ESTUDIO DE UNA EXPERIENCIA: AULAS VIRTUALES PARA APOYAR LA DOCENCIA PRESENCIAL

Resumen
Las aulas virtuales pueden, empleando la red y los materiales digitales educativos contribuir a formar las nuevas generaciones de profesionales. Su respaldo a la docencia presencial es una opción económica, eficiente y disponible para los países de bajos recursos. La universidad de ciencias pedagógicas Frank País García de Santiago de Cuba, desde el 2010 introduce las aulas virtuales para apoyar la docencia presencial. Este trabajo expone los principales resultados obtenidos con el empleo de las aulas virtuales entre 2011 y 2013. Estudia la actividad de docentes y estudiantes en las mismas para tipificar su uso con la intención de orientar el perfeccionamiento de la formación de profesionales de la educación.

Palabras claves: educación virtual, entorno virtual, aulas virtuales, tipología.

Introducción
La educación actual afronta múltiples retos y uno de ellos es dar respuesta a los profundos cambios sociales, económicos y culturales que se avizoran en el llamado tercer entorno. En realidad Internet genera un enorme interés en todos los ámbitos de nuestra sociedad y su creciente uso con fines educativos convierten a la educación virtual  en un nuevo escenario para la formación e investigación en la educación superior.

 

Este  nuevo escenario educativo exige el manejo de amplios y cambiantes volúmenes de información,  mientras se solucionan complejas y diversas tareas. La solución de la complejidad de estos procesos formativos demanda el uso de las tecnologías de la información y comunicación y el cambio de las formas de trabajo presencial, por el trabajo en la virtualidad. A la vez exige la colaboración, cooperación, y ejecución de  diversas actividades en lugares y momentos diferentes de la dinámica de la sociedad contemporánea.

 

Las aulas virtuales pueden, empleando la red y los materiales digitales educativos contribuir a formar las nuevas generaciones de profesionales. Su respaldo a la docencia presencial es una opción económica y eficiente disponible para los países de bajos recursos. La universidad de ciencias pedagógicas Frank País García  desde el 2010 introduce las aulas virtuales para apoyar la docencia presencial.

 

El cambio revolucionó la docencia en la institución. La educación virtual descubrió las posibilidades de emplear recursos que en las condiciones cubanas son muy difíciles de utilizar: libros, fotos, mapas, tablas que serian incosteables en su versión de papel ahora están disponibles de forma digital.  El acercamiento a las herramientas de trabajo en la red y la necesaria preparación de los docentes renovó la dinámica del trabajo en la institución.

 

Este trabajo expone los principales resultados obtenidos de la implementación de las aulas virtuales de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Frank País García de Santiago de Cuba entre 2011 y 2013.  Estudia las aulas virtuales y la actividad de docentes y estudiantes en las mismas para tipificar su uso con la intención de orientar el perfeccionamiento de la formación de profesionales de la educación.

 

Desarrollo

El concepto  de aula virtual se ha venido desarrollando desde la década de los ochenta, éste término se le adjudica a ROXANNE HILTZ (1994) quien la define como “el empleo de comunicaciones mediadas por computadores para crear un ambiente electrónico semejante a las formas de comunicación que normalmente se producen en el aula convencional”.

Con Internet los recursos que se añaden a las aulas virtuales mejoran los niveles de interactividad, los costos y el acceso. Las aulas virtuales se han convertido en una opción viable para un gran número de docentes e instituciones  de los diferentes sistemas y niveles educativos. Así, este ha dado lugar al nacimiento de espacios y sitios en la Web pensados para la enseñanza y con la idea de hacer un uso educativo del Internet. Ello ha enriquecido el concepto de lo que algunos expertos han denominado “aulas virtuales”.

Las aulas virtuales son investigadas por autores como ROSARIO, (2006), BARBERA y BADIA, (2005); RUBEN, (2007); CABERO, J. y otros. (2007) entre otros. Estos estudios se orientan al empleo de estos espacios tecnológicos en la educación virtual o como apoyo a la docencia presencial.  Sin embargo, es común que ambas orientaciones convengan en que un aula virtual no debe ser solo un mecanismo para distribuir información, sino un sistema donde las actividades involucradas en el proceso de aprendizaje puedan tomar lugar, es decir que deben permitir interactividad, comunicación, evaluación investigación y aplicación de los conocimientos.

