EL DESARROLLO DE LA EXPRESIÓN ORAL Y SU IMPORTANCIA EN EL APRENDIZAJE DE UNA LENGUA EXTRANJERA

RESUMEN
Las universidades de diferentes países se han dado a la tarea de implementar cursos de idiomas como parte de su oferta académica, debido a la motivación de sus estudiantes de incrementar su nivel de formación en este mundo contemporáneo y competitivo donde el profesional más capacitado no solo es el que domina su profesión, sino también otros idiomas, que les permitan realizar intercambios con profesionales de otras latitudes. El presente artículo proporciona algunos principios básicos- teóricos sobre la enseñanza-aprendizaje de una lengua extranjera, donde se le brinda especial atención al desarrollo de la expresión oral como habilidad que resulta de vital importancia y cuyo fortalecimiento en las clases de lengua extranjera adquiere una connotación relevante, por la lógica evidente de comunicación rápida entre las personas.
PALABRAS CLAVE
Comunicación verbal, enseñanza-aprendizaje, didáctica, habilidades, enfoque comunicativo, lengua extranjera, segunda lengua
ABSTRACT
The universities in different countries have been given the task of implementing language courses as part of their academic programs, due to the motivation of students to increase their level of training in this contemporary and competitive world, where the more trained professional is not only the one that dominates his profession, but also other languages, in order to carry out exchanges with professionals from other latitudes. This article provides some basic- theoretical principles on the teaching-learning process of a foreign language, which gives special attention to the development of oral expression as a skill that is of vital importance and its strengthening in the foreign language classes acquires a relevant connotation for the evident logic of rapid communication between people.
KEY WORDS
Teaching and learning, teaching, skills, communicative approach, foreign language, second language

INTRODUCCIÓN

La comunicación verbal constituye el medio más utilizado por los seres humanos como necesidad social de interrelación entre las comunidades. La expresión oral, como acto de socialización y de intercambio de información entre las personas, ha propiciado relaciones rápidas y directas que han contribuido al aprendizaje constante entre los seres humanos.

Desde el surgimiento del lenguaje, el hombre ha buscado la forma de establecer una comunicación estrecha con los hablantes más cercanos; sin embargo, en este mundo contemporáneo donde los países se encuentran interrelacionados por las diversas vías de comunicación, se hace necesario dominar diferentes lenguas extranjeras o al menos, los idiomas que son reconocidos como los más importantes a nivel internacional, en los que se encuentran: el inglés, el español, el francés y el chino; este último, por la cantidad de personas que habitan en este país y por el auge de las empresas que han invertido en diferentes partes del mundo, en estos últimos años.

 

El hombre es un ser que vive en sociedad y necesita de la comunicación en su actuar como ser social, por lo que expresar el pensamiento, no solo con los hablantes de la propia comunidad lingüística cuya lengua común es la materna; sino también con aquellas personas que hablan un idioma extranjero, es también una necesidad de primer orden. Esta preocupación siempre ha constituido una meta ambiciosa desde los tiempos inmemorables cuya capacidad de aprendizaje se ha puesto en consideración de manera inconsciente por aquel entonces; sin embargo, luego de comprender la importancia de hacer partícipe a otros de la realidad de su comunidad, se hizo necesario el aprendizaje responsable y a nivel de academias, lo que hoy se considera una de las enseñanzas más relevantes.

 

El desarrollo alcanzado por el mundo contemporáneo en las relaciones internacionales, la necesidad de integración económica y cultural de estos tiempos, y el intercambio comercial con otras naciones promueve la competitividad; por lo que ser un profesional capacitado implica también el dominio de una o más idiomas. Esta es la razón por la cual, la mayoría de las universidades a nivel mundial se han motivado por la inserción de cursos de lenguas extranjeras en sus programas de estudio porque todas estas instituciones concuerdan en una misma idea: enseñar una lengua extranjera a sus futuros profesionales los convierten en personal altamente capacitados, no solo en relación con su competencias profesionales; sino también, en el desarrollo de sus destrezas como comunicadores eficientes.

