministerio de Educación.: VI seminario nacional para educadores, Editorial Pueblo y Educación, noviembre – 2005.- 16p.

Ministerio de Educación, Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño, Maestría en Ciencias de la Educación, Módulo III, Cuarta Parte, Mención en Educación Especial, Editorial Pueblo y Educación, 2007.- 78 p.

Portal Moreno, R y otros.: Comunicación y Comunidad, (compilación), Editorial Félix Varela, La Habana, Cuba, 2005.- 104p.

Vigotsky, L.S:. El problema del entorno (versión digital). 1935.- 69p

Vuelvas Salazar, B.: La Investigación en Orientación Educativa: Elementos para una Reflexión. En: Revista Mexicana de Orientación Educativa, N° 3, Julio-Octubre. México.-2004.

Warnock, H.M.: Necesidades educativas especiales. “Informe del comité de Investigación sobre la Educación de Niños y Jóvenes deficientes”, en Revista de Educación, número extraordinario, 1987.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
Díaz Pompa, Felix y Lores Leyva, Idevis: "La familia con necesidades educativas especiales por retraso mental. Un reto para la educación" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, diciembre 2013, en http://atlante.eumed.net/familia-necesidades-educacion/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.