La concepción pedagógica de las aulas virtuales empleadas por la universidad de ciencias pedagógicas Frank País García se considera las aulas virtuales como un entorno virtual educativo donde tiene lugar la enseñanza aprendizaje apoyada en las tecnologías  GARCÍA, O. (2011). Además el proceso de enseñanza aprendizaje se concibe como el diseño permanente por parte del docente de los componentes que integran el entorno virtual y de acuerdo a la demanda de los resultados del aprendizaje alcanzados por los estudiantes.

Según las investigaciones de BARBERA y BADIA, (2005) las características más relevantes constatadas en los estudios sobre el proceso de aprendizaje en las “aulas virtuales” son:

  • una organización menos definida del espacio y el tiempo educativos,
  • uso más amplio e intensivo de las TIC,
  • planificación y organización del aprendizaje más guiados en sus aspectos globales,
  • contenidos de aprendizaje apoyados con mayor base tecnológica,
  • forma telemática de llevar a cabo la interacción social y
  • desarrollo de las actividades de aprendizaje más centrado en el estudiante.

 

En este trabajo se coincide de forma general con las características del aprendizaje planteado por BARBERA y BADIA (2005). Sin embargo, el estudio del comportamiento de docentes y estudiantes en las aulas virtuales reveló algunos aspectos que pueden constituir regularidades:

  • necesidad de dar seguimiento y atención permanente al aprendizaje de los estudiantes
  • empleo de variadas formas de evaluación y herramientas de trabajo para la atención grupal e individual
  • preparación tecnológica y pedagógica de los docentes

 

Si los estudiantes que emplean las aulas virtuales no son acompañados por el docente virtual durante el aprendizaje por lo general deja de hacer las actividades, esto significa  la muerte del aula virtual. Por otro lado, como entornos virtuales educativos emplean todos los recursos tecnológicos disponibles en el campo virtual universitario, en la intranet de la institución o internet. Ello significa que el docente debe estar preparado para dar seguimiento al aprendizaje y utilizar los diversos recursos tecnológicos. Debe aprovechar la información psicopedagógica de sus estudiantes para preparar las actividades de aprendizaje en las diversas herramientas de trabajo y que en cada momento demanda  el grupo o un estudiante determinado. Ello ocupa tiempo y trabajo del docente.

 

En el caso que estudiamos las aulas virtuales nacieron para apoyar la docencia presencial. Se iniciaron con una estructura general preestablecida para su desarrollo: se le ofreció un modelo de clase virtual y de guía de aprendizaje pero el uso de las herramientas de trabajo disponibles en las aulas virtuales, se dejó a la experiencia y preparación del docente. Esto trajo como resultados que aumentó en poco tiempo (2010-212) la cantidad de aulas virtuales pero también creció la diversidad del uso de las mismas. Los modelos socializados se fueron diversificando. Esto se refleja en la calidad de los procesos que se efectúan y afectan su control.

 

Se debe tener en cuenta que el claustro de la universidad posee una gran experiencia pedagógica, la mayor parte supera los 30 años de trabajo en la institución. Ello es un indicador de que no es un personal habituado al empleo de las tecnologías digitales.

 

Entre el 2010 y el 2012 la cifra de aulas virtuales en la sede central se elevó de 7 a 80. Durante el año 2011 se abrió un aula virtual para brindar asistencia a los docentes. Un análisis más detallado de este indica que las visitas a los temas presentados en esta aula virtual fueron escasas, un promedio de 2,05 visitas por mes entre septiembre del 2011 y febrero del 2012.

 

Durante el año 2011 la actividad en las aulas virtuales fue analizada por LEYVA; B (2012) por medio de una encuesta a los estudiantes y docentes. Las debilidades encontradas durante esta etapa se concentraron en la falta de preparación para los docentes.

  1. Se realizó un curso enteramente virtual para personas que no estaban preparas para la virtualidad.
  2. La superación no abarcó el uso de otras herramientas informáticas tales como procesadores de textos, convertidores, herramientas de diseño gráficos, herramientas para construir contenido, aplicaciones de creación de vídeos, que  se encuentran en el campus virtual.

 

El crecimiento cuantitativo de las aulas virtuales se corresponde con esta situación. Sin embargo, además del entusiasmo y motivación se reflejó en el estudio algunas insatisfacciones por la calidad del empleo de las aulas virtuales.