 

En los diferentes ámbitos a nivel internacional, los profesionales necesitan comprender  por la vía oral; así como expresarse de manera eficaz en la lengua extranjera de su preferencia y el desarrollo de la expresión oral es una de las habilidades de vital importancia en la enseñanza–aprendizaje de un idioma extranjero. Esta motivación individual de algunas personas, permite el aprendizaje de la lengua meta y el interés por el desarrollo de la expresión oral es tarea prioritaria, lo cual facilita la adquisición del idioma; sin embargo, para los docentes resulta complejo ya que la enseñanza de una lengua extranjera implica escoger la metodología más adecuada según las concepciones de este idioma; lo que exige del docente la búsqueda de una estrategia didáctica que facilite al estudiante el desarrollo de sus habilidades lingüísticas de acuerdo a sus necesidades comunicativas. Para los estudiantes de un idioma puede ser difícil el aprendizaje, por lo que desarrollar sus competencias lingüísticas en otro idioma con la misma eficiencia con que se desempeñan en su lengua materna, constituye una preocupación de primer orden.

La Universidad Ecotec en su proceso de mejora y planificación de nuevas estrategias y debido al intercambio estudiantil con otras universidades, lo cual representa una apertura significativa para ampliar las relaciones con la comunidad universitaria de otras latitudes, se ha planteado la estrategia de incluir en sus ofertas académicas, cursos de idioma español como lengua extranjera. Este desafío es una tarea para la cual se debe estar preparado y el análisis teórico en el aprendizaje de un idioma, se aplica en la práctica pedagógica a diario, lo cual favorece el futuro desempeño docente con la calidad que necesita este proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

Por esta razón, la presente investigación pretende analizar algunos fundamentos teóricos sobre la didáctica de una lengua extranjera; así como algunos planteamientos metodológicos de este tipo de enseñanza, donde los  conocimientos lingüísticos y gramaticales de la lengua meta sean abordados con carácter integrador, que el docente debe tener en cuenta para un mejor desempeño en el proceso de enseñanza-aprendizaje desde la perspectiva comunicativa; además de algunas reflexiones sobre la importancia del desarrollo de la expresión oral como habilidad que se le debe brindar especial atención.

 

DESARROLLO

1. PRINCIPIOS TEÓRICOS DE LA DIDÁCTICA PARA LA ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DE UNA LENGUA EXTRANJERA

Los principios teóricos referidos al aprendizaje de una lengua extranjera debe enfocarse con un carácter desarrollador, este procedimiento que ha transitado por un largo camino, desde la implementación del método gramático-tradicional, estructuralista – conductista y hasta el nuevo enfoque comunicativo (cuyo antecedente se remonta a los años 70 del siglo pasado, por Dell Hymes), quien se refería a la habilidad para la producción del lenguaje de manera situacional y socialmente aceptable, el cual tiene como base el aprendizaje, proceso donde el sujeto es el ente más importante; sin embargo, no todos los enfoques consideran al aprendiz como ente activo de la adquisición de la lengua meta donde el docente solo es un facilitador. Es en el enfoque comunicativo donde se le brinda una base con situaciones comunicativas donde el contexto cumple una función de vital importancia, por lo que esta forma de enseñanza debe pensarse tomando en consideración la realidad de comunicación del hablante.

Según González (2009:27) quien refiere a  L.S. Vigotsk, citado por F. Beltrán, quien señala que “(…) para la adquisición del lenguaje, no solo se requiere de bases cognitivas, sino sobre todo de situaciones comunicativas, ya que el lenguaje es antes comunicación que representación (…). De igual manera es del criterio que este enfoque “se pone de manifiesto en la clase de lengua extranjera en la concepción, planificación y ejecución de ella en su conjunto y del sistema de ejercicios previsto con el fin de lograr la inserción del estudiante en la comunicación.” (González, 2009:28)

Por este motivo, no es lo mismo aprender un idioma en el país en el cual se habla la lengua meta como adquirirla en un contexto diferente.  Los estudiantes de idioma español que se insertan en los cursos de las universidades hispanohablantes, tienen una ventaja: aprenden la lengua extranjera en el contexto de la lengua meta; por lo que su aprendizaje será utilitario y desarrollador porque el alumno se verá en situaciones donde debe aplicar los conocimientos adquiridos en el aula, por fuerza de la necesidad cotidiana de comunicación con los hablantes nativos que se encontrará a su alrededor:

El aprendizaje y adquisición de Segundas Lenguas o Lenguas Extranjeras puede concretizarse en diferentes contextos sociolingüísticos y educativos, asimismo es relevante tomar en cuenta dos aspectos: el aprendizaje en un contexto natural y el aprendizaje en un contexto formal. En el primer caso, nos referimos a la tendencia a “pescar” la segunda lengua por inmersión, es decir en el país donde se habla la lengua extranjera. La otra posibilidad es aprender la lengua extranjera en un contexto formal, pero sin interactuar con hablantes nativos, ni vivir en el país de la Lengua Objeto de Estudio. (Sandino, 2012)

Estas  reflexiones provoca el interés por conocer las concepciones que otros autores tienen sobre este aspecto, puesto que asumir estos criterios implica adoptar una postura analítica  ante las diferencias situacionales del aprendizaje de un idioma. Sobre este tema Griffin (2005:25) presenta las diferencias entre las categorías, puesto que según su criterio:

El término `segunda lengua´ se considera una lengua aprendida después de una primera lengua  y mientras se reside en un país donde se emplea esta lengua como lengua de comunicación. Otra diferencia entre los dos términos es que la segunda `segunda´ se suele aprender por motivos extrínsecos, o instrumentales. Si el individuo se encuentra en el país donde se habla esta lengua, es que probablemente la necesita. Suelen ser personas que estudian o trabajan y por ello, necesitan la lengua para `sobrevivir´ en el país. Por otro lado, la lengua extranjera se suele aprender por razones intrínsecas; por afición  o porque posiblemente llevaría al individuo a una situación que elige (i.e turismo o estudio voluntario).

 

Estos criterios confluyen en una misma concepción, lo cual demuestra que el aprendizaje de una lengua extranjera difiere del de una segunda lengua en ciertos aspectos significativos, a los que se le debe brindar la debida atención dependiendo de la situación en la que se encuentre el docente.

 

El docente de idioma tiene la responsabilidad de brindar la debida atención al desarrollo de las cuatro habilidades, tanto las productivas: expresión oral y escrita; como la receptivas: comprensión lectora y oral; aunque siempre prevalecerá más la comprensión oral y la expresión oral, por el carácter lógico de la comunicación cotidiana.  No obstante, el desarrollo de la expresión oral merita una atención especial porque es más difícil producir textos orales que comprender los textos que otros producen, lo cual presupone la atención correspondiente con un doble esfuerzo, puesto que la motivación debe ser un eslabón fuerte que el docente debe desempañar con inteligencia pedagógica. En relación con el apartado de la motivación Garrido (2006:2) quien cita a N. Talizina, la  cual afirma que: “La actividad del sujeto siempre responde a alguna necesidad suya, está dirigida al objeto capaz de satisfacer esta necesidad. Este objeto impulsa y dirige la actividad del sujeto. El estudio representa una actividad propiamente dicha solo cuando satisface la necesidad cognoscitiva.” Por lo que también resulta significativo la atención de la motivación en relación con el tipo de enseñanza y contexto en el cual se encuentra el aprendiz.

Por otro lado, cuando se está aprendiendo una lengua extranjera es importante que el docente sea consciente que la lengua meta es la única que debe ser empleada en el aula, los métodos, estrategias y recursos que se utilicen deben concebirse con el fin de evitar la utilización de la lengua materna del estudiante o cualquier otra que este conozca, puesto que puede ser contraproducente para el aprendizaje.  Enseñar al aprendiz a pensar en el idioma extranjero desde los primeros niveles, es una estrategia que lo obliga a escoger los recursos lingüísticos que va aprendiendo e irlos incorporando paulatinamente y de manera natural en este proceso.