 

A partir de las deficiencias pudo constatarse que el Departamento de Recursos para el aprendizaje se proyecto un plan estratégico a efectuar entre 2012-2013, que se proponía:

  • Extender el carácter participativo a la mayoría de los servicios e incluso en la administración de sus recursos. Desarrollar el Centro Virtual de Recursos para el Aprendizaje y vincularlo a las aulas virtuales.
  • Desarrollar, una metodología de diseño de las aulas virtuales
  • Elaborar un manual para la gestión de las aulas virtuales
  • Desarrollar un curso de superación  para los docentes con el objetivo de profundizar en la didáctica de las aulas virtuales

 

Entre marzo del 2012 y hasta diciembre del 2013 se alcanzaron 100 aulas virtuales solo en la sede central. Los resultados cuantitativos expuestos avalan la efectividad de la estrategia trazada. Sin embargo aún quedan insatisfacciones en cuanto a la calidad de la utilización de las aulas virtuales en la universidad. En este sentido se realizó este estudio para indagar que acontecía al interior de las aulas virtuales con vista a tipificar cual era su comportamiento, incluso como eran entendidas por docentes y estudiantes.

 

Para hacer el estudio se asumieron como dimensiones esenciales de la observación: el contenido y la actividad.

 

El contenido. Lo conforman todos los textos digitales que aporten información valiosa para el aprendizaje de los estudiantes. Para su observación se subdividió en cuatro indicadores:

  • Contenidos básicos. Las clases virtuales, guía de aprendizaje, conferencias, seminarios, y clases prácticas publicados con acceso desde la navegación por contenidos.
  • Contenidos complementarios. Se asumieron las imágenes, animaciones, videos, glosarios, sitios web y otros textos que vinculados internamente al texto básico y que contribuya a su comprensión.
  • Contenidos de profundización. Se consideró a los libros, artículos, web temáticas y otros textos que con un enlace externo o mediante la orientación de su estudio contribuya al conocimiento del tema abordado en el texto básico.
  • Uso de contenido. Es el control de las visitas de cada estudiante a cada tema o subtema de la navegación por contenidos.

 

La actividad de enseñar y aprender. Lo integran los textos de carácter orientador de las actividades de aprendizaje de los estudiantes. Pueden estar publicados en el navegador de contenido o ubicados en el almacén de archivos. Para su adecuada observación se seleccionaron como indicadores:

  • Las tareas. Se definieron como las actividades de aprendizaje que son resguardadas en el espacio tareas para ser controladas por el docente. Su orientación y ejecución puede ser desde el aula virtual o desde la presencialidad. Ello significa que una tarea puede orientarse desde una conferencia presencial o desde la clase virtual.
  • Atención grupal e individual. La elaboración de actividades de aprendizaje para resolver necesidades de un grupo de estudiantes con semejantes necesidades formativas o para atender a un estudiante en específico. La plataforma virtual utilizada siempre exige en este caso emplear el buzón para la atención individual y el email del curso para la atención colectiva. También se necesita emplear la herramienta grupo.
  • Pruebas y exámenes. Se asumieron en este indicador las actividades evaluativas realizadas y controladas en calificaciones de pruebas y exámenes. La plataforma virtual utilizada exige que tanto las pruebas como los sistemas de ejercicios se conviertan en tareas para ser calificados. Además se consideró la publicación de los temarios de exámenes como actividad evaluativa.
  • Uso de las herramientas de trabajo. Este indicador reúne las actividades de aprendizaje asíncronas o sincrónicas efectuadas en las diversas herramientas de trabajo que posee la plataforma virtual.

 

Con estas dimensiones e indicadores se elaboró un registro de observación. Ver ANEXO I.  Durante el mes de octubre del año 2013 se observaron 119 aulas virtuales. A continuación se ofrecen un resumen de los datos reunidos.

 

Es necesario explicar que en el indicador uso de contenido resumió solo los resultados de los datos cuantitativos, con la intensión de ofrecer una idea de las coincidencias de las aulas virtuales con todos los indicadores.

 

Solo 12 aulas virtuales emplean todos los indicadores,  utilizan la dimensión contenido y la  actividad. Representan un  10, 08% de las aulas observadas. Otras 59 aulas virtuales emplean con mayor peso los indicadores de contenido, representan el 49,57%; 38 aulas virtuales revelan que emplean los indicadores de la actividad, esto representa el 31,93% y 10 aulas virtuales se dedican casi por entero a la evaluación y significan el 8,40%. En general  50 aulas combinan el empleo de tareas virtuales y presenciales.