El docente debe ser consciente también que el material lingüístico que escoja de la lengua extranjera no tiene que ser necesariamente amplio, porque lo más importante es utilizar las variantes más sistémicas, normativas y usuales, con sus funciones en las situaciones de comunicación más cercanas a la realidad, para que el estudiante adquiera los términos fundamentales con los que pueda insertarse en la actividad comunicativa de la comunidad lingüística.

 

El aprendizaje desarrollador para el estudiante significa garantizarle al individuo la asimilación activa de los procesos cognitivos-lingüísticos y de la cultura del entorno donde se aprende la lengua meta, donde el docente le propicie el desarrollo de sus habilidades comunicativas y su auto perfeccionamiento sistemático de manera activa, incentivando la inserción en la cultura del idioma de aprendizaje. Existen tres criterios básicos para considerar un aprendizaje desarrollador según Castellanos, D., Castellanos B., Llivina M. y otros (2001:43)

 

a)     Promover el desarrollo integral de la personalidad del educando, es decir, activar la apropiación de conocimientos, destrezas y capacidades intelectuales en estrecha armonía con la formación de sentimientos, motivaciones, cualidades, valores, convicciones e ideales. En otras palabras, tendría que garantizar la unidad y equilibrio de lo cognitivo y lo afectivo-valorativo en el desarrollo y crecimiento personal de los aprendices.

b)    Potenciar el tránsito progresivo de la dependencia a la independencia y a la autorregulación, así como el desarrollo del sujeto de la capacidad de conocer, controlar y transformar creadoramente su propia persona y su medio.

c)     Desarrollar la capacidad para realizar aprendizajes a lo largo de la vida, a partir del dominio de las habilidades y estrategias para aprender a aprender, y de la necesidad de una autoeducación constante.

Tales criterios deben ser asociados también con el enfoque comunicativo donde se evidencie el aprendizaje ubicado en un contexto situacional de comunicación que propicie este aprendizaje desarrollador, puesto que este sería un aporte significativo para la enseñanza sistémica, creativa y actica que promueve a la evolución mientras se le va incorporando los nuevos conocimientos gramaticales, léxicos, fonológicos y culturales del país, relacionados con la lengua extranjera. Para esta adquisición siempre es de vital importancia el cambio de ambiente, de espacio, metodología y material docente en diferentes lugares con horas clases regulares que involucren al estudiante a un aprendizaje constante. Es importante aclarar que para la inserción cultural, es relevante la planificación de visitas a lugares de interés histórico-cultural donde constate en la práctica el conocimiento que el docente le ha impartido en momentos anteriores a este proceder, lo cual motiva al alumno a la realización de esta actividad.

Esta motivación no se puede lograr si el docente no hace un análisis previo de los intereses individuales y grupales de sus estudiantes, para ello es necesario realizar un diagnóstico sobre este tema al comenzar el curso, de la misma forma en que se hace para constatar el nivel de lengua, porque los intereses motivacionales de los educando influyen en el aprendizaje, más aún en este tipo de enseñanza, con el propósito de que el docente tenga una idea de por dónde debe ir la estrategia metodológica puesto que cada individuo es un ser independiente y los grupos también son diferentes. Por tal razón, es que la atención individual de su aprendizaje es una estrategia que le brinda seguridad y confianza al aprendiz, que propicie el ascenso progresivo de este, y lo convierte en sujeto activo y a través de ejercicios que vayan dirigidos a lograr este propósito.

 

2. PLANTEAMIENTOS METODOLÓGICOS BÁSICOS DE UNA CLASE DE LENGUA EXTRANJERA

En la enseñanza de una lengua extranjera es de suma importancia la dedicación que el docente debe lograr con su autopreparación, puesto que no basta con conocer muy bien la lengua que enseña sino también dominar la metodología que debe aplicar en este tipo de aprendizaje. En esta enseñanza existen ciertas diferencias en algunos aspectos en relación con la metodología que se aplica a la enseñanza de la lengua materna. Es en este punto en que es válido dedicar este apartado a este tema medular, el cual es de vital importancia para que este tipo de enseñanza sea más eficiente.

 

El docente debe tener en cuenta el nivel de lengua que va a  impartir para anticipar aquellos contenidos de aprendizaje que considerará en la elaboración de sus clases, para de esta manera, concebir los syllabus de la materia con la eficiencia que corresponde. Luego, el profesor necesita de una organización metodológica para la concepción de su clase para la cual tiene que definir los objetivos cognitivos y comunicativos que desea que sus estudiantes alcancen en cada una de las clases en correspondencia con los contenidos del nivel y de manera ordenada. Para cumplir con este proceder, debe considerar la vinculación del  contenido de la clase a diseñar con los conocimientos previos evidenciados en las clases que le anteceden y relacionándolas con las precedentes; también precisará el objetivo práctico en consideración a los objetivos cognoscitivos y educativos.

 

Una vez que se ha precisado estos detalles de suma importancia, se necesita definir el tipo de clase que se impartirá, ya que existen diferentes tipos como: las llamadas clases de presentación del nuevo contenido; las de práctica controlada o semicontrolada del contenido ya impartido, la ejercitación basada en los niveles de aprendizaje del idioma y tomando en cuenta el tiempo que se le debe dedicar exclusivamente, en todas las clases, de la comprobación y control de la asimilación de los contenidos; así como recordar que siempre deben practicarse las funciones de la comunicación. Como en toda clase, la clase de Lengua Extranjera tiene que cumplir con una metodología establecida, donde los docentes sigan las estrategias pertinentes para ordenar correctamente su estructura y no tropezar con algunas incoherencias que puede entorpecer el desarrollo del aprendiz, por lo que es bueno precisar. Véase el siguiente cuadro: (González, 2009:48)

Para tener en cuenta cada uno de los aspectos que el autor refiere en el cuadro anterior, se necesita tomar en consideración que los contenidos y objetivos de la clase se elaborarán de acuerdo a los intereses de enseñanza-aprendizaje del docente, así también como la utilización de métodos para un mejor desempeño de sus aprendices. Resulta significativo que el docente estimule en cada una de sus clases la práctica de la expresión oral: un estudiante de lengua que se mantiene en silencio durante toda una sesión de clase y el docente es el único que produce textos orales, no está aprovechando su tiempo de aprendizaje de la mejor manera, puesto que se debe practicar esta habilidad, de ser posible, todos los días.

 

3. EL CARÁCTER COMUNICATIVO DE LA ENSEÑANZA DE UNA LENGUA EXTRANJERA

La enseñanza de una lengua extranjera tiene como principio rector el carácter comunicativo. La planificación, estructuración y evaluación deben ser pensadas con este propósito. Para la realización de esta actividad, los docentes considerarán la importancia de este principio con en base el enfoque comunicativo, del cual se habló en un momento anterior. Este enfoque presupone que las relaciones que se establezcan en el aula deben sustentarse a través de ejercicios que propicien el diálogo directo entre estudiante-profesor y estudiante-estudiante como ejercicios de interacción; así como los métodos habituales tales como la narración de relatos reales o ficticios, personales o ajenos, entre otras propuestas. El empleo de audiciones auténticas donde el aprendiz practique la escucha de diferentes hablantes nativos favorece la ejercitación de las habilidades más utilizadas en el uso sistemático de la lengua meta.

 

Las negociaciones en el aprendizaje de una lengua extranjera también es de suma importancia puesto que los estudiantes se encuentran en un entorno educativo como protagonista de este proceso y estas negociaciones son de carácter diferente a como cuando adquiere su lengua materna, ya que el aprendizaje de LE se realiza de acuerdo a las necesidades del alumno, de esta manera va concibiendo un banco de términos en su acervo lingüístico; así como de ciertas frases hechas, que no sabe por qué se usan en la lengua meta; sin embargo, conoce cómo usarlas y lo hace por la necesidad de mantener la comunicación, algunos ejemplos podrían ser: ojalá, en serio, no me digas, etc.