 

Los resultados obtenidos revelan la existencia de tres tipos de aulas virtuales que se describen a continuación:

 

El tipo I se caracteriza por un aula virtual que tiene como función principal presentar el contenido a los estudiantes aprovechando las posibilidades de los materiales digitales y las herramientas del aula virtual. Este tipo de aula virtual es mayoría en el 2013. Dentro de este tipo se pueden clasificar de acuerdo a como aprovechan las herramientas propias de la virtualidad en:

a)     Las que contienen todo el contenido posible sobre un tema, siguen la lógica del texto organizándolo en temáticas y subtemáticas.

b)    Las que contienen solo lo esencial del contenido de cada tema. Además le ofrecen al estudiante los contenidos que profundizan y amplían sobre el tema por medio de artículos, presentaciones, páginas web colocadas en el aula virtual.

c)     Las que tienen el contenido esencial de cada tema y orientaciones para que el estudiante busque o investigue sobre el resto de los contenidos necesarios para alcanzar los objetivos.

 

En estos casos las clases virtuales revelan las siguientes insuficiencias:

  • Escasa interactividad, es poca la frecuencia de su utilización por los estudiantes.
  • No se explotan las posibilidades del formato de hipermedia que enriquece la presentación del contenido.
  • No se aprovecha el carácter hipertextual del contenido.

 

No obstante,  se debe tener en cuenta que tienen la ventaja de brindar al estudiante información valiosa para su preparación de forma asincrónica y resumir la experiencia de especialistas sobre un tema determinado.

 

El tipo II se caracteriza por aulas virtuales que tienen como función orientar la ejecución de actividades empleando las herramientas del aula virtual. En este tipo se distinguen por la forma de emplear las herramientas las siguientes variantes:

a)     Las que solo emplean el aula virtual  para orientar la ejecución de actividades en la presencialidad.

b)    Las que contienen orientaciones para actividades a efectuarse en la presencialidad y actividades para su ejecución en el aula virtual.

c)     Las que contienen un sistema de actividades para su ejecución en la virtualidad, aprovechando las posibilidades de seguimiento y control de las mismas.

 

Las clases virtuales de este tipo revelan las siguientes dificultades:

  • La  interactividad se limita a las orientaciones para la ejecución de actividades fuera del aula virtual.
  • Escaso aprovechamiento de las herramientas del aula virtual.

 

Es de gran eficiencia para los docentes, su empleo genera una actividad sistemática de los estudiantes alrededor del aula virtual.

 

El tipo III se caracteriza por emplear las aulas virtuales  para  evaluar el aprendizaje de los estudiantes. En este tipo pueden clasificarse en:

a)     Las que evalúan por medio de actividades análogas a las de la presencialidad.

b)    Las que combinan actividades propias de la presencialidad y de la virtualidad.

c)     Las que emplean todas las posibilidades evaluativas de las aulas virtuales, su seguimiento y control.

 

En este tipo las insuficiencias más frecuentes son:

  • El no aprovechamiento de las herramientas para efectuar las evaluaciones y dar seguimiento a las mismas.
  • Exigen una preparación tecnológica de los docentes.

 

Se aprovecha más eficientemente el tiempo del docente y los estudiantes. Se controla de forma adecuada los resultados de las evaluaciones. Genera una actividad concentrada alrededor del momento de las evaluaciones.

 

Los estudios sobre las aulas virtuales orientadas al apoyo de la docencia presencial son escasos, abordan el tema CABAÑAS, J E y OJEDA Y M (2003); BARBERA y BADIA (2005) Por lo general al tipificar las aulas virtuales se plantean que existen las aulas virtuales propias de la educación virtual y las de apoyo a la docencia presencial.

 

Sin embargo BARBERA Y BADIA (2005) plantean la posibilidad de combinar las actividades propias de la presencia y las virtuales aunque se refieren a su empleo en los diversos niveles de enseñanza y no a la educación superior. La experiencia confirma la posibilidad de combinar las actividades presenciales con las virtuales y viceversa. Esta combinación es la base de los tipos de aulas virtuales revelados en el estudio. Es significativo que esto acontece a pesar de haber orientado en un curso de superación un modelo que le proponía una forma única de combinar el contenido con las actividades.