 

Existe, además, otra estrategia que utiliza el estudiante para insertarse en la comunicación, la cual se relaciona con la comprensión parcial del mensaje del emisor, y para la producción de su discurso oral utiliza estos mismos términos empleados por su interlocutor. También, el aprendiz, en un nivel de lengua más avanzado donde es capaz de emplear más términos de la lengua meta y puede utilizar el recurso de relaciones sintácticas más larga;  pero se le dificulta el uso fluido del idioma, por lo que emplea estas estructuras empleadas por sus interlocutores, teniendo en cuenta la función comunicativa y dependiendo de la situación de comunicación.

 

Por último, existe una estrategia que es propia de las personalidades osadas o que utilizan los estudiantes con cierto dominio de la lengua, puesto que son aquellos que emplean los recursos lingüísticos de comunicación con cierta libertad y muchas veces lo hacen para probarse como hablantes de este idioma y porque quieren experimentar la reacción que causa en su interlocutor. Por supuesto, este intercambio es más natural en la medida que el contexto de comunicación se lo permita y que exista mayor o menor confianza con sus interlocutores. Este intercambio es pertinente para los interlocutores cuando existe alta jerarquía, fluidez y flexibilidad: “….factor que se manifiesta mediante los cambios de una estructura de pensamiento a otra, de una dirección a otra, de una percepción a otra, de una línea a otra en las soluciones de problemas.” (Daudinot, 1997). Lo importante en este punto es que el docente debe tener en cuenta que estos aspectos deben integrarse de manera dialéctica sin diferenciaciones ni contraposiciones, puesto que la comunicación es una unidad.

 

4. LA IMPORTANCIA DEL DESARROLLO DE LA EXPRESIÓN ORAL EN LAS CLASES DE LE

 

El Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCRE): aprendizaje, enseñanza y evaluación, se ha preocupado por unificar criterios sobre el significado que tiene brindarle atención en igualdad de condiciones a todas las habilidades a desarrollar en los cursos de idioma, en correspondencia con los niveles de aprendizaje y las necesidades lingüísticas del estudiante, teniendo en cuenta los elementos socioculturales de la región donde se aprende el idioma. Tomando en consideración esta premisa que establece esta guía, queda explícito que estas habilidades deben combinarse de manera útil y fácil para los alumnos; así como las particularidades promueve la igualdad de implementación de cada una de ellas, teniendo en consideración el nivel en que se encuentra el grupo, por este motivo el docente tiene que planificar sus clases teniendo en cuenta que a cada una de ellas deben brindársele la misma importancia, lo único que puede cambiar es el orden de prioridades en cuanto al reforzamiento de alguna que otra, dependiendo de las individualidades grupales que varían en cada colectivo estudiantil.

 

Sin embargo, la expresión oral es una de las habilidades que motivan más al estudiante para su desarrollo y de igual manera, es la habilidad donde el educando siente más timidez e inseguridad a la hora de ponerla en práctica. En el Plan Curricular del Instituto Cervantes se define como objetivo del aprendizaje de la expresión oral que aprender a expresarse oralmente en una Lengua Extranjera es poder comunicar a los oyentes las ideas, pensamientos y sentimientos de la forma más apropiada en relación con las expectativas del emisor y de la situación de comunicación. Lo cual presupone que la transmisión de información debe concebirse de acuerdo a las necesidades de los interlocutores y con fines reales.

Para abordar la expresión oral en las clases de español como LE es importante tener en cuenta que esta habilidad, a diferencia del resto de las demás, se tiene que tener en cuenta las particularidades de esta destreza tales como: las frases incompletas, el uso de comodines como este, tema, cosa, entre otros, que suelen utilizarse para favorecer la comunicación rápida; el empleo de conectores en la elaboración de oraciones coordinadas, expresiones idiomáticas o frases hechas; la agilidad y espontaneidad como propósito a alcanzar, a tomar en consideración por parte del docente.

 

Como es lógico, en los primeros niveles de aprendizaje, es difícil que el estudiante logre un desempeño eficiente de esta habilidad, por lo que estos mecanismos de comunicación deben ser facilitados por el docente, de tal manera que exista un intercambio saludable y auténtico en la producción del discurso oral. Como se había planteado anteriormente, la confianza y el respeto entre docentes-estudiante es de vital importancia, puesto que la timidez es la característica que predomina más en los alumnos que aprenden un idioma extranjero. Se conoce que en el error está el aprendizaje; pero muchas veces, corregir el error no se realiza de la mejor de las maneras posibles y el docente de este tipo de enseñanza tiene que ser muy cuidado con este actuar porque una actitud incorrecta puede acarrear una incontinencia innecesaria por parte del alumno. Por tal razón, es relevante que el tratamiento del error en este tipo de habilidad tenga en cuenta los siguientes pasos para un adecuado proceder pedagógico:

 

  • Motivar al estudiante para realizar el intercambio de información
  • Escuchar atentamente el discurso oral del estudiante hasta el final.
  • No interrumpir en ningún  momento el texto oral aunque existan errores evidentes
  • Copiar todos aquellos errores que hayan sido cometidos por el emisor
  • Rectificar o elogiar los aspectos relacionados con la lengua y con el desarrollo de esta habilidad
  • Realizar preguntas que refuercen la producción oral y que favorezcan el intercambio entre los interlocutores
  • Solicitar que el resto de los integrantes del grupo realicen preguntas, sugerencias y que evalúen, de manera crítica pero constructiva, la exposición de su compañero
  • Control de los avances dependiendo de los parámetros a medir relacionados con el nivel y en correspondencia con el MCRE

 

Todo este proceder que se planteó anteriormente, es necesario en el trabajo del docente de manera autónoma y articulada, donde no existan vacíos para que el estudiante se sienta cómodo y aproveche el aprendizaje que está recibiendo, al máximo de sus posibilidades. Teniendo en cuenta lo referido por Griffin (2005: 44):

“Para entender la teoría del discurso es imprescindible hacer referencia a un                concepto principal: la negociación del significado. La idea es que tanto en L1 como en L2, los individuos aprendemos lengua porque participamos en un intercambio de mensajes significativos. Nos comunicamos para lograr propósitos determinados…En toda comunicación siempre hay una necesidad de negociar el significado de las intenciones de los interlocutores en todo momento. Esta necesidad existe por muchas razones; principalmente porque cuando nos comunicamos transmitimos mensajes con información parcial, o incomprensible, o lo hacemos cometiendo errores. En todo caso, para evitar o aclarar malentendidos, para ampliar información que pueda faltar, para precisar, matizar, o simplemente por el placer de alargar una comunicación con otra persona o personas, negociamos significados constantemente. ”

La habilidad de expresión oral se encuentra estrechamente relacionada con la comprensión auditiva. En las clases de LE se puede combinar las habilidades dependiendo de la inteligencia pedagógica de cada docente y de la tipología de cada una; pero estas dos habilidades, pueden aparecer juntas en reiteradas ocasiones, por la lógica que se emplea en la comunicación diaria. Esta práctica habitual presupone un traspaso de la información derivada de situaciones ajenas a la realidad de comunicación de los estudiantes, lo cual provoca la motivación para la producción de nuevos significados relacionados con las experiencias individuales de cada individuo que será compartida de manera grupal. A partir de una audición que se le presenta al estudiante para la comprensión,  pueden surgir temas de conversación derivados del principal presentado por los interlocutores. De igual manera, vale recordar que las demás habilidades estarán previstas para la práctica cotidiana, puesto que también son de interés significativo para la enseñanza-aprendizaje de la lengua meta.