 

Según CORREA (2002) las “aulas virtuales” en algunos casos conservan muchas de las características de la educación tradicional entre ellas la temporalidad limitada, la especialidad restringida, la unidireccionalidad del proceso educativos, en estos casos no debiera  denominarse “aula virtual”. Esta posición es muy categórica, la observación reveló la posibilidad de emplear actividades típicas de la presencialidad combinadas con acciones a ejecutarse con herramientas de trabajo en la virtualidad de formas exitosa, si la actividad es bien orientada y controlada sus resultados están garantizados. Si el control y la orientación no son adecuados, las actividades en la virtualidad o en la presencialidad pueden resultar un fracaso.

 

La tipificación de las aulas virtuales permitió hacer algunas recomendaciones para perfeccionar el aprovechamiento de las mismas:

 

  • precisar los indicadores de la calidad de las aulas virtuales, y elaborar un modelo de la calidad de las mismas.

 

  • necesidad de incluir en la preparación a todos los docentes interesados en el tema.

 

Por otro lado, el estudio de las aulas virtuales generó interés por la investigación sobre temas relacionados con ellas. Precisamente durante esta etapa se inician varios  trabajos de diploma y maestrías que contribuyen a resolver algunos de los problemas planteados en la estrategia de implementación o extienden hacia otras aristas el trabajo con las aulas virtuales.

 

Conclusiones

El empleo de las aulas virtuales como apoyo de la docencia en la universidad pedagógica Frank País García a pesar de centrarse en una concepción pedagógica que la concibe  como un espacio tecnológico de interacción entre los docentes y estudiantes, que se diseña permanente de acuerdo a la demanda de los resultados del aprendizaje, se caracteriza por la coexistencia de variadas formas de su realización práctica.

 

El estudio de las aulas virtuales para apoyar la docencia presencial indica la existencia de tres tipos esenciales que se centran en:

  • el contenido.
  • las actividades de aprendizaje
  • la evaluación.

Las aulas virtuales cuya función esencial es presentar contenido no siempre se justifican y en ocasiones son el resultado de la no preparación adecuada de los docentes o el tratamiento superficial de las necesidades del uso de las aulas virtuales. No obstante en ocasiones son la forma más sencilla de resolver problemas concretos de las asignaturas en el contexto de la institución.

 

Las aulas virtuales que orientan la realización de actividades desde su espacio tecnológico sean en la presencia o en la virtualidad contribuyen a la formación de una cultura tecnológica adecuada para los futuros profesionales de la educación.

 

Aquellas que se dedican a la evaluación contribuyen a formar el hábito de emplear la tecnología como herramienta de trabajo. Sin embargo, el autor considera que no debe emplearse de forma continuada durante la formación del estudiante pues el empleo de las tecnologías debe obtenerse por convicción.

 

El análisis de las aulas virtuales en la universidad pedagógica revela:

  • La importancia de las mismas para la docencia presencial en la universidad
  • La aceptación por docente y estudiantes como forma de empleo de las tecnologías
  • El ahorro de recursos y tiempo para los docentes y estudiantes durante los procesos formativos.

Bibliografía

AREA MOREIRA, M. (2009). Introducción a la tecnología educativa. Manual electrónico.  España: Universidad de La Laguna.

BARBERA, G.E.  y   BADIA, G.A. (2005). “El Uso Educativo de las Aulas Virtuales Emergentes en la Educación Superior” En Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC)(vol. 2, n.o2). UOC. ISSN 1698-580X.

BATOR, A. M. (1997) La Educación Digital una nueva era del conocimiento. Editorial EMECE. Argentina. Abril 1997.

CABAÑAS, J. E y OJEDA Y. M (2003). Aulas virtuales como herramienta de apoyo en la educación de la universidad nacional Mayor de San Marcos. Lima Perú.

CABERO, J. y otros. (2007). Comunidades virtuales para el aprendizaje. Su utilización en la enseñanza. EDUTEC., 20,  abril.  Recuperado el 10 de febrero, 2008 en: http://tecnologiaedu.us.es/bibliovir/pdf/abril15.pdf

CORREA, L.F., (2002), “La realidad de lo virtual y la virtualidad de lo real en la Educación”, Comunicaciones – Grupo 18 Las TIC y su Influencia en la Educación, 1er Congreso ONLINE del Observatorio para la CiberSociedad, (http://www.cibersociedad.net/congreso/comms/g18correa.htm)

DUART, J.M. Los Materiales Educativos en la Educación Virtual. [En línea]. Disponible en http://tlali.iztacala.unam.mx/~recomedu/otros/matdidacIV/magistrales
/joseduart.html
Internet; accesado el 25 de Agosto de 2002.

FONSECA PÉREZ, J. J. (2007). Modelo pedagógico para la teleformación permanente de los docentes de las sedes universitarias municipales. Disertación doctoral no publicada. UCP “Frank País García”, Santiago de Cuba.

GALVIS PANQUEVA,  A. Aprender y enseñar en compañía y con Apoyo de TICs Tecnologías de Información y de Comunicaciones. [En línea]. Disponible en

http://www.metacursos.com/elearning/Aprender_en_compania.pdf

; Internet; Accesado el 20 de Septiembre de 2002.

GARCÍA FERNÁNDEZ, O. (2011). Concepción pedagógica de un entorno virtual de enseñanza aprendizaje desarrollador para la formación del docente. Disertación doctoral no publicada. UCP “Frank País García”, Santiago de Cuba.

HILTZ, R. (1994) The Virtual Classroom: Learning without Limits via Computer Networks. [En línea]. Recuperado el 25 de abril de 2005 en http://www.music.ecu.edu/DistEd/Virtual.html

ISLAS,  Y. y  Alarcón Aquino, Vicente – Universidad de Puebla. ¿Qué es la Universidad Virtual? [En línea]. Recuperado el 14 de octubre del 2014 en

http://mailweb.udlap.mx/~electro/REDES/univirtual/concepto.html

LEYVA, B. (2012) Curso en modalidad de tutorial para la superación del docente tutor de las aulas virtuales. Trabajo de Diploma. UCP Frank País García, Santiago de Cuba.

LÓPEZ, A. El Modelo Dual de CEPADE. [En línea]. Disponible en http://www.educaweb.com; Internet; 25 de enero de 2013.

LORES, N. (2012) Entorno virtual de aprendizaje desarrollador para la formación del alumno Ayudante. Trabajo de diploma. UCP “Frank País García”, Santiago de Cuba.

MESTRE GÓMEZ, U. y otros. (2007). Entornos virtuales de enseñanza aprendizaje. Las Tunas: Editorial Universitaria, Ministerio de Educación Superior.

NEIRA TRONCOSO, D. Educación a Distancia y salas de clases virtuales en la Facultad de Educación de la Universidad de Concepción, Chile. [En línea]. Disponible en http://www.edudistan.com/ponencias/Daniela%20Neira%20Troncoso.htm
; accesado el 10 de enero de 2003.

PETERSSEN NODARSEI, G. Perspectivas de la enseñanza virtual a través de Internet en América Latina. [En línea]. Disponible en: http://www.educar.org/articulos/perspectivaseducvirtual.asp
; accesado el 15 de enero del 2003.

RODOLFO LARA, L. Análisis de los recursos interactivos en las aulas virtuales. [En línea]. Disponible en http://www.redespecialweb.org/ponencias2/lara.rtf

ROSARIO, J., (2006), “La Telefonía Inalámbrica y sus Aplicaciones en la Educación a Distancia en la República Dominicana”, Nova Educa 2006, Fischler School of Education Nova Southeastern University, Miami, p.5.

RUBEN,  A., (2007), “Aula Virtual: Espacio Virtual de Educación Utilizando las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación en la Universidad”. Master en Aplicación de las Nuevas Tecnologías en la Educación. Universidad de Barcelona, España.

SUÁREZ, C. ( 2008). Educación y virtualidad. Bases para el aprendizaje cooperativo en red. Lima: Editorial de la Universidad Ricardo Palma.

VARGAS HERNÁNDEZ, J. The use of open and distance education in facilitating changes in managerial development: the México experience. [En línea]. Disponible en http://www.edudistan.com/ponencias/The%20use%20of%20open%20and%20distance.htm
; Internet; accesado el 10 de Enero de 2013.

ZÚÑIGA CASTILLO, M. y ANSIÓN MALLET, J. Interculturalidad y educación en el Perú. [En línea]. Disponible en http://macareo.pucp.edu.pe/~jansion/Publicaciones/Intercul.htm
; Internet; accesado el 19 de enero de 2013.

Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:
García Fernández, Oscar: "Estudio de una experiencia: aulas virtuales para apoyar la docencia presencial" en Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo, diciembre 2014, en http://atlante.eumed.net/aulas-virtuales/

Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo es una revista académica, editada y mantenida por el Grupo eumednet de la Universidad de Málaga.