 

Esta relación presupone que el estudiante debe conocer los mecanismos básicos de la lengua meta; pero si no es el caso, como en los niveles básicos, pues se coordinarán preguntas dirigidas, que son respondidas mediante el uso de los primeros medios lingüísticos que han sido aprendidos y le incorporan otros que surgen a través de la comunicación y con ayuda del docente, que es el rector del proceso. Este ejercicio diario, marca la diferencia cuando los procesos son conscientes y son aprovechados  correctamente por los aprendices.

 

CONCLUSIONES

La didáctica de aprendizaje de una lengua extranjera y la metodología de la enseñanza siempre ha constituido motivo de atención por parte de los docentes, porque constituye las herramientas indispensables de las que se vale el docente para direccionar mejor su enseñanza. De la destreza que posea el maestro en su empleo atinado de estas herramientas de trabajo, dependerá su efectivo cumplimiento a favor del aprendizaje de sus educandos.

 

El desarrollo de las cuatro habilidades en este tipo de enseñanza siempre deben interrelacionarse entre sí; sin embargo, el desarrollo de la expresión oral resulta de vital importancia, por las variadas posibilidades que esta posee como eje rector de este proceso de aprendizaje; así como por la necesidad de comunicación rápida y efectiva de este mundo competitivo.

 

En todos los niveles de idioma de cualquier lengua extranjera que se quiera impartir se necesita reforzar esta habilidad en particular, dependiendo de los objetivos trazados por el docente; del nivel que imparte y las motivaciones a nivel grupal. El trabajo dedicado y consciente en el desarrollo de esta habilidad hace posible el avance de los aprendices, de manera más rápido y eficiente.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Castellanos, D., Castellanos, B., Llivina, M. y otros (2001). Hacia una concepción de aprendizaje desarrollador. Colección Proyectos. ISPEJV, La Habana.

Daudinot, I.M. (1997). Modelación de factores de estimulación de las aptitudes intelectuales. ISP “José de la Luz y Caballero”. Holguín.

Dorange, M. (2010). Lexique et expression thematiques español-francais. Edición: Ellipses Edition Marketing S.A, Paris.

García, G. (2002). Pedagogía (comp.). Editorial: Pueblo y Educación. La Habana.

Garrido, A. (2006). La motivación para el estudio de las Lenguas Extranjeras en el contexto de la universalización en Cuba. Consultado en: 4 de mayo de 2014. Recuperado de: http://www.monografias.com/trabajos39/motivacion/motivacion2.shtml#ixzz2wRWWjkH4

González, R. G. (2009). La clase de Lengua Extranjera. Teoría y Práctica. Editorial: Pueblo y Educación.

Griffin, K. (2005). Lingüística aplicada a la enseñanza del español como 2/L. Editorial: ARCO/LIBRO, S.L. Madrid.

Gutiérrez, M.L. (20011). Problemas fundamentales de la gramática del español como 2/L. Editorial: ARCOS/LIBROS, S.L. Madrid.

Navarro, D. (2013). Los beneficios de aprender un idioma. Consultado en: 15 de marzo de 2014. Recuperado de: http://www.heraldo.es/noticias/sociedad/2013/09/04/los_beneficios_aprender_idioma_247988_310.html

Sandino, I. (2012). La importancia de aprender lenguas extranjeras. Consultado en: 25 de abril de 2014. Recuperado de: http://www.elnuevodiario.com.ni/opinion/256527

Santos, E.M. (2005). Aproximación a una didáctica desde el enfoque histórico-cultural. IPLAC, La Habana.

Soler-Esplauba, D. (2006). Contenidos culturales en la Enseñanza dl español como 2/L. Edición: ARCOS/LIBROS, S.L. Madrid.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
González Rodríguez, Nadia: "El desarrollo de la expresión oral y su importancia en el aprendizaje de una lengua extranjera" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, marzo 2015, en http://atlante.eumed.net/expresion-oral-didactica/